Ex­per­tos con­tra el Real De­cre­to de Tron­ca­li­dad

El no re­co­no­ci­mien­to de la especialid­ad de In­fec­cio­sas es una me­di­da re­gre­si­va que de­te­rio­ra­rá la aten­ción es­pe­cia­li­za­da de nues­tros pa­cien­tes, trae­rá una ma­yor mor­ta­li­dad y gas­to sa­ni­ta­rio y nos si­tua­rá a la co­la de Eu­ro­pa

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Jo­sé Ma­ría Mi­ró Pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas y Mi­cro­bio­lo­gía Clí­ni­ca (Se­mic)

Las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas si­guen sien­do la ter­ce­ra cau­sa de mor­bi-mor­ta­li­dad y la se­gun­da en con­su­mo de re­cur­sos sa­ni­ta­rios. Ac­tual­men­te la in­fec­to­lo­gía mo­der­na se ocu­pa de una se­rie de en­fer­me­da­des que pre­ci­san de un abor­da­je muy es­pe­cia­li­za­do, por lo que la nor­ma­ti­va Eu­ro­pea re­co­mien­da una for­ma­ción de al me­nos 4 años de du­ra­ción. Ello es de­bi­do a que los fa­cul­ta­ti­vos de­ben for­mar­se en el VIH/Sida y otras en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual, las in­fec­cio­nes aso­cia­das a los cui­da­dos sa­ni­ta­rios (Iras), en pa­cien­tes tras­plan­ta­dos u otros ti­pos de in­mu­no­de­pre­sión, las in­fec­cio­nes tro­pi­ca­les im­por­ta­das y las in­fec­cio­nes gra­ves en la co­mu­ni­dad.

A pe­sar de que Es­pa­ña es de los po­cos paí­ses de la Unión Eu­ro­pea sin la especialid­ad de En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas - só­lo 4 paí­ses de los 27 no la tie­nen- y de la pe­ti­ción uná­ni­me de su crea­ción, el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad si­gue sin con­tem­plar­la en el Real De­cre­to (RD) de Tron­ca­li­dad, que aho­ra mis­mo se en­cuen­tra pen­dien­te de apro­ba­ción por el Con­se­jo de Mi­nis­tros.

El no re­co­no­ci­mien­to de la especialid­ad de In­fec­cio­sas es una me­di­da re­gre­si­va que de­te­rio­ra­rá la aten­ción es­pe­cia­li­za­da de nues­tros pa­cien­tes, com­por­ta­rá una ma­yor mor­ta­li­dad y gas­to sa­ni­ta­rio y nos si­tua­rá a la co­la de Eu­ro­pa, echan­do a per­der el gran es­fuer­zo rea­li­za­do du­ran­te los úl­ti­mos 30 años, im­pi­dien­do al mis­mo tiem­po la li­bre cir­cu­la­ción de los pro­fe­sio­na­les en la Unión Eu­ro­pea.

De la mis­ma for­ma que con la especialid­ad de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, he­mos ma­ni­fes­ta­do nues­tro re­cha­zo a la in­clu­sión de la especialid­ad de Mi­cro­bio­lo­gía Clí­ni­ca en el tron­co de­no­mi­na­do La­bo­ra­to­rio y Diag­nós­ti­co Clí­ni­co. Pa­ra los es­pe­cia­lis­tas mi­cro­bió­lo­gos de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas y Mi­cro­bio­lo­gía Clí­ni­ca (Se­mic), la ho­mo­ge­nei­za­ción de la for­ma­ción tron­cal co­mún im­pli­ca­rá que los co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des del es­pe­cia­lis­ta en mi­cro­bio­lo­gía sean sus­tan­cial­men­te me­no­res en re­la­ción con el mo­de­lo ac­tual. Ade­más, el área de co­no­ci­mien­to de Mi­cro­bio­lo­gía no po­see com­pe­ten­cias

co­mu­nes ni trans­ver­sa­les y tie­ne muy po­cos pun­tos en co­mún con el de las de­más dis­ci­pli­nas que se han in­te­gra­do en el tron­co de La­bo­ra­to­rio y Diag­nós­ti­co Clí­ni­co: aná­li­sis, ge­né­ti­ca, in­mu­no­lo­gía y bio­quí­mi­ca.

