TU­RIS­MO Y PRE­VEN­CIÓN LA­BO­RAL

Pa­ra to­das aque­llas per­so­nas que en es­te verano enx­cuen­tren em­pleo en el sec­tor tu­rís­ti­co, se han pues­to en mar­cha cam­pa­ñas pa­ra in­for­mar y ase­so­rar en se­gu­ri­dad y sa­lud en el ám­bi­to tu­rís­ti­co y en el sec­tor de la hos­te­le­ría.

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL -

El tu­ris­mo en Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en uno de los prin­ci­pa­les mo­to­res de la eco­no­mía, con una renovación cons­tan­te de su ofer­ta. Ejem­plo de ello es la cons­ta­ta­ción ob­je­ti­va de que la ta­sa de pa­ro en el sec­tor tu­rís­ti­co ha ba­ja­do seis dé­ci­mas du­ran­te el se­gun­do tri­mes­tre. El nú­me­ro de pa­ra­dos en el sec­tor al­can­zó las 338.745 per­so­nas en el se­gun­do tri­mes­tre del año, con una ta­sa de pa­ro del 13,4 por cien­to, lo que su­po­ne un des­cen­so de seis dé­ci­mas res­pec­to al mis­mo pe­río­do del pa­sa­do ejer­ci­cio, cuan­do la ta­sa se si­tuó en el 14 por cien­to. Las pre­vi­sio­nes son op­ti­mis­tas pa­ra el verano de es­te año, con una fuer­te de­man­da in­ter­na­cio­nal y una de­man­da in­ter­na que va cre­cien­do jun­to a la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar más em­pleo. Es jus­to re­co­no­cer la ne­ce­si­dad y efi­ca­cia de las me­di­das adop­ta­das por el Mi­nis­te­rio que en­ca­be­za Fá­ti­ma Bá­ñez.

En ma­te­ria de Sa­lud La­bo­ral, mu­chos ig­no­ran el buen ha­cer y ges­tión del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad e Hi­gie­ne en el Tra­ba­jo que de­pen­de de di­cho Mi­nis­te­rio. Pa­ra to­dos aque­llos que en es­te verano en­con­tra­rán em­pleo, se han pues­to en mar­cha cam­pa­ñas pa­ra in­for­mar y ase­so­rar en Se­gu­ri­dad y Sa­lud en el ám­bi­to tu­rís­ti­co y en el sec­tor de la hos­te­le­ría. Exis­ten me­di­das pre­ven­ti­vas en re­la­ción al or­den y la lim­pie­za en los lu­ga­res de tra­ba­jo. Me­di­das tan sen­ci­llas co­mo al­ma­ce­nar ca­da co­sa en el lu­gar ade­cua­do pue­de evi­tar di­fi­cul­tar el ac­ce­so y la vi­si­bi­li­dad de ex­tin­to­res, ac­ce­so a sa­li­das y vías de eva­cua­ción, en ca­so de ser ne­ce­sa­rias. Una co­rrec­ta ma­ni­pu­la­ción ma­nual de car­gas pue­de aho­rrar­nos le­sio­nes de es­pal­da por so­bre­es­fuer­zos mus­cu­la­res o le­sio­nes en los miem­bros su­pe­rio­res, co­mo que­ma­du­ras o cor­tes en ma­nos y de­dos. Es im­por­tan­te el uso de guan­tes de pro­tec­ción en el ma­ne­jo de car­gas con tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas, ya sea frío o ca­lor. Se de­ben evi­tar gi­ros brus­cos y man­te­ner las car­gas por en­ci­ma de los hom­bros du­ran­te tiem­po pro­lon­ga­do. La ro­pa y cal­za­do có­mo­dos son úti­les en ac­ti­vi­da­des que re­quie­ren una postura es­tá­ti­ca de pie en pe­río­dos lar­gos. Nues­tro sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar lo agra­de­ce­rá.

La ma­ni­pu­la­ción de ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas se ha de re­ser­var pa­ra el per­so­nal au­to­ri­za­do. Las que­ma­du­ras y le­sio­nes de un elec­tro­cu­ta­do son una ur­gen­cia mé­di­ca. Es pre­ci­so re­cor­dar que re­sul­ta ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­so el uso de agua fren­te a un fue­go de ori­gen eléc­tri­co y que no de­be ha­cer­se ja­más.

