Rai­mon Be­le­nes, de IDC­sa­lud

Los pro­gra­mas de ca­li­dad y se­gu­ri­dad del pa­cien­te, la prác­ti­ca de una me­di­ci­na apro­pia­da jun­to a la par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos son los ca­mi­nos que cam­bia­rán el fu­tu­ro de la me­di­ci­na ac­tual ha­cia una más efi­cien­te y de ma­yor ca­li­dad

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - Rai­mon Be­le­nes Ad­jun­to a la di­rec­ción ge­ne­ral de IDC­sa­lud

Tri­bu­na de opi­nión del ad­jun­to a la di­rec­ción ge­ne­ral de IDC­sa­lud (an­ti­gua Ca­pio)

Errar es hu­mano; en­cu­brir el error, im­per­do­na­ble; y no apren­der de él, inex­cu­sa­ble”. Creo que es­tas pa­la­bras de Sir Liam Do­nald­son, ex­di­rec­tor ge­ne­ral de Sa­lud Pú­bli­ca del Na­tio­nal Health Sys­tem (NHS) de In­gla­te­rra, re­su­men de for­ma muy acer­ta­da la cul­tu­ra de la me­jo­ra con­ti­nua. Una cul­tu­ra que se ba­sa en in­te­grar, a to­dos los ni­ve­les de la or­ga­ni­za­ción, ini­cia­ti­vas que per­mi­tan iden­ti­fi­car dón­de es­tán los po­si­bles erro­res pa­ra evi­tar­los y ga­ran­ti­zar al má­xi­mo pro­ce­di­mien­tos se­gu­ros.

Si en to­dos los sec­to­res es im­por­tan­te es­te as­pec­to por su im­pac­to en la ca­li­dad, en la me­di­ci­na, al igual que otros ám­bi­tos co­mo la avia­ción o la in­dus­tria nu­clear, co­bra es­pe­cial re­le­van­cia. Por­que no po­de­mos dar la es­pal­da a la reali­dad: la prác­ti­ca mé­di­ca siem­pre en­tra­ña al­gún ries­go. Y le­jos de ta­par­nos lo ojos, en­cu­brir­los o uti­li­zar­los co­mo ar­ma po­lí­ti­ca, te­ne­mos el de­ber de co­no­cer­los, de sa­ber dón­de es­tán los pun­tos ne­gros pa­ra co­rre­gir­los y me­jo­rar­los. Se tra­ta de que el pa­cien­te sea ver­da­de­ra­men­te el centro de la asis­ten­cia y que su se­gu­ri­dad guíe la prác­ti­ca mé­di­ca.

La ins­tau­ra­ción de pro­gra­mas de ca­li­dad y se­gu­ri­dad del pa­cien­te, la prác­ti­ca de una me­di­ci­na apro­pia­da (o right ca­re co­mo se co­no­ce in­ter­na­cio­nal­men­te), jun­to a la par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos en el de­ba­te sa­ni­ta­rio y el pro­fe­sio­na­lis­mo son los ca­mi­nos que cam­bia­rán el fu­tu­ro de la me­di­ci­na ac­tual ha­cia una más efi­cien­te, de ma­yor ca­li­dad y sos­te­ni­ble. En IDC­sa­lud es­ta­mos con­ven­ci­dos de ello, y apos­ta­mos por re­for­zar la es­tra­te­gia de Se­gu­ri­dad al pa­cien­te, a tra­vés de la re­vi­sión de las prác­ti­cas mé­di­cas es­tán­dar pa­ra de­tec­tar áreas de me­jo­ra y apli­car me­di­das en be­ne­fi­cio de su se­gu­ri­dad. Pe­ro, co­mo se ha ex­pues­to du­ran­te el pri­mer Se­mi­na­rio In­ter­na­cio­nal de Se­gu­ri­dad del Pa­cien­te y Ex­ce­len­cia Clí­ni­ca, pa­ra el desa­rro­llo con éxi­to de las ini­cia­ti­vas de me­jo­ra con­ti­nua es im­pres­cin­di­ble que se den al­gu­nas pre­mi­sas, co­mo con­tar con la má­xi­ma in­vo­lu­cra­ción de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios. Es ne­ce­sa­rio crear una cul­tu­ra en to­da la or­ga­ni­za­ción en la que se pri­me la se­gu­ri­dad y se in­cen­ti­ve la me­jo­ra con­ti­nua. Otro in­gre­dien­te bá­si­co es la apli­ca­ción de mé­tri­cas ba­sa­das en cri­te­rios ri­gu­ro­sos que per­mi­tan dis­po­ner de da­tos pa­ra el aná­li­sis y la to­ma de de­ci­sio­nes clí­ni­cas. Tam­bién es im­por­tan­te la par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos en el de­ba­te asis­ten­cial, un mo­vi­mien­to que en nues­tro país to­da­vía no tie­ne su­fi­cien­te for­ta­le­za.

En Es­pa­ña, tan­to el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad co­mo las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, así co­mo va­rias so­cie­da­des cien­tí­fi­cas, es­tán desa­rro­llan­do di­ver­sos pro­yec­tos di­ri­gi­dos a es­tu­diar las prác­ti­cas más apro­pia­das. Sin em­bar­go, el rit­mo en nues­tro país es to­da­vía len­to. Cuan­to an­tes nos pon­ga­mos a ello, des­de una ac­ti­tud cons­truc­ti­va y co­la­bo­ra­do­ra, an­tes ob­ten­drán los pa­cien­tes y la so­cie­dad una sa­ni­dad más se­gu­ra, más efi­cien­te y más sos­te­ni­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.