Con­gre­so na­cio­nal de Ci­ru­gía Pe­diá­tri­ca

En 2011, la di­fe­ren­cia de pre­cio en­tre los me­di­ca­men­tos fi­nan­cia­dos de mar­ca y sus ge­né­ri­cos pa­só a la his­to­ria. El Es­ta­do no es­tá dis­pues­to a fi­nan­ciar un me­di­ca­men­to de mar­ca a un pre­cio su­pe­rior al de uno ge­né­ri­co

El Economista - Sanidad - - AGENDA - Emi­li Es­te­ve Di­rec­tor del De­par­ta­men­to Téc­ni­co de Far­main­dus­tria

La So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ci­ru­gía Pe­diá­tri­ca ce­le­bra es­te año su 53 con­gre­so anual en el Pa­la­cio de Con­gre­sos de Cá­diz del jue­ves 22 al vier­nes 23 de ma­yo. Más in­for­ma­ción en www.se­ci­pe.org/con­gre­so/2014

Si un en­cues­ta­dor sa­lie­ra a la ca­lle pa­ra pre­gun­tar a los ciu­da­da­nos si creen que un me­di­ca­men­to de mar­ca es más ca­ro que un me­di­ca­men­to ge­né­ri­co in­tui­mos que la res­pues­ta ge­ne­ral se­ría que los me­di­ca­men­tos ge­né­ri­cos son más ba­ra­tos, pe­ro es­ta res­pues­ta por muy ge­ne­ral o ma­yo­ri­ta­ria que fue­se es erró­nea.

En 2011, la di­fe­ren­cia de pre­cio en­tre los me­di­ca­men­tos fi­nan­cia­dos de mar­ca y sus ge­né­ri­cos pa­só a la his­to­ria. La ex­pli­ca­ción es sen­ci­lla: el Es­ta­do no es­tá dis­pues­to a fi­nan­ciar un me­di­ca­men­to de mar­ca a un pre­cio su­pe­rior al de uno ge­né­ri­co. Así pues, pa­ra po­der se­guir in­clui­dos en la fi­nan­cia­ción pú­bli­ca los me­di­ca­men­tos de mar­ca tu­vie­ron que si­tuar­se al pre­cio de sus ge­né­ri­cos.

Pues­to que tan­to los me­di­ca­men­tos de mar­ca co­mo los ge­né­ri­cos han su­pe­ra­do las exi­gen­cias de las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias no ca­be cues­tio­nar­se si es me­jor la pres­crip­ción de uno u otro. Sin em­bar­go, ca­da cual, en su fa­ce­ta de usua­rio o pa­cien­te, pue­de pre­fe­rir que le re­ce­ten una mar­ca o un ge­né­ri­co.

Es más, in­clu­so ha­brá a quien le gus­ta­ría te­ner la po­si­bi­li­dad de ac­tuar co­mo con cual­quier otro bien, es de­cir, po­der com­pa­rar pa­ra fi­nal­men­te op­tar por uno u otro pro­duc­to en ba­se a con­si­de­ra­cio­nes de na­tu­ra­le­za no eco­nó­mi­ca, da­do que no exis­ten di­fe­ren­cias de pre­cio. En es­tos su­pues­tos, la ten­den­cia a ele­gir la mar­ca es ló­gi­ca. Los ex­per­tos es­ta­ble­cen una vin­cu­la­ción emo­cio­nal en­tre el con­su­mi­dor y su mar­ca, por­que és­ta es un com­po­nen­te dis­tin­ti­vo que fa­ci­li­ta un uso y un con­su­mo con­cre­tos. Asi­mis­mo, in­di­ca la pro­ce­den­cia del pro­duc­to y aso­cia el mis­mo a una repu­tación del fa­bri­can­te y a unos es­tán­da­res de ca­li­dad.

To­do es­to es apli­ca­ble, na­tu­ral­men­te, a los me­di­ca­men­tos, de los cua­les, ade­más, po­de­mos se­ña­lar al­gu­nos ele­men­tos es­pe­cí­fi­cos adi­cio­na­les. El pri­me­ro es que la mar­ca es es­pe­cial­men­te ade­cua­da pa­ra el me­di­ca­men­to que iden­ti­fi­ca. En el ca­so de los me­di­ca­men­tos, y a di­fe­ren­cia de otros pro­duc­tos de con­su­mo -don­de la de­ci­sión res­pon­de úni­ca­men­te a cri­te­rios del fa­bri­can­te-, la mar­ca pro­pues­ta por el la­bo­ra­to­rio far­ma­céu­ti­co de­be ser apro­ba­da por las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias con el ob­je­ti­vo de ve­ri­fi­car que di­cha pro­pues­ta se ajus­ta a la fi­na­li­dad con­cre­ta del me­di­ca­men­to, evi­tan­do ade­más que se con­fun­da con otros pro­duc­tos de far­ma­cia.

