Un ter­cio de los em­plea­dos de las far­ma­céu­ti­cas pue­de cam­biar de je­fe

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

Los la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos dan tra­ba­jo ac­tual­men­te en nues­tro país a unas 38.000 per­so­nas. Pues bien, al­re­de­dor de un ter­cio de es­te gru­po de tra­ba­ja­do­res se ha vis­to afec­ta­do en las úl­ti­mas se­ma­nas por la olea­da de com­pras, fu­sio­nes y opas que sa­cu­den el sec­tor far­ma­céu­ti­co en to­do el mun­do. Es el fiel re­fle­jo de un mun­do glo­ba­li­za­do y de una in­dus­tria con gran­des mul­ti­na­cio­na­les, en la ma­yo­ría con fuer­te pre­sen­cia en Es­pa­ña. To­das las com­pa­ñías im­pli­ca­das, Pfi­zer, As­traZe­ne­ca, No­var­tis, GSK, Lilly, Va­leant, Aller­gan, Ba­yer y MSD, ope­ran y dan tra­ba­jo en nues­tro país. Des­de los 2.800 tra­ba­ja­do­res de la suiza No­var­tis a los po­co más de 40 de la ca­na­dien­se Va­leant.

La ope­ra­ción de ma­yor tras­cen­den­cia en Es­pa­ña se­ría la com­pra por ab­sor­ción de la bri­tá­ni­ca As­traZe­ne­ca por par­te de la es­ta­dou­ni­den­se Pfi­zer que cam­bia­ría la es­tra­te­gia de las dos fi­lia­les en Es­pa­ña. La bri­tá­ni­ca cuen­ta con 500 em­plea­dos en nues­tro país, mien­tras la nú­me­ro uno del mun­do da tra­ba­jo a más de 1.300 per­so­nas en Es­pa­ña.

Las gran­des fu­sio­nes en­tre em­pre­sas con­lle­van a ve­ces la re­duc­ción de la plan­ti­lla re­sul­tan­te pos­te­rior, pe­ro tam­bién es ver­dad que mu­chas otras ve­ces se con­so­li­da el em­pleo en el fu­tu­ro pa­ra la ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res. En Es­pa­ña te­ne­mos la ex­pe­rien­cia de la fu­sión en 2009 en­tre Pfi­zer y Wyeth, que ope­ra­ban con plan­ti­llas bas­tan­te am­plias en nues­tro país. En es­te ca­so, la re­duc­ción de plan­ti­lla pos­te­rior de la nue­va Pfi­zer, lle­va­da a ca­bo en 2011, tu­vo más que ver con la re­duc­ción del mer­ca­do en Es­pa­ña, ya en ple­na cri­sis, que con la pro­pia fu­sión.

Tam­bién es bueno re­cor­dar en es­te mo­men­to que el em­pleo en el sec­tor far­ma­céu­ti­co es de bas­tan­te ca­li­dad en nues­tro país. De los 38.000 pues­tos de tra­ba­jo di­rec­tos de es­ta in­dus­tria, 4.600 se de­di­can a ta­reas re­la­cio­na­das con la I+D. Se tra­ta pues de una fuen­te de em­pleo muy cua­li­fi­ca­do, es­ta­ble y de al­ta pro­duc­ti­vi­dad. Ac­tual­men­te, en las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas en Es­pa­ña más del 50 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res son ti­tu­la­dos y un 50 por cien­to tam­bién son mu­je­res. Ade­más, es­ta in­dus­tria tie­ne una tem­po­ra­li­dad muy ba­ja (me­nos del 5 por cien­to de las plan­ti­llas) y el ma­yor ra­tio de to­da la in­dus­tria en tér­mi­nos de em­plea­dos en I+D so­bre su plan­ti­lla to­tal.

A los la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos les lle­gó más tar­de que otros sec­to­res los efec­tos de la cri­sis, pe­ro tam­bién les sa­cu­dió. Es­pe­re­mos que es­tas fu­sio­nes les re­fuer­cen.

Es el re­fle­jo de un sec­tor que da em­pleo di­rec­to y cua­li­fi­ca­do en nues­tro país a 38.000 per­so­nas. Las ope­ra­cio­nes de fu­sio­nes y com­pras en mar­cha ten­drán se­cue­las di­rec­tas en nues­tro país

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.