GLA­XO, EN APU­ROS: LA IN­VES­TI­GAN EN CHI­NA Y EU­RO­PA

La far­ma­céu­ti­ca bri­tá­ni­ca, con fuer­te pre­sen­cia en Es­pa­ña, es­tá sien­do in­ves­ti­ga­da en Reino Uni­do, Po­lo­nia, Irak y Chi­na por su­pues­tos so­bor­nos a fun­cio­na­rios pa­ra au­men­tar sus ven­tas

El Economista - Sanidad - - FARMACEUTI­CAS - ELE­CO­NO­MIS­TA

No es­tá sien­do el me­jor año pa­ra la far­ma­céu­ti­ca bri­tá­ni­ca Gla­xoS­mit­hK­li­ne (GSK). Gla­xo, con fuer­te pre­sen­cia en Es­pa­ña, es­tá sien­do in­ves­ti­ga­da en Reino Uni­do, Po­lo­nia, Irak y Chi­na por su­pues­tos so­bor­nos a fun­cio­na­rios pa­ra au­men­tar sus ven­tas. La úl­ti­ma aper­tu­ra de una in­ves­ti­ga­ción le ha lle­ga­do de su pro­pia ca­sa. La Ofi­ci­na bri­tá­ni­ca con­tra el Frau­de -SFO, sus si­glas en in­glés- ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción “so­bre las prác­ti­cas co­mer­cia­les de la far­ma­céu­ti­ca Gla­xoS­mit­hK­li­ne y sus sub­si­dia­rias”. Una de las ma­yo­res em­pre­sas del Reino Uni­do, que ya afron­ta acu­sa­cio­nes de so­borno en

va­rios paí­ses, in­di­có que “coope­ra­rá com­ple­ta­men­te” con ese or­ga­nis­mo, aun­que rehu­só pro­nun­ciar­se so­bre si es­ta in­ves­ti­ga­ción de la SFO tie­ne re­la­ción con al­gún in­ci­den­te es­pe­cí­fi­co. En un bre­ve co­mu­ni­ca­do, el gi­gan­te far­ma­céu­ti­co se­ña­ló que es­tá “com­pro­me­ti­do a ope­rar sus ne­go­cios aten­dien­do a los más al­tos es­tán­da­res éti­cos”, se­gún re­co­gió la agen­cia Efe.

Gla­xoS­mit­hK­li­ne (GSK) afron­ta tam­bién acu­sa­cio­nes si­mi­la­res en Po­lo­nia e Irak, y a co­mien­zos del mes de ma­yo las au­to­ri­da­des de Chi­na acu­sa­ron a va­rios de sus em­plea­dos de so­bor­nar a fun­cio­na­rios del Go­bierno y de hos­pi­ta­les pa­ra au­men­tar las ven­tas en ese país.

Si tras la pes­qui­sa de la SFO las acu­sa­cio­nes se de­mues­tran, GSK po­dría ha­ber vio­la­do tan­to la Ley de So­bor­nos bri­tá­ni­ca co­mo la Ley de Prác­ti­cas Co­rrup­tas Ex­tran­je­ras de EEUU, pues se con­si­de­ra ile­gal que las em­pre­sas con se­de bien en ese país o en el Reino Uni­do so­bor­nen a tra­ba­ja­do­res del Go­bierno en el ex­tran­je­ro, se­gún ha in­for­ma­do la BBC. La SFO se­ña­ló que agra­de­ce “los en­fo­ques que apor­te cual­quier per­so­na que po­sea in­for­ma­ción in­ter­na” en to­dos sus ca­sos, in­clu­yen­do és­te. El pa­sa­do abril un pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción emi­ti­do por la ca­de­na pú­bli­ca bri­tá­ni­ca BBC in­clu­yó el tes­ti­mo­nio de Ja­rek Wis­nie­wis­ki, ex­re­pre­sen­tan­te de ven­tas de GSK en la re­gión po­la­ca de Lodz, quien afir­mó que mé­di­cos de ese país ha­bían re­ci­bi­do pa­gos pa­ra pro­mo­ver un fár­ma­co fa­bri­ca­do por la em­pre­sa bri­tá­ni­ca Se­re­ti­de pa­ra tra­tar el as­ma. On­ce mé­di­cos y un ge­ren­te re­gio­nal de GSK fue­ron acu­sa­dos for­mal­men­te de su­pues­ta co­rrup­ción co­me­ti­da en­tre 2010 y 2012, se­gún re­ve­ló en­ton­ces el ci­ta­do ca­nal.

120 eu­ros por char­las inexis­ten­tes

Se­gún Wis­niews­ki, si bien las fac­tu­ras en­tre­ga­das a los mé­di­cos se ha­cían pa­sar por unos ser­vi­cios edu­ca­ti­vos, consistent­es en unas char­las a los pa­cien­tes so­bre las me­di­ci­nas, en reali­dad el ob­je­ti­vo era que se fir­ma­sen una can­ti­dad de re­ce­tas. Los in­ves­ti­ga­do­res en Lodz en­con­tra­ron do­cu­men­tos en­tre­ga­dos por GSK a los mé­di­cos re­la­cio­na­dos con es­tos su­pues­tos so­bor­nos en va­rios cen­tros sa­ni­ta­rios po­la­cos y no ha­lla­ron prue­bas de nin­gún ti­po de ser­vi­cio edu­ca­ti­vo.

Un por­ta­voz de la fis­ca­lía de Lodz se­ña­ló a la ca­de­na bri­tá­ni­ca que ha­lla­ron nu­me­ro­sas prue­bas de es­tos ca­sos. “A cam­bio de un be­ne­fi­cio fi­nan­cie­ro, los mé­di­cos fa­vo­re­cían el pro­duc­to pro­pues­to por la com­pa­ñía far­ma­céu­ti­ca y re­ce­ta­ban el fár­ma­co”, di­jo el por­ta­voz. Se­gún el pro­gra­ma, un mé­di­co ha ad­mi­ti­do ya es­te ca­so y di­jo que acep­tó 120 eu­ros por una char­la que ja­más con­ce­dió.

El pa­sa­do ju­lio, au­to­ri­da­des chi­nas anun­cia­ron que in­ves­ti­ga­ban a GSK, pes­qui­sa que lle­vó a la de­ten­ción de cua­tro eje­cu­ti­vos em­plea­dos de la mul­ti­na­cio­nal. Los di­rec­ti­vos fue­ron acu­sa­dos de ha­ber pa­ga­do mi­llo­nes de dó­la­res en so­bor­nos a hos­pi­ta­les, far­ma­céu­ti­cas y mé­di­cos pa­ra pro­mo­ver sus ven­tas en el gi­gan­te asiá­ti­co.

El per­so­nal de ven­tas de GSK, se­gún aque­lla acu­sa­ción, po­dría ha­ber es­ta­do so­bor­nan­do a mé­di­cos en el país orien­tal pa­ra que re­ce­ta­sen me­di­ca­men­tos de la com­pa­ñía, al me­nos en­tre 2004 y 2010, aun­que la em­pre­sa ase­gu­ró des­pués que no ha­bía en­con­tra­do nin­gu­na prue­ba.

BLOOMBERG

BLOOMBERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.