Co­mo se­gun­da ca­rac­te­rís­ti­ca adi­cio­nal, la mar­ca es­tá di­se­ña­da pa­ra que sea más fá­cil de re­cor­dar y uti­li­zar que el nom­bre de los com­po­nen­tes del me­di­ca­men­to, es de­cir, los prin­ci­pios ac­ti­vos. Pa­re­ce mu­cho más sen­ci­llo re­fe­rir­se a un me­di­ca­men­to con su mar­ca que ci­tar sus -a ve­ces dos o tres e in­clu­so más- prin­ci­pios ac­ti­vos. Pe­ro aún te­nien­do sÓ­lo uno, los nom­bres de mu­chas de es­tas mo­lé­cu­las sue­len ser di­fí­ci­les de pro­nun­ciar: pi­ke­to­pro­feno, do­xi­la­mi­na suc­ci­na­to, ace­no­cu­ma­rol, ra­ce­ca­do­tri­lo o ra­ni­bi­zu­mab, por ci­tar al­gu­nos, des­de lue­go mu­cho más di­fí­ci­les que sus res­pec­ti­vas mar­cas re­gis­tra­das ( Cal­ma­tel, Dor­mi­di­na,

Sin­trom, Tior­fan o Lu­cen­tis). En otros ca­sos, los prin­ci­pios ac­ti­vos son tan pa­re­ci­dos en­tre sí que no re­sul­ta fá­cil pa­ra los no ex­per­tos di­fe­ren­ciar­los: pa­ri­cal­ci­tol, pa­ra­ce­ta­mol o pan­to­pra­zol, to­dos ellos ejem­plos de prin­ci­pios ac­ti­vos de uso ha­bi­tual, con nom­bres si­mi­la­res, pe­ro con efec­tos far­ma­co­ló­gi­cos muy di­fe­ren­tes.

El ter­cer ele­men­to es­pe­cí­fi­co adi­cio­nal es que la pres­crip­ción por mar­ca evi­ta cambios en la dis­pen­sa­ción. La Ley es­ta­ble­ce que, con ca­rác­ter ge­ne­ral, en la far­ma­cia de­be dis­pen­sar­se el me­di­ca­men­to pres­cri­to, en es­te ca­so el iden­ti­fi­ca­do con la mar­ca. Es­to no ocu­rre si en la re­ce­ta se se­ña­la só­lo el nom­bre del prin­ci­pio ac­ti­vo, pues son di­ver­sos los en­va­ses po­si­bles en el mo­men­to de la dis­pen­sa­ción y, an­te es­te su­pues­to, el far­ma­céu­ti­co pue­de ele­gir cual­quie­ra de ellos. Y de­be ha­cer­lo cui­da­do­sa­men­te pa­ra evi­tar cier­tos cambios que pue­dan lle­var a que el pa­cien­te-es­pe­cial­men­te de edad avan­za­da o po­li­me­di­ca­do- se con­fun­da y con­si­de­re que dos me­di­ca­men­tos con en­va­ses di­fe­ren­tes y dis­tin­tas for­mas o mo­dos de pre­sen­ta­ción no son la mis­ma co­sa.

Por úl­ti­mo, el uso de la mar­ca for­ta­le­ce a las em­pre­sas que más in­vier­ten en in­ves­ti­ga­ción y que rea­li­zan to­do el com­pli­ca­do desa­rro­llo cien­tí­fi­co de los me­di­ca­men­tos ori­gi­na­les, pe­ro tam­bién a otras com­pa­ñías, mu­chas de ellas de ám­bi­to na­cio­nal, que lle­gan a acuer­dos de li­cen­cia con aque­llas.

Las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas que re­gis­tran me­di­ca­men­tos de mar­ca son, en de­fi­ni­ti­va, las que ge­ne­ran el pro­gre­so de la te­ra­péu­ti­ca. En es­tas cir­cuns­tan­cias, po­de­mos con­si­de­rar que la elec­ción de la mar­ca es una for­ma de es­tí­mu­lo del avan­ce cien­tí­fi­co, lo cual ter­mi­na re­por­tan­do be­ne­fi­cios al pa­cien­te, al pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio y no só­lo a la pro­pia in­dus­tria in­no­va­do­ra.

En re­su­men, la mar­ca se ali­nea con el pro­gre­so, evi­ta con­fu­sio­nes, se aso­cia a la res­pon­sa­bi­li­dad em­pre­sa­rial y fa­vo­re­ce la ad­he­ren­cia en los tra­ta­mien­tos. Si a ello le su­ma­mos que pa­ra el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud la mar­ca no es más ca­ra, no es de ex­tra­ñar la ten­den­cia ac­tual por la cual ca­da vez más pa­cien­tes pi­den al mé­di­co la pres­crip­ción de sus me­di­ca­men­tos in­di­can­do la mar­ca en la re­ce­ta. Di­ría­mos que, al me­nos en es­te sen­ti­do, la mar­ca no tie­ne con­tra­in­di­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.