MA­DRID FIR­MA SU PAZ SA­NI­TA­RIA

Em­pleo, es­ta­bi­li­dad la­bo­ral y nue­vos in­cen­ti­vos pro­fe­sio­na­les son las ba­ses del nue­vo acuer­do plan­tea­do por la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad de la Co­mu­ni­dad a los pro­fe­sio­na­les de la sa­ni­dad pú­bli­ca. A cam­bio, el Eje­cu­ti­vo re­gio­nal re­du­ce la ac­ti­vi­dad con­cer­ta­da

El Economista - Sanidad - - POLÍTICA - JUAN MAR­QUÉS

Na­da me­jor que la cer­ca­nía de unas elec­cio­nes pa­ra ter­mi­nar de en­gra­sar las mal­tre­chas re­la­cio­nes con los pro­fe­sio­na­les de la sa­ni­dad pú­bli­ca ma­dri­le­ña. Es lo que es­tá ha­cien­do el Go­bierno ma­dri­le­ño al ne­go­ciar un am­bi­cio­so plan que se apo­ya en ex­clu­si­va en el uso de re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra au­men­tar su ac­ti­vi­dad y re­du­cir las lis­tas de es­pe­ra.

El ob­je­ti­vo de la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad es lo­grar el apo­yo y la co­la­bo­ra­ción de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios pa­ra au­men­tar la ac­ti­vi­dad por las tar­des en los cen­tros y hos­pi­ta­les pú­bli­cos de la Co­mu­ni­dad, ade­más de rea­li­zar ci­ru­gías y prue­bas diag­nós­ti­cas tam­bién los fi­nes de se­ma­na. Se tra­ta de dar res­pues­ta a los pa­cien­tes que re­cha­zan ope­rar­se en un centro hos­pi­ta­la­rio pri­va­do y pre­fie­ren el su­yo de re­fe­ren­cia pa­ra acor­tar los tiem­pos de es­pe­ra. Pa­ra ello, Sa­ni­dad ne­go­cia ya con los sin­di­ca­tos pro­fe­sio­na­les nue­vos in­cen­ti­vos de pro­duc­ti­vi­dad, al tiem­po que ofre­ce una ma­yor es­ta­bi­li­dad la­bo­ral a una plan­ti­lla so­me­ti­da al du­ro des­gas­te de los re­cor­tes y la ten­sión del fa­lli­do pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción de la ges­tión sa­ni­ta­ria de seis hos­pi­ta­les pú­bli­cos.

El cos­te de es­ta es­tra­te­gia es nu­lo, se­gún el Go­bierno ma­dri­le­ño. “Lo que no gas­ta­mos en un si­tio lo apli­ca­mos en otro, in­cen­ti­van­do a los pro­fe­sio­na­les pa­ra aco­me­ter la ac­ti­vi­dad en su pro­pio hos­pi­tal”, ase­gu­ró el pre­si­den­te re­gio­nal, Ig­na­cio Gon­zá­lez. Con lo que el pre­su­pues­to asig­na­do por la sa­ni­dad ma­dri­le­ña pa­ra con­cer­tar su ac­ti­vi­dad sa­ni­ta­ria con el sec­tor pri­va­do du­ran­te 2014 se des­via­rá en una par­te que to­da­vía no ha si­do cuan­ti­fi­ca­da pa­ra ha­cer fren­te al pa­go de los nue­vos in­cen­ti­vos.

El pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to pa­ra el Desa­rro­llo e In­te­gra­ción de la Sa­ni­dad, Ja­vier Mu­ri­llo, se ha mos­tra­do has­ta cier­to pun­to com­pren­si­vo con el gi­ro que es­tá dan­do Ma­drid al se­ña­lar re­cien­te­men­te que “es­pe­re­mos que pa­sen pron­to las elec­cio­nes y vol­va­mos a tra­ba­jar y no a ha­cer cam­pa­ña”.

Lo cier­to es que el nue­vo con­se­je­ro de Sa­ni­dad, Ja­vier Ro­drí­guez, apo­ya­do por su di­rec­tor de Re­cur­sos Hu­ma­nos, Ar­man­do Resino, es el ar­tí­fi­ce de es­ta paz sa­ni­ta­ria que, si

bien su­po­ne un cam­bio de rumbo, per­mi­te al pre­si­den­te re­gio­nal, Ig­na­cio Gon­zá­lez, aca­llar las crí­ti­cas y re­cu­pe­rar la ini­cia­ti­va po­lí­ti­ca en un área tan sen­si­ble pa­ra los ciu­da­da­nos.

Ro­drí­guez y Resino han con­se­gui­do pac­tar con las ge­ren­cias y los je­fes de ser­vi­cio de los cen­tros de sa­lud y hos­pi­ta­la­rios ma­dri­le­ños la nue­va ac­ti­vi­dad, los ob­je­ti­vos, las con­di­cio­nes y el nú­me­ro y ca­te­go­rías del per­so­nal ne­ce­sa­rio pa­ra cum­plir con el plan tra­za­do por la Co­mu­ni­dad. Se tra­ta de “ren­ta­bi­li­zar al má­xi­mo” los qui­ró­fa­nos, re­so­nan­cias o TAC, pa­ra rea­li­zar más prue­bas los sá­ba­dos y do­min­gos, se­gún ha ex­pli­ca­do la Con­se­je­ría, sin apar­tar­se ade­más de los ob­je­ti­vos de re­duc­ción del dé­fi­cit de las cuen­tas pú­bli­cas.

