La doc­to­ra So­nia Vidal ana­li­za la epi­lep­sia

Es la en­fer­me­dad neu­ro­ló­gi­ca más co­mún, por de­trás de las ce­fa­leas

El Economista - Sanidad - - SUMARIO SANIDAD - Dra. So­nia Vidal

La epi­lep­sia es un tras­torno neu­ro­ló­gi­co que afec­ta al Sis­te­ma Ner­vio­so Cen­tral. Se ca­rac­te­ri­za por la re­pe­ti­ción de cri­sis epi­lép­ti­cas sin un cla­ro mo­ti­vo apa­ren­te. Exis­te una ex­ce­si­va y anor­mal ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca neu­ro­nal. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas son muy va­ria­bles de­pen­dien­do de la zo­na de la cor­te­za ce­re­bral afec­ta­da. La cri­sis con­vul­si­va es la más co­no­ci­da. Hay, sin em­bar­go, mu­chas otras co­mo la des­co­ne­xión mo­men­tá­nea del en­torno más in­me­dia­to, que re­ci­ben el nom­bre de au­sen­cias, cri­sis mio­cló­ni­cas con con­trac­cio­nes mus­cu­la­res in­vo­lun­ta­rias lo­ca­li­za­das o ge­ne­ra­li­za­das e in­clu­so trastornos sen­si­ti­vos en la vi­sión, el ol­fa­to y la au­di­ción. Lo que re­sul­ta co­mún a to­das ellas es la du­ra­ción en ge­ne­ral bre­ve, de me­nos de un par de mi­nu­tos, con ini­cio y fi­nal brus­cos. Se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Sa­lud (OMS), la epi­lep­sia es la en­fer­me­dad neu­ro­ló­gi­ca más fre­cuen­te, por de­trás de las ce­fa­leas. En el mun­do hay apro­xi­ma­da­men­te 50 mi­llo­nes de per­so­nas con epi­lep­sia. Exis­ten mu­chas cau­sas etio­ló­gi­cas, des­de tu­mo­res ce­re­bra­les, trau­ma­tis­mo crá­neo­en­ce­fá­li­cos, mal­for­ma­cio­nes, me­nin­gi­tis o al­coho­le­mia, pe­ro la ma­yor par­te de las epi­lep­sias son de ori­gen des­co­no­ci­do y de ca­rac­te­rís­ti­cas be­nig­nas. Hay al­gu­nas for­mas de epi­lep­sia en las que los an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res son im­por­tan­tes y en las que exis­te una cla­ra trans­mi­sión ge­né­ti­ca.

Se­gún los ex­per­tos, hay más de 50 ti­pos de epi­lep­sias, de los cua­les ca­si el 80 por cien­to pre­sen­tan un buen pro­nós­ti­co y se con­tro­lan fá­cil­men­te con fár­ma­cos es­pe­cí­fi­cos y en oca­sio­nes se­rá po­si­ble la re­ti­ra­da com­ple­ta de los mis­mos. Otros ti­pos pre­ci­sa­rán la com­bi­na­ción de di­fe­ren­tes me­di­ca­cio­nes o in­clu­so de ci­ru­gía. El es­tig­ma so­cial y la­bo­ral de la epi­lep­sia si­gue sien­do, de­sa­for­tu­na­da­men­te, un he­cho cons­ta­ta­ble. Son mu­chos los que, por me­ro des­co­no­ci­mien­to, pien­san que una per­so­na con epi­lep­sia no po­drá ha­cer una vi­da nor­mal.

En­torno la­bo­ral

Se­gún la mis­ma Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU), en el 25 por cien­to de las per­so­nas con epi­lep­sia se mag­ni­fi­can los ries­gos en pues­tos de tra­ba­jo que pue­den ser fá­cil­men­te desem­pe­ña­dos. El te­mor a ser des­pe­di­dos lle­va a mu­chas per­so­nas epi­lép­ti­cas a no in­for­mar a los Ser­vi­cios de Me­di­ci­na La­bo­ral so­bre su pa­to­lo­gía, a pe­sar de en­con­trar­se bien