Des­de que me in­cor­po­ré, en ju­lio del año pa­sa­do, a la pre­si­den­cia de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas y Mi­cro­bio­lo­gía Clí­ni­ca (Se­mic), mis prin­ci­pa­les re­tos pro­fe­sio­na­les han si­do dos: que En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas sea re­co­no­ci­da co­mo especialid­ad y que Mi­cro­bio­lo­gía Clí­ni­ca no se in­clu­ya den­tro del tron­co de la­bo­ra­to­rio.

Sin em­bar­go, des­pués de años de lu­cha, te­ne­mos la sen­sa­ción de que los po­lí­ti­cos no han lle­ga­do a en­ten­der nues­tras ra­zo­nes, o al me­nos ese es el sen­tir uná­ni­me de nues­tros aso­cia­dos.

Es por ello que he­mos de­ci­di­do im­pug­nar el Real De­cre­to de Tron­ca­li­dad, si fi­nal­men­te es apro­ba­do por el Con­se­jo de Mi­nis­tros sin in­cor­po­rar nues­tras pe­ti­cio­nes. En nues­tro re­cur­so pe­di­re­mos la sus­pen­sión cau­te­lar de la nor­ma pa­ra que és­ta no se apli­que has­ta que no ha­ya sen­ten­cia fir­me del ca­so.

Con­fia­mos en que el juez ad­mi­ta nues­tra pe­ti­ción y vea el per­jui­cio pa­ra el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud y pa­ra sus ciu­da­da­nos: sin la especialid­ad de En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas y con una Mi­cro­bio­lo­gía tron­cal dis­mi­nui­rá la ca­li­dad asis­ten­cial y au­men­ta­rán los ca­sos de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas.

Nos re­sul­ta con­tra­dic­to­rio que un par­ti­do co­mo el PP, que ha apo­ya­do de for­ma ma­ni­fies­ta la crea­ción de la especialid­ad mien­tras es­ta­ba en la opo­si­ción, in­cum­pla en el po­der lo pro­me­ti­do y en su lu­gar cree un área de ca­pa­ci­ta­ción -ACE en el Real De­cre­to- de un año de du­ra­ción, una vez los fa­cul­ta­ti­vos ha­yan aca­ba­do otra especialid­ad -Me­di­ci­na In­ter­na, Neu­mo­lo­gía, Pe­dia­tría y Mi­cro­bio­lo­gía- que ha­yan ejer­ci­do co­mo mí­ni­mo dos años, por lo que su for­ma­ción se­rá in­su­fi­cien­te, lo que re­ver­ti­rá en la aten­ción al pa­cien­te.

Tam­bién es im­por­tan­te des­ta­car que, al exis­tir una es­truc­tu­ra ple­na­men­te desa­rro­lla­da en to­das las eo­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, la crea­ción de la especialid­ad de En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas no su­pon­dría cos­tes adi­cio­na­les, lo que con­si­de­ra­mos un as­pec­to cla­ve en es­tos momentos.

Al des­con­ten­to de los pro­fe­sio­na­les se une la in­dig­na­ción de las aso­cia­cio­nes de pa­cien­tes afec­ta­das por la de­ci­sión del Mi­nis­te­rio, ya que te­men que la no exis­ten­cia de la especialid­ad pro­vo­que que no ha­ya un re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal na­tu­ral, da­da la in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ra en­tre los mé­di­cos más jó­ve­nes es­ta si­tua­ción.

Con­fia­mos en que el Mi­nis­te­rio ter­mi­ne por es­cu­char nues­tra reivin­di­ca­ción, de ca­ra a ase­gu­rar y me­jo­rar la ca­li­dad fu­tu­ra de la aten­ción al pa­cien­te, sin au­men­tar pa­ra na­da el cos­te eco­nó­mi­co del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud.

He­mos de­ci­di­do im­pug­nar el Real De­cer­to de Tron­ca­li­dad, si fi­nal­men­te es apro­ba­do por el Con­se­jo de Mi­nis­tros sin in­cor­po­rar nues­tras pe­ti­cio­nes. Pe­di­re­mos la sus­pen­sión cau­te­lar de la nor­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.