DKV BLIN­DA A SUS CLIEN­TES FREN­TE A SUBIDAS ABU­SI­VAS

La ase­gu­ra­do­ra man­tie­ne su com­pro­mi­so de no apli­car al­zas in­dis­cri­mi­na­das en sus pó­li­zas, fren­te a la pe­na­li­za­ción de la edad o la en­fer­me­dad que apli­can otras ase­gu­ra­do­ras

El Economista - Sanidad - - SEGUROS - JUAN MAR­QUÉS

Car­ta en el bu­zón. Su ase­gu­ra­do­ra le comunica un in­cre­men­to de la cuo­ta de su pó­li­za mé­di­ca su­pe­rior al 100 por cien­to. ¿Ra­zo­nes? Al­ta si­nies­tra­li­dad del co­lec­ti­vo. La subida se pro­du­ce sin pre­vio avi­so ni tiem­po pa­ra dar­se de ba­ja, por lo que no que­da otra que de­vol­ver el re­ci­bo y can­ce­lar el con­tra­to por cam­bio en las con­di­cio­nes tras man­te­ner una an­ti­güe­dad de más de 10 años en la com­pa­ñía.

Es uno de los ca­sos re­co­gi­dos en los ex­pe­dien­tes abier­tos por la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Se­gu­ros y Fon­do de Pen­sio­nes por que­jas y re­cla­ma­cio­nes re­ci­bi­das de ase­gu­ra­dos, que po­nen en la dia­na las po­lí­ti­cas de can­ce­la­ción y renovación anual de los se­gu­ros en el ra­mo de asis­ten­cia sa­ni­ta­ria.

Aun­que los au­men­tos in­dis­cri­mi­na­dos de pri­mas no son ni mu­cho me­nos una prác­ti­ca ge­ne­ra­li­za­da ni nor­mal, sí es una op­ción po­si­ble pa­ra eli­mi­nar a clien­tes que re­sul­tan de­ma­sia­do one­ro­sos pa­ra las com­pa­ñías. En 2012, úl­ti­mo año pa­ra el que hay da­tos, la DGSFP re­ci­bió 866 re­cla­ma­cio­nes en el ra­mo de en­fer­me­dad y asis­ten­cia sa­ni­ta­ria, de las que 171 co­rres­pon­die­ron a la renovación anual del se­gu­ro y que afec­tan, so­bre to­do, a la pri­ma y a los co­pa­gos que de­be sa­tis­fa­cer el ase­gu­ra­do.

La Ley ase­gu­ra­do­ra no prohí­be es­te ti­po de in­cre­men­tos al fi­jar el prin­ci­pio de su­fi­cien­cia de la pri­ma, con el fin de per­mi­tir a la en­ti­dad ase­gu­ra­do­ra res­pon­der a sus obli­ga­cio­nes de­ri­va­das del con­tra­to de se­gu­ro y cons­ti­tuir pro­vi­sio­nes téc­ni­cas ade­cua­das.

Cons­cien­tes de es­ta reali­dad y pa­ra evi­tar sustos a sus clien­tes, al­gu­nas ase­gu­ra­do­ras co­mo DKV han ad­qui­ri­do un cla­ro com­pro­mi­so. La fi­lial es­pa­ño­la del gru­po Er­go fue la pri­me­ra en ga­ran­ti­zar por con­tra­to pó­li­zas de por vi­da al re­nun­ciar, a par­tir del ter­cer año, a su de­re­cho a can­ce­lar el con­tra­to con su clien­te, ex­tre­mo es­te que uti­li­zan al­gu­nas ase­gu­ra­do­ras cuan­do su clien­te al­can­za una de­ter­mi­na­da edad o arras­tra una en­fer­me­dad.

No de­pen­de de la en­fer­me­dad

DKV no se que­da ahí, sino que ade­más se com­pro­me­te a no mo­di­fi­car el pre­cio del se­gu­ro de for­ma in­di­vi­dual más allá del tra­mo de edad que le co­rres­pon­da y con la mis­ma ta­ri­fa que se apli­que en el ca­so de un nue­vo clien­te, ten­gan la en­fer­me­dad que ten­gan, co­mo se­ña­lan fuen­tes de la com­pa­ñía. Dos ga­ran­tías pa­ra evi­tar sor­pre­sas que no to­das las com­pa­ñías cum­plen. El con­se­je­ro de­le­ga­do de DKV, Jo­sep San­ta­creu, ha de­nun­cia­do re­cien­te­men­te que “per­so­nas que lle­van años ase­gu­ra­das se que­den sin su co­ber­tu­ra por­que se les ha­ga in­cre­men­tos que no son sos­te­ni­bles”.

M. R.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.