Cien años des­pués: se ne­ce­si­tan pe­dia­tras

El mo­de­lo pe­diá­tri­co español ha si­tua­do a nues­tro país en los pri­me­ros pues­tos de la aten­ción sa­ni­ta­ria in­fan­til mun­dial. Sin em­bar­go, es­te mo­de­lo pa­re­ce es­tar hoy en se­rio pe­li­gro de re­gre­sión. Ca­da vez hay me­nos es­pe­cia­lis­tas

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

Ac­tual­men­te en Es­pa­ña hay cer­ca de nue­ve mi­llo­nes de ni­ños y ado­les­cen­tes. Aun­que mu­chas ve­ces pre­ten­de­mos tra­tar­les co­mo adul­tos, clí­ni­ca­men­te no los son. Así se con­si­de­ró a fi­na­les del si­glo XIX cuan­do se ini­ció la especialid­ad de me­di­ci­na de los ni­ños. Hoy, des­de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría (AEP) se­gui­mos apos­tan­do por que el pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio que les atien­da dis­pon­ga de los co­no­ci­mien­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra res­pon­der a sus ne­ce­si­da­des en es­tas eta­pas de la vi­da.

Aho­ra que aca­ba­mos de ce­le­brar en Ma­drid el Con­gre­so Ex­tra­or­di­na­rio de AEP con mo­ti­vo del cen­te­na­rio del pri­mer con­gre­so de la especialid­ad, ca­be re­cor­dar que la pri­me­ra reunión de Pe­dia­tría, que tu­vo lu­gar en 1914, na­ció con el ob­je­ti­vo de com­par­tir co­no­ci­mien­tos so­bre las es­pe­ci­fi­ci­da­des de la sa­lud du­ran­te el desa­rro­llo fí­si­co y men­tal.

De la evo­lu­ción de la especialid­ad sur­gió el mo­de­lo pe­diá­tri­co español, que se ba­sa en el prin­ci­pio de que to­do ni­ño de­be ser aten­di­do por un pe­dia­tra en cual­quier ni­vel asis­ten­cial y que ha si­tua­do a nues­tro país en los pri­me­ros pues­tos de la aten­ción sa­ni­ta­ria in­fan­til mun­dial. Sin em­bar­go, la reali­dad es que es­te mo­de­lo pa­re­ce es­tar hoy en se­rio pe­li­gro de re­gre­sión.

Ca­da vez es más agu­do el dé­fi­cit de es­pe­cia­lis­tas pe­diá­tri­cos que pa­de­ce­mos: só­lo en aten­ción pri­ma­ria se pre­ci­san al­re­de­dor de 200. Es­ta si­tua­ción es es­pe­cial­men­te preo­cu­pan­te en las zo­nas ru­ra­les, don­de se es­ti­ma que tres de ca­da cin­co pla­zas es­tán ocu­pa­das por otros es­pe­cia­lis­tas. El des­cen­so del nú­me­ro de pla­zas de pe­dia­tría en las con­vo­ca­to­rias de em­pleo pú­bli­co, la co­ber­tu­ra de las ju­bi­la­cio­nes de pe­dia­tras con pro­fe­sio­na­les de adul­tos y la am­plia­ción de la edad pe­diá­tri­ca has­ta los 18 años sin un acom­pa­ña­mien­to de re­cur­sos son al­gu­nos de los mo­ti­vo que es­tán de­trás de es­te dé­fi­cit.

Lo real­men­te preo­cu­pan­te es que, de se­guir en es­ta lí­nea, las con­se­cuen­cias en el fu­tu­ro son cla­ras: los ni­ños re­ci­bi­rán una peor aten­ción sa­ni­ta­ria. Y tam­bién más ca­ra. Se­gún las con­clu­sio­nes de un es­tu­dio rea­li­za­do en la re­gión ita­lia­na de Mo­li­se du­ran­te los años 2007 y 2009, con 35.000 ni­ños de eda­des com­pren­di­das en­tre los 6 y los 16 años, los sis­te­mas sa­ni­ta­rios po­drían aho­rrar has­ta 6,5 mi­llo­nes de eu­ros si to­dos los ni­ños fue­ran aten­di­dos por pe­dia­tras de Aten­ción Pri­ma­ria y no por mé­di­cos de fa­mi­lia. Así, de acuer­do al mo­de­lo pe­diá­tri­co español, es­te aho­rro se­ría ma­yor en nues­tro país en la me­di­da en la que los ni­ños son aten­di­dos por pe­dia­tras des­de el na­ci­mien­to has­ta com­ple­tar su ado­les­cen­cia.

Sin du­da, es­ta si­tua­ción re­quie­re un aná­li­sis -con sus co­rres­pon­dien­te me­di­das- so­bre los re­cur­sos dis­po­ni­bles pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des sa­ni­ta­rias ac­tua­les y fu­tu­ras de nues­tra po­bla­ción in­fan­til y ado­les­cen­te. Por­que des­de ha­ce cien años, lo efi­cien­te en tér­mi­nos de sa­lud y tam­bién eco­nó­mi­cos, es que sean los pe­dia­tras quie­nes atien­dan a los ni­ños.

Prof. Se­ra­fín Má­la­ga Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.