tra­ta­dos y con­tro­la­dos. El si­len­cio se con­vier­te en un ar­ma de­fen­si­va. Con fre­cuen­cia se pro­du­cen des­pi­dos o la no renovación la­bo­ral an­te la re­cu­rren­cia de una cri­sis en el tra­ba­jo. El diag­nós­ti­co de epi­lep­sia, sin du­da, no de­ja in­di­fe­ren­te a na­die pe­ro se han de evi­tar si­tua­cio­nes de dis­cri­mi­na­ción, ais­la­mien­to y mar­gi­na­ción por par­te del en­torno la­bo­ral. Es­tá de­mos­tra­do que ocho de ca­da diez pa­cien­tes afec­ta­dos de epi­lep­sia pue­den desa­rro­llar una ac­ti­vi­dad la­bo­ral com­ple­ta­men­te nor­mal. Mu­chos es­tu­dios ac­tua­les ava­lan el he­cho de que el ab­sen­tis­mo la­bo­ral de las per­so­nas epi­lép­ti­cas es in­fe­rior al de otras en­fer­me­da­des cró­ni­cas, e in­clu­so me­nor que el de la po­bla­ción ge­ne­ral y que el ries­go de ac­ci­den­tes es si­mi­lar al de cual­quier otro co­lec­ti­vo.

Es in­dis­pen­sa­ble que el em­pre­sa­rio se con­cien­cie de la ne­ce­si­dad de lle­var a ca­bo cam­pa­ñas edu­ca­ti­vas pa­ra las per­so­nas con epi­lep­sia que de­ben va­lo­rar los ries­gos reales de cier­tos em­pleos.

Hay cier­tos tra­ba­jos con ac­ce­so muy li­mi­ta­do o con prohi­bi­ción pa­ra ejer­cer­los. Se­gún la le­gis­la­ción vi­gen­te en Es­pa­ña no es­tá per­mi­ti­do el ejer­ci­cio en pro­fe­sio­nes con te­nen­cia y uso re­gla­men­ta­rio de ar­mas de fue­go; en el Ejér­ci­to pro­fe­sio­nal, Cuer­pos de Po­li­cía, Guar­dia Ci­vil, ser­vi­cios de Se­gu­ri­dad Pri­va­da o pro­fe­sio­nes que in­clu­yen la con­duc­ción o con­trol de vehícu­los es­pe­cia­les y trans­por­te pú­bli­co, ta­les co­mo pi­lo­ta­je de avio­nes, trans­por­te fe­rro­via­rio o con­tro­la­do­res de cir­cu­la­ción aé­rea. En el ca­so de las pro­fe­sio­nes ma­rí­ti­mas la le­gis­la­ción ac­tual im­pi­de el ac­ce­so a las per­so­nas afec­ta­das por “en­fer­me­da­des cró­ni­cas, or­gá­ni­cas y fun­cio­na­les, del sis­te­ma ner­vio­so “. No se men­cio­na ex­pre­sa­men­te la epi­lep­sia, que­dan­do por tan­to la in­clu­sión a cri­te­rio de los eva­lua­do­res y res­pon­sa­bles de los cer­ti­fi­ca­dos de ap­ti­tud de los Ser­vi­cios Sa­ni­ta­rios del Ins­ti­tu­to So­cial de la Ma­ri­na.

Se re­co­mien­da, tam­bién, evi­tar los tra­ba­jos que se reali­cen en al­tu­ra y los tur­nos noc­tur­nos.

Los pro­fe­sio­na­les de Me­di­ci­na La­bo­ral de­ben ga­ran­ti­zar una ade­cua­da y ve­raz in­for­ma­ción al em­pre­sa­rio, cer­ti­fi­ca­da por pro­fe­sio­na­les mé­di­cos en­tre los cua­les de­be fi­gu­rar un neu­ró­lo­go.

Si fue­se ne­ce­sa­rio se ha de fa­ci­li­tar un ade­cua­do en­torno de tra­ba­jo adap­ta­do a las ca­pa­ci­da­des de­ter­mi­na­das de ca­da uno, bajo su­per­vi­sión y pos­te­rior se­gui­mien­to.

Co­mo en cual­quier otra en­fer­me­dad, de­be­mos pro­mo­ver la to­tal acep­ta­ción so­cial. Ver una cri­sis epi­lép­ti­ca pue­de re­sul­tar muy im­pac­tan­te; so­bre to­do si es una cri­sis tó­ni­co-cló­ni­ca. Lo pri­me­ro es man­te­ner la cal­ma. Hay que evi­tar los gol­pes en la ca­be­za, tum­bar a la per­so­na en el sue­lo con la ca­be­za ha­cia un la­do pa­ra que res­pi­re me­jor. En con­tra de lo que tra­di­cio­nal­men­te se pien­sa, no se de­be me­ter na­da en la bo­ca, hay que de­jar que la cri­sis ter­mi­ne. Y lo me­jor es per­ma­ne­cer en com­pa­ñía de la per­so­na afec­ta­da.

No pa­sa na­da. Ya se sa­be: la som­bra no exis­te; lo que llamamos som­bra es la luz que no po­de­mos o no que­re­mos ver.

GETTY

THINKSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.