La im­por­tan­cia de la sa­lud de nues­tro sis­te­ma sa­ni­ta­rio

La Ley de ren­di­mien­tos de­cre­cien­tes nos ex­pli­ca que hay un pun­to de in­fle­xión en el que, aun­que si­ga au­men­tan­do el gas­to en sa­lud, no me­jo­ra­mos la es­pe­ran­za de vi­da de nues­tra po­bla­ción. Ejem­plo de ello es Es­ta­dos Uni­dos

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

Al igual que ocu­rre con las per­so­nas, ne­ce­si­ta­mos te­ner un sis­te­ma sa­ni­ta­rio sano, pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del mis­mo y pa­ra po­der aten­der la de­man­da de sa­lud de nues­tra po­bla­ción. Al con­tra­rio de lo que mu­cha gen­te pue­de creer, pa­ra go­zar de un buen sis­te­ma de sa­lud, no es ne­ce­sa­rio au­men­tar el gas­to de for­ma desor­bi­ta­da pues­to que ma­yor gas­to en sa­ni­dad, no im­pli­ca un au­men­to pro­por­cio­nal de la sa­lud de una po­bla­ción y así lo de­mues­tra la Ley de ren­di­mien­tos de­cre­cien­tes.

Es­ta ley nos ex­pli­ca que hay un pun­to de in­fle­xión en el que, aun­que si­ga au­men­tan­do el gas­to en sa­lud, no me­jo­ra­mos la es­pe­ran­za de vi­da de nues­tra po­bla­ción. Ejem­plo de ello es Es­ta­dos Uni­dos, que con un gas­to sa­ni­ta­rio del 17,7 por cien­to del PIB, su es­pe­ran­za de vi­da al na­cer no lle­ga a los 79 años, fren­te a paí­ses co­mo Es­pa­ña que con una de­di­ca­ción del 9,3 por cien­to del PIB a la sa­lud, te­ne­mos una es­pe­ran­za de vi­da al na­cer de 82,5 años.

Aun­que es­tos da­tos pa­rez­can buenos y pue­dan mos­trar apa­ren­te­men­te un sis­te­ma efi­cien­te, te­ne­mos otra se­rie de in­di­ca­do­res que de­be­rían ha­cer plan­tear­nos si de ver­dad es­ta­mos ges­tio­nan­do bien los re­cur­sos que in­ver­ti­mos en sa­lud. En pri­mer lu­gar y co­mo to­dos sa­be­mos, te­ne­mos un sis­te­ma sa­ni­ta­rio con unas in­fra­es­truc­tu­ras com­ple­ta­men­te orien­ta­das al pa­cien­te agu­do, mien­tras que nues­tro por­cen­ta­je de pa­cien­tes ma­yo­res de 65 años es cer­cano al 17 por cien­to de la po­bla­ción y las es­ti­ma­cio­nes pa­ra 2050 pre­vén que es­tos su­peren el 34 por cien­to de la po­bla­ción. Ade­más ac­tual­men­te y se­gún da­tos de la Fun­da­ción Eco­no­mía y Sa­lud, la cro­ni­ci­dad se lle­va el 75 por cien­to del gas­to sa­ni­ta­rio, con un 50 por cien­to de las es­tan­cias hos­pi­ta­la­rias.

De­ter­mi­na­dos es­tu­dios ha­blan de que el 25-50 por cien­to de los in­gre­sos de los pa­cien­tes cró­ni­cos son po­ten­cial­men­te evi­ta­bles. Ade­más, aun­que en Es­pa­ña te­ne­mos una es­pe­ran­za de vi­da su­pe­rior a la me­dia, la

es­pe­ran­za de vi­da en sa­lud se si­túa por de­ba­jo de la me­dia de los paí­ses de la OC­DE (Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co). Es de­cir, vi­vi­mos más años que nues­tros ve­ci­nos, pe­ro con peor sa­lud.

