TRA­BA­JA­DO­RES CON DI­VER­SI­DAD

Ca­da vez es ma­yor el nú­me­ro de em­pre­sa­rios con­cien­cia­dos con la ne­ce­si­dad de po­ten­ciar el pro­ce­so de in­ser­ción la­bo­ral en pa­cien­tes con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad y los efec­tos be­ne­di­cio­sos que ello con­lle­va en su sa­lud

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca

Po­co a po­co se va ha­cien­do reali­dad la crea­ción de em­pleo com­pe­ti­ti­vo en en­tor­nos in­te­gra­dos, pa­ra to­dos aque­llos que tra­di­cio­nal­men­te no han te­ni­do esa opor­tu­ni­dad. Pe­ro esos mis­mos em­pre­sa­rios ol­vi­dan, a me­nu­do, que la prác­ti­ca de­por­ti­va de es­tos tra­ba­ja­do­res es un im­por­tan­te fac­tor de in­te­gra­ción so­cial, que ayu­da en la reha­bi­li­ta­ción, pro­mue­ve in­de­pen­den­cia y es ca­paz de otor­gar se­gu­ri­dad. Nos he­mos acos­tum­bra­do a que el nom­bre o lo­go­ti­pos de gran­des mar­cas de ám­bi­to na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal y mul­ti­tud de en­ti­da­des fi­nan­cie­ras fi­gu­ren en el equi­pa­mien­to de de­por­tis­tas de gran re­le­van­cia me­diá­ti­ca. Sin em­bar­go, el de­por­te pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos no go­za del mis­mo re­co­no­ci­mien­to so­cial y em­pre­sa­rial. Per­so­nas con de­fi­cien­cias vi­sua­les, ampu­tacio­nes y pa­ra­ple­jías tie­nen una gran opor­tu­ni­dad de de­mos­trar su es­fuer­zo y va­lía en una pis­ta o cir­cui­to de­por­ti­vo. Prác­ti­ca­men­te to­dos ellos han de cos­tear­se por cuen­ta pro­pia, via­jes, ma­te­rial y su tras­la­do. Al­gu­nos, in­clu­so, han de re­nun­ciar a las com­pe­ti­cio­nes. Enor­me­men­te in­jus­to en una so­cie­dad en la que los fi­cha­jes de al­gu­nos de­por­tis­tas por de­ter­mi­na­dos clu­bes, lle­gan a re­sul­tar ofen­si­vos por la can­ti­dad de mi­llo­nes de eu­ros que fi­gu­ran en sus con­tra­tos. Evi­den­te­men­te no to­dos so­mos igua­les. No to­dos te­ne­mos las mis­mas ha­bi­li­da­des ni si­mi­la­res mo­ti­va­cio­nes, pe­ro al me­nos de­be­ría­mos te­ner la opor­tu­ni­dad de po­der desa­rro­llar­las.

Ha­ce muy po­cos días se ha ce­le­bra­do en la lo­ca­li­dad as­tu­ria­na de Avi­lés el cam­peo­na­to de Es­pa­ña de duatlón pa­ra­olím­pi­co. Son las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas las que han es­ta­do apos­tan­do por el es­fuer­zo y ca­li­dad de es­tos de­por­tis­tas. Qué pe­na que los gran­des pa­tro­ci­na­do­res de re­co­no­ci­dos even­tos de­por­ti­vos, bri­lla­ran por su au­sen­cia. El ci­clis­ta pro­fe­sio­nal pa­ra­olím­pi­co Gus­ta­vo Mo­li­na, se al­zó con la vic­to­ria. In­vir­tió 1 ho­ra y 4 mi­nu­tos en com­ple­tar un tra­mo de 5 ki­ló­me­tros so­bre ru­ta en si­lla de rue­das, 20 ki­ló­me­tros en han­dbi­ke y otros 2,5 ki­ló­me­tros en ca­rre­ra so­bre si­lla de rue­das. La me­da­lla na­cio­nal le per­mi­te el pa­so di­rec­to al Mun­dial de la ca­te­go­ría que se dispu­tará en Pon­te­ve­dra a fi­na­les del mes de ma­yo. El de­por­tis­ta com­pa­gi­na la com­pe­ti­ción en han­dbi­ke, los duatlo­nes y triatlo­nes, in­ten­tan­do com­pe­tir ca­da vez que tie­ne opor­tu­ni­dad.

El han­dbi­ke es una dis­ci­pli­na de­por­ti­va que con­sis­te en ha­cer ci­clis­mo con una bi­ci­cle­ta es­pe­cial­men­te adap­ta­da pa­ra ser im­pul­sa­da con las ma­nos. Los pe­da­les es­tán si­tua­dos a la al­tu­ra de los bra­zos y el de­por­tis­ta va sen­ta­do en un asien­to que le da

su­fi­cien­te es­ta­bi­li­dad ya que tie­nen dos rue­das tra­se­ras. Se han de adap­tar se­gún ta­lla. Pue­de pre­ci­sar alar­gar o acor­tar el cha­sis, su­bir o ba­jar los pe­da­les ma­nua­les, acer­car o ale­jar el asien­to y los re­po­sa­piés, o regular la in­cli­na­ción del res­pal­do. Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de las han­dbi­ke de com­pe­ti­ción es el pre­cio que fá­cil­men­te pue­de ron­dar los 3.000 eu­ros. Son nu­me­ro­sas las ven­ta­jas fí­si­cas que apor­ta la prác­ti­ca de

han­dbi­ke. Es un ejer­ci­cio ae­ró­bi­co muy com­ple­to pa­ra la par­te su­pe­rior del or­ga­nis­mo. Al po­der prac­ti­car­se al ai­re li­bre, ofre­ce una gran opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za, de la com­pa­ñía de ami­gos y fa­mi­lia­res.