De 8 a 15 ho­ras

Una se­ma­na des­pués de es­te anun­cio, el por­ta­voz so­cia­lis­ta en ma­te­ria sa­ni­ta­ria en la Asam­blea de Ma­drid, Jo­sé Ma­nuel Frei­re, apro­ve­chó tam­bién pa­ra re­cla­mar una ma­yor ac­ti­vi­dad ves­per­ti­na e ins­tar a “apro­ve­char al má­xi­mo los re­cur­sos pú­bli­cos”, ya que la ma­yo­ría de los cen­tros pú­bli­cos ma­dri­le­ños en Ma­drid só­lo tie­nen ple­na ac­ti­vi­dad de con­sul­tas y qui­ró­fa­nos de 8 a 15 ho­ras, “cuan­do en el res­to del mun­do fun­cio­nan has­ta las 18, las 19 o las 20 ho­ras”, ase­gu­ró la se­ma­na pa­sa­da en la Asam­blea.

Pa­ra mo­ti­var a los pro­fe­sio­na­les, la Con­se­je­ría con­ver­ti­rá 5.000 em­pleos even­tua­les en in­te­ri­nos a par­tir del mes de ju­lio y de for­ma pro­gre­si­va. Es una de las pro­pues­tas pa­ra me­jo­rar la es­ta­bi­li­dad la­bo­ral de es­tos pro­fe­sio­na­les que la Con­se­je­ría ne­go­cia con las cen­tra­les sin­di­ca­les de la me­sa sec­to­rial, jun­to con otras pro­pues­tas co­mo la mo­vi­li­dad del per­so­nal sa­ni­ta­rio o la pro­mo­ción in­ter­na. Sa­ni­dad aca­ba así con la cos­to­sa renovación de con­tra­tos y con­so­li­da em­pleos. Ade­más, des­de co­mien­zos de año, se es­tá re­no­van­do la ma­yo­ría de los con­tra­tos even­tua­les, cu­ya du­ra­ción se ha ex­ten­di­do has­ta el 31 de di­ciem­bre, en el 92 por cien­to de los con­tra­tos. El 8 por cien­to res­tan­te se ha fir­ma­do a 3 y 6 me­ses cuan­do la nor­ma era re­no­var mes a mes.

El otro gui­ño a los pro­fe­sio­na­les que ha he­cho el Eje­cu­ti­vo ma­dri­le­ño es anun­ciar una nue­va Ofer­ta de Em­pleo Pú­bli­co pa­ra es­te año de 150 nue­vas pla­zas de es­pe­cia­lis­tas en las ca­te­go­rías don­de hay más tem­po­ra­li­dad: ra­dio­diag­nós­ti­co, trau­ma­to­lo­gía, anes­te­sia, gi­ne­co­lo­gía, ci­ru­gía ge­ne­ral, neu­ro­fi­sio­lo­gía clí­ni­ca y me­di­ci­na in­ter­na. Pla­zas que se su­man a las 3.571 abier­tas pa­ra mé­di­cos de fa­mi­lia, pe­dia­tras, en­fer­me­ras, ma­tro­nas, fi­sio­te­ra­peu­tas y au­xi­lia­res de en­fer­me­ría, cu­yas prue­bas se ce­le­bra­rán en sep­tiem­bre.

Apo­yo de sin­di­ca­tos

Des­de el sin­di­ca­to CSIF han aplau­di­do el gi­ro de la Con­se­je­ría que tam­bién abri­rá un pro­ce­so pa­ra que el per­so­nal la­bo­ral o fun­cio­na­rio que lo desee pa­se a ser per­so­nal es­ta­tu­ta­rio con el fin de ho­mo­ge­nei­zar los re­gí­me­nes ju­rí­di­cos la­bo­ra­les, ya que el per­so­nal es­ta­tu­ta­rio es el ma­yo­ri­ta­rio.

In­clu­so el sin­di­ca­to mé­di­co Amyts no ha te­ni­do otra que re­co­no­cer que “to­das las me­di­das ha­bían si­do reivin­di­ca­das, pac­ta­das y acor­da­das des­de 2007, con lo cual nos sa­tis­fa­cen, pe­se al opor­tu­nis­mo con que se ha he­cho”, se­gún afir­mó el se­cre­ta­rio de la cen­tral, Ju­lián Ez­que­rra, en alu­sión a la cer­ca­nía de las elec­cio­nes eu­ro­peas. Des­de el sin­di­ca­to re­cla­man una bol­sa de con­tra­ta­ción y cri­te­rios cla­ros de ba­re­ma­ción pa­ra rea­li­zar la con­ver­sión a in­te­ri­nos que ten­gan en cuen­ta la an­ti­güe­dad y la for­ma­ción.

Ha­brá que es­pe­rar a ju­nio pa­ra sa­ber en qué se con­cre­ta la pro­pues­ta de Ma­drid. Es la fe­cha pre­vis­ta pa­ra que la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Re­cur­sos Hu­ma­nos de la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad re­mi­ta a la Con­se­je­ría de Ha­cien­da el do­cu­men­to de las plan­ti­llas de ca­da centro. “Una vez apro­ba­das por Ha­cien­da, se ten­drá que ver cuán­tas pla­zas de in­te­ri­nos son po­si­bles en ca­da centro, por lo que a par­tir de ju­nio y ju­lio se­rá cuan­do se pue­dan em­pe­zar a nom­brar los in­te­ri­nos”, se­ña­lan des­de Amyts.

Son los fru­tos del re­cam­bio aco­me­ti­do en la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad pa­ra si­tuar al fren­te a un político y mé­di­co tan cur­ti­do co­mo Ja­vier Ro­drí­guez, que en tan só­lo un par de me­ses ha lo­gra­do cal­mar las aguas y sen­tar las ba­ses de una nue­va re­la­ción con los pro­fe­sio­na­les.

EFE

To­ma de po­se­sión del nue­vo con­se­je­ro de Sa­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.