El en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, el au­men­to de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas, la in­tro­duc­ción de nue­vos fár­ma­cos, el avan­ce tec­no­ló­gi­co y los há­bi­tos de vi­da po­co sa­lu­da­bles, son al­gu­nos de los fac­to­res, que si no sa­be­mos ges­tio­nar, pue­den au­men­tar es­tre­pi­to­sa­men­te nues­tro gas­to sa­ni­ta­rio. De­ver, ba­sán­do­se en el mo­de­lo ex­pli­ca­ti­vo de los de­ter­mi­nan­tes de sa­lud de La­lon­de, es­ta­ble­ce una co­rre­la­ción de es­tos, con los re­cur­sos que in­ver­ti­mos en ca­da uno de ellos. Es­ti­ma que mien­tras es­ta­mos cen­tran­do el 90 por cien­to de nues­tro gas­to en sa­lud en el sis­te­ma sa­ni­ta­rio, es­te so­lo es res­pon­sa­ble de un 11 por cien­to de la con­tri­bu­ción a la re­duc­ción de la mor­ta­li­dad. Por otro la­do, so­lo in­ver­ti­mos un 1 por cien­to en la me­jo­ra de los es­ti­los de vi­da cuan­do es­tos tie­nen una con­tri­bu­ción a la re­duc­ción de la mor­ta­li­dad de un 43 por cien­to.

Sin du­da te­ne­mos que fo­men­tar el cam­bio de rumbo de nues­tro sis­te­ma gi­ran­do de un mo­de­lo de aten­ción de agu­dos ha­cia un mo­de­lo in­te­gral de sa­lud en el que se­pa­mos ges­tio­nar de for­ma efi­cien­te la de­man­da de re­cur­sos que ge­ne­ra­rán los pa­cien­tes cró­ni­cos. Un cam­bio de rumbo cen­tra­do en la pre­ven­ción de la en­fer­me­dad y la pro­mo­ción de la sa­lud. Un mo­de­lo en el que la in­cor­po­ra­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías su­pon­ga una opor­tu­ni­dad tan­to en la me­jo­ra de la sa­lud de la po­bla­ción co­mo en la ges­tión efi­cien­te de nues­tros re­cur­sos. Un mo­de­lo en el que in­dus­tria y Ad­mi­nis­tra­ción co­la­bo­ren pa­ra con­ti­nuar in­no­van­do en los nue­vos fár­ma­cos, tan im­por­tan­tes pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de nues­tra po­bla­ción, sin que es­to su­pon­ga un agu­je­ro en el pre­su­pues­to sa­ni­ta­rio.

Un mo­de­lo en el que in­tro­duz­ca­mos he­rra­mien­tas pa­ra que nues­tros pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios tien­dan a una au­to­ges­tión de los re­cur­sos uti­li­za­dos. Un mo­de­lo en el que lo me­jor del sis­te­ma, sus pro­fe­sio­na­les, es­tén mo­ti­va­dos y se pre­mie de for­ma ob­je­ti­va el tra­ba­jo in­con­di­cio­nal y el buen ha­cer de la ma­yo­ría de ellos.

Por lo tan­to, en un con­tex­to co­mo el ac­tual de cri­sis eco­nó­mi­ca, es de­ber de los pla­ni­fi­ca­do­res y los ges­to­res sa­ni­ta­rios, im­plan­tar pro­fun­das re­for­mas que per­mi­tan ha­cer una efi­cien­te dis­tri­bu­ción de re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Las cri­sis son opor­tu­ni­da­des pa­ra me­jo­rar lo que es­ta­mos ha­cien­do mal. Es­ta cri­sis nos ha ser­vi­do pa­ra dar­nos cuen­ta de las ame­na­zas a las que se en­fren­ta y se en­fren­ta­rá la sa­lud de nues­tro sis­te­ma sa­ni­ta­rio. Sea­mos va­lien­tes, to­da­vía te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de ins­tau­rar un tra­ta­mien­to pa­ra evi­tar que las ame­na­zas de nues­tro sis­te­ma pon­gan en pe­li­gro su sos­te­ni­bi­li­dad en el fu­tu­ro.

Die­go Ló­pez Pre­si­den­te de la aso­cia­ción Nue­va Ges­tión Sa­ni­ta­ria Nu­ge­san

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.