Tra­ta­mien­to de la obe­si­dad

Des­de que en 1978 se rea­li­za­ra la pri­me­ra in­ter­ven­ción co­mo tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co de la obe­si­dad, la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca en es­te área ha si­do ver­ti­gi­no­sa. La más no­ve­do­sa de es­tas téc­ni­cas es el mé­to­do Apo­llo

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Gon­trand Ló­pez-Na­va Es­pe­cia­lis­ta del Hos­pi­tal HM San­chi­na­rro de Ma­drid

La obe­si­dad se ha con­ver­ti­do en la pan­de­mia del si­glo XXI y la en­dos­co­pia ba­riá­tri­ca, prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­da, ha asis­ti­do a un ver­ti­gi­no­so desa­rro­llo en el tra­ta­mien­to de es­ta en­fer­me­dad, co­mo con­se­cuen­cia de una evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y cien­tí­fi­ca cons­tan­te. Sin du­da, to­do lo que ha de­ri­va­do de es­tos avan­ces nos ha per­mi­ti­do pro­por­cio­nar he­rra­mien­tas muy úti­les, mu­cho me­nos in­va­si­vas y más se­gu­ras en el tra­ta­mien­to per­so­na­li­za­do de la obe­si­dad. A pe­sar de ello, to­da­vía hay mu­chos pa­cien­tes con obe­si­dad que no se be­ne­fi­cian de es­tas ayu­das y que vie­nen de la era don­de has­ta un 90 por cien­to de per­so­nas con obe­si­dad que no se ope­ra­ba por te­mor a la in­ter­ven­ción: es­to po­dría cam­biar con las no­ve­do­sas al­ter­na­ti­vas pa­ra el tra­ta­mien­to de la obe­si­dad por en­dos­co­pia (por la bo­ca y sin ci­ca­tri­ces) que no re­quie­ren una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca y a las que los pa­cien­tes ya pue­den te­ner ac­ce­so.

Des­de que en 1978 se rea­li­za­ra la pri­me­ra in­ter­ven­ción co­mo tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co de la obe­si­dad, la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca en es­te área ha si­do ver­ti­gi­no­sa. En el mo­men­to ac­tual ya po­de­mos con­tar con múl­ti­ples y di­fe­ren­tes dis­po­si­ti­vos que se im­plan­tan en el es­tó­ma­go (ba­lo­nes), y mé­to­dos de re­duc­ción de es­tó­ma­go por la bo­ca y sin ci­ca­tri­ces. La más no­ve­do­sa de és­tas téc­ni­cas es el mé­to­do Apo­llo, que rea­li­za la tra­di­cio­nal re­duc­ción gás­tri­ca en man­ga, pe­ro por la bo­ca, y evi­ta así abrir el ab­do­men, re­du­ce com­pli­ca­cio­nes y li­mi­ta el tiem­po de in­gre­so hos­pi­ta­la­rio tras la in­ter­ven­ción a me­nos de 24 ho­ras.

Pa­ra el tra­ta­mien­to de la obe­si­dad, o más bien el so­bre­pe­so, tam­bién exis­ten los de­no­mi­na­dos ba­lo­nes in­ge­ri­bles, que se tra­gan en for­ma de cáp­su­la y se hin­chan una vez en el es­tó­ma­go lo­gran­do así una sa­cie­dad más rá­pi­da y ha­cien­do que se re­duz­ca por tan­to la in­ges­ta de ali­men­tos. Es­pe­cial éxi­to tie­ne, pa­ra la dia­be­tes y la obe­si­dad, el mé­to­do Endobarrie­r, otra fór­mu­la que con­sis­te en la co­lo­ca­ción de una ba­rre­ra en el in­tes­tino que li­mi­ta la ab­sor­ción de los ali­men­tos y que es­tá es­pe­cí­fi­ca­men­te re­co­men­da­da cuan­do exis­te dia­be­tes ti­po 2. Pe­ro lo real­men­te im­pres­cin­di­ble en cual­quie­ra de es­tas téc­ni­cas es la po­si­bi­li­dad de ofre­cer al pa­cien­te un se­gui­mien­to du­ran­te por lo me­nos dos años a ni­vel nu­tri­cio­nal, psi­co­ló­gi­co y de­por­ti­vo.

Es­tos avan­ces han con­se­gui­do que la obe­si­dad cuen­te con al­ter­na­ti­vas de tra­ta­mien­to me­nos agre­si­vas y muy se­gu­ras, que per­mi­tan me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de un ma­yor nú­me­ro de pa­cien­tes y so­bre to­do, acer­car­les de una ma­ne­ra más ami­ga­ble al tra­ta­mien­to de la obe­si­dad. Sin em­bar­go, es­to es el prin­ci­pio de la so­lu­ción al pro­ble­ma, ya que pa­ra que la in­ter­ven­ción con­tra la obe­si­dad ten­ga éxi­to es ne­ce­sa­rio re­edu­car nu­tri­cio­nal­men­te a ca­da pa­cien­te de tal for­ma que se lo­gren ad­qui­rir unos há­bi­tos de vi­da que fo­men­ten el man­te­ni­mien­to del pe­so. Y por ello se de­be con­tar no so­lo con la in­ter­ven­ción ini­cial sino tam­bién con nu­tri­cio­nis­tas, en­do­cri­nos e in­clu­so un ase­sor de ejer­ci­cio fí­si­co. Una uni­dad mul­ti­dis­ci­pli­nar es, sin nin­gu­na du­da, la cla­ve del éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.