“RO­CHE PO­DRÁ FAC­TU­RAR 1.500 MI­LLO­NES CON NUES­TRO FÁR­MA­CO”

En­tre­vis­ta a Car­los Bue­sa, fun­da­dor de Ory­zon, y pa­dre del ma­yor acuer­do de una bio­tec­no­ló­gi­ca es­pa­ño­la

El Economista - Sanidad - - SANIDAD - AL­BER­TO VI­GA­RIO

El ar­tí­fi­ce de la ma­yor ope­ra­ción en la his­to­ria de la bio­tec­no­lo­gía es­pa­ño­la se lla­ma Car­los Bue­sa. Es­te cien­tí­fi­co, na­ci­do en Za­ra­go­za en 1961, es doc­tor en Bio­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, y de­ci­dió en el año 2000 po­ner en mar­cha su pro­pia em­pre­sa. Ca­tor­ce años des­pués le ha lle­ga­do el éxi­to.

El acuer­do ofi­cial re­co­ge una can­ti­dad de más de 500 mi­llo­nes de dó­la­res si el fár­ma­co lle­ga al mer­ca­do. ¿Se po­dría su­pe­rar es­ta ci­fra?

Sin du­da. De he­cho, son bas­tan­tes más de 500 mi­llo­nes de dó­la­res. Lo que pa­sa es que nos obli­gan a de­cir más de 500, por te­mas le­ga­les, pe­ro aquí en Es­pa­ña di­ría­mos ca­si 1.000. Hay que te­ner en cuen­ta que una far­ma­céu­ti­ca gran­de co­mo Ro­che cuan­do ven­de un fár­ma­co y lo ven­de bien, lo ha­ce con ci­fras de ne­go­cio de ven­tas anua­les de 1.500 mi­llo­nes de eu­ros. Lo que quie­re de­cir, ade­más, que Ory­zon ten­dría ca­da año va­rios cien­tos de mi­llo­nes de ro­yal­ties. Y se­ría adi­cio­nal a los 500 mi­llo­nes de eu­ros. Es un acuer­do de mag­ni­tu­des muy im­por­tan­tes, muy bos­to­nia­nas, co­mo de­ci­mos no­so­tros en el sec­tor bio­tec­no­ló­gi­co.

¿Creía que lle­ga­ría a pro­ta­go­ni­zar una ope­ra­ción de es­ta mag­ni­tud?

No­so­tros apos­ta­mos ha­ce cin­co años por una cien­cia muy de van­guar­dia. Cuan­do em­pe­za­mos a in­ves­ti­gar en es­ta mo­lé­cu­la no ha­bía na­die en ello. He­mos in­ver­ti­do más de 12 mi­llo­nes de eu­ros en 5 años en los pro­gra­mas de epi­ge­né­ti­ca de es­ta mo­lé­cu­la. Des­pués de esa in­ver­sión he­mos si­do una de las po­cas bio­tech que tie­ne un de­par­ta­men­to de pa­ten­tes. Cuan­do tie­nes una cien­cia de fron­te­ra con un port­fo­lio de pa­ten­tes bueno, vie­nen las mul­ti­na­cio­na­les y te tra­tan muy bien. Esa es nues­tra di­fe­ren­cia. En­tre al­guien que crea ten­den­cia y los que si­guen lue­go esa ca­mino. He­mos te­ni­do mu­cha in­ves­ti­ga­ción muy bá­si­ca muy atre­vi­da y cien­cia de mu­cha ca­li­dad.

¿Cuán­do sur­gió el in­te­rés de Ro­che por el fár­ma­co?

Ha­bía unos cuan­tos la­bo­ra­to­rios in­tere­sa­dos y ha­ce un año nos en­con­tra­mos que ha­bía un la­bo­ra­to­rio gran­de que nos es­ta­ba si­guien­do, GSK. Y un par de em­pre­sas pe­que­ñas nor­te­ame­ri­ca­nas que tam­bién nos se­guían. Con Ro­che lle­vá­ba­mos ha­blan­do más de un año y con otros tam­bién. Al con­se­guir el tí­tu­lo de me­di­ca­men­to huér­fano se ace­le­ra­ron las co­sas. Con­se­gui­mos la apro­ba­ción de las agen­cias y tu­vi­mos que to­mar la de­ci­sión de quién que­ría­mos que fue­se nues­tro

part­ner. Y la ver­dad es que al fi­nal la par­te eco­nó­mi­ca pe­sa, pe­ro Ro­che en es­te cam­po de los cán­ce­res de la san­gre son los lí­de­res y los que más sa­ben có­mo per­fec­cio­nar una mo­lé­cu­la y de có­mo ha­cer que una mo­lé­cu­la sea efi­caz en los en­fer­mos. Por eso era nues­tra pri­me­ra op­ción.

¿Es cier­to que tu­vo que re­cu­rrir a ami­gos pa­ra no ce­rrar?

Sí. Hi­ci­mos el sa­bla­zo de to­da la vi­da en 2000 pa­ra no ce­rrar. Me­nos mal que con­se­gui­mos los 220.000 eu­ros pa­ra se­guir.

“Si to­do va bien, un fár­ma­co co­mo el nues­tro pue­de al­can­zar unas ven­tas de 1.500 mi­llo­nes de eu­ros al año”

EE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.