Es jus­to re­co­no­cer que el de­por­te adap­ta­do es una te­ra­pia en sí mis­ma. Se pue­de en­ten­der co­mo par­te in­te­gra­do­ra del pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción que sir­ve pa­ra el me­jor desa­rro­llo de las ca­pa­ci­da­des de las per­so­nas con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les. El de­por­te prac­ti­ca­do en equi­po, y a tra­vés de la mo­ti­va­ción que des­en­ca­de­na pue­de con­se­guir que la per­so­na reali­ce es­fuer­zos que mu­chas ve­ces su­pe­ran aque­llos que se lle­van a ca­bo du­ran­te una se­sión in­di­vi­dual de tra­ba­jo fí­si­co. Con­tri­bu­ye a me­jo­rar las fun­cio­nes mo­to­ras y sen­so­ria­les, es­ti­mu­la el cre­ci­mien­to ar­mó­ni­co, pre­vie­ne de­for­mi­da­des e in­clu­so vi­cios pos­tu­ra­les. Pa­ra po­der ini­ciar un pro­gra­ma de De­por­te Te­ra­péu­ti­co se de­be te­ner un co­no­ci­mien­to mé­di­co ex­haus­ti­vo so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas ge­ne­ra­les de la de­fi­cien­cia. Las al­te­ra­cio­nes se pue­den dar en los me­ca­nis­mos de per­cep­ción en cu­yo ca­so se de­no­mi­nan de­fi­cien­cias sen­so­ria­les, en los me­ca­nis­mos cog­ni­ti­vos o en los me­ca­nis­mos mo­to­res y fun­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas.

Las ba­ses del De­por­te Te­ra­péu­ti­co las en­con­tra­mos en la Fi­sio­te­ra­pia, que im­pli­ca un cam­po de tra­ba­jo bajo pres­crip­ción mé­di­ca y de­li­mi­ta­da por ob­je­ti­vos te­ra­péu­ti­cos bien de­fi­ni­dos, y en la Pe­da­go­gía De­por­ti­va, orien­ta­da a las ac­ti­vi­da­des del tiem­po li­bre, com­pro­mi­so de com­pe­ti­ción y ase­so­ra­mien­to de la me­di­ci­na del de­por­te. Se han de lle­var a ca­bo eva­lua­cio­nes de ap­ti­tud es­pe­cí­fi­ca pa­ra el en­tre­na­mien­to y la com­pe­ten­cia. Se re­quie­re una ade­cua­da orien­ta­ción nu­tri­cio­nal y con­trol de va­cu­na­cio­nes en via­jes a paí­ses con al­gún ti­po de ries­go epi­de­mio­ló­gi­co. Tam­bién es ne­ce­sa­ria la preparació­n pa­ra con­di­cio­nes cli­má­ti­cas es­pe­cia­les, frío o ca­lor, o am­bien­ta­les co­mo la adap­ta­ción a la al­tu­ra y al cam­bio de hu­sos ho­ra­rios en via­jes in­ter­con­ti­nen­ta­les. La me­di­ci­na del de­por­te es una dis­ci­pli­na com­ple­ja, que re­quie­re el do­mi­nio de áreas muy di­ver­sas co­mo la Psi­co­lo­gía, la Trau­ma­to­lo­gía y la Car­dio­lo­gía. Co­mo mu­chos afir­man, es en es­ta com­ple­ji­dad don­de re­si­de el prin­ci­pal en­can­to de la especialid­ad. No les fal­ta ra­zón.

Des­de los Ser­vi­cios de Me­di­ci­na La­bo­ral de al­gu­nas em­pre­sas afin­ca­das en el nor­te de Eu­ro­pa, se ase­so­ra en ma­te­ria de­por­ti­va a los tra­ba­ja­do­res afec­ta­dos por al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad y se les fa­ci­li­ta el ac­ce­so a al­gu­nas dis­ci­pli­nas e, in­clu­so, pa­tro­ci­nan mu­chos even­tos en ma­te­ria de com­pe­ti­ción. Si uno co­no­ce a al­guno de es­tos em­pre­sa­rios, pal­pa­rá de pri­me­ra mano el en­tu­sias­mo por el bie­nes­tar de sus tra­ba­ja­do­res, con­se­gui­do con mu­cho es­fuer­zo y lu­chan­do con­tra vien­to y ma­rea. Aquí, al­gu­nos po­drían to­mar ejem­plo y re­cor­dar que no hay dis­ca­pa­ci­ta­dos, sino co­mo ellos mis­mos afir­man, só­lo per­so­nas con di­ver­si­dad.

THINKSTOCK

THINKSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.