La im­pru­den­cia, por ex­ce­so de con­fian­za, de blo­quear las pro­tec­cio­nes en el ma­ne­jo de ma­qui­na­ria pe­sa­da o muy es­pe­cia­li­za­da, pue­de oca­sio­nar gra­ves ac­ci­den­tes con le­sio­nes, en mu­chas oca­sio­nes, irre­ver­si­bles. El uso de pro­duc­tos quí­mi­cos re­quie­re un pro­to­co­lo es­pe­cí­fi­co, que pre­ven­ga su in­ha­la­ción, in­ges­ta o sal­pi­ca­du­ras en piel y mu­co­sas. Exis­ten me­di­das pre­ven­ti­vas es­pe­cí­fi­cas en fun­ción del pues­to de tra­ba­jo desem­pe­ña­do en hos­te­le­ría. En las co­ci­nas se­rá ne­ce­sa­rio un equi­po de pro­tec­ción in­di­vi­dual que

in­clu­ya guan­tes an­ti­tér­mi­cos y de ma­lla así co­mo ga­fas y mas­ca­ri­llas que per­mi­tan un en­torno lim­pio y an­ti­sép­ti­co. En ba­res y co­me­do­res hay que pres­tar es­pe­cial im­por­tan­cia a la ma­ni­pu­la­ción de car­gas pe­sa­das, así co­mo al ma­ne­jo de re­si­duos y ba­su­ras. Pa­ra to­do ello exis­ten nor­mas de er­go­no­mía pos­tu­ral que de­ben es­tar a dis­po­si­ción de cual­quier tra­ba­ja­dor a tra­vés de los Ser­vi­cios de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va. Las ac­ti­vi­da­des de ca­rác­ter ad­mi­nis­tra­ti­vo en el mun­do de la hos­te­le­ría no que­dan tam­po­co exen­tas de le­sio­nes. Son ha­bi­tua­les las caí­das, los gol­pes con ob­je­tos en zo­nas de pa­so y los cua­dros de fa­ti­ga crónica por pos­tu­ras inade­cua­das, fa­ti­ga vi­sual, cer­vi­cal­gias y lum­bal­gias. Al tra­ba­ja­dor se le de­ben pro­por­cio­nar si­llas ade­cua­das pa­ra el ma­ne­jo, tan ha­bi­tual, de pan­ta­llas de or­de­na­dor. De­ben te­ner una ba­se re­gu­la­ble en al­tu­ra y un res­pal­do que pue­da mo­di­fi­car­se en in­cli­na­ción, con cin­co pun­tos de apo­yo con rue­das. Es­pe­cial in­te­rés des­pier­ta el evi­tar el con­tras­te en­tre la luz de la ven­ta­na y la pan­ta­lla de un or­de­na­dor.

El em­pre­sa­rio que a lo lar­go de es­te verano es­ti­mu­le la con­tra­ta­ción de­be pro­por­cio­nar for­ma­ción e ins­truc­cio­nes a ca­da uno en fun­ción de su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal. En Es­pa­ña, las co­sas se es­tán ha­cien­do bien, e in­clu­so me­jor que en al­gu­nos otros Es­ta­dos miem­bros de la Unión Eu­ro­pea. La Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de la Se­gu­ri­dad So­cial, se­gún re­so­lu­ción de 10 de abril de 2014, en­co­mien­da al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad e Hi­gie­ne en el Tra­ba­jo, la ges­tión de los ser­vi­cios de la Se­gu­ri­dad so­cial de­no­mi­na­dos Pre­ven­ción10.es y

Pre­ven­ción25.es. Se tra­ta de un con­jun­to de ser­vi­cios de ase­so­ra­mien­to a las em­pre­sas de has­ta 10 y 25 tra­ba­ja­do­res pa­ra fa­ci­li­tar el cum­pli­mien­to de sus obli­ga­cio­nes le­ga­les en Sa­lud La­bo­ral sin te­ner que re­cu­rrir a ter­ce­ros. El ser­vi­cio se es­truc­tu­ra en tres áreas fun­cio­na­les;

Eva­lúa-t, cu­yo ob­je­ti­vo es el es­ta­ble­ci­mien­to por la em­pre­sa del plan de pre­ven­ción, la eva­lua­ción de ries­gos y la pla­ni­fi­ca­ción de la ac­ti­vi­dad pre­ven­ti­va, así co­mo la adap­ta­ción de los ya exis­ten­tes.

Stop ries­gos la­bo­ra­les, con un ser­vi­cio te­le­fó­ni­co de asis­ten­cia y orien­ta­ción al em­pre­sa­rio y T-for­mas con un plan de for­ma­ción di­ri­gi­do al em­pre­sa­rio pa­ra que pue­da asu­mir per­so­nal­men­te la ges­tión de la pre­ven­ción de ries­gos la­bo­ra­les.

La he­rra­mien­ta Au­to­pre­vent fa­ci­li­ta al tra­ba­ja­dor au­tó­no­mo, sin em­plea­dos a su car­go, el ase­so­ra­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra el cum­pli­mien­to de sus de­be­res y obli­ga­cio­nes, en ma­te­ria de pre­ven­ción en Sa­lud. Te­ne­mos, pues, ra­zo­nes pa­ra ser op­ti­mis­tas. Ya se sa­be, quien co­no­ce bien el ca­mino, lle­ga sano a su des­tino. Y Es­pa­ña, en Sa­lud La­bo­ral, ya co­men­zó a ca­mi­nar.

GETTY

Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.