EL TA­LEN­TO SA­LU­DA­BLE

“To­dos creen que te­ner ta­len­to es cues­tión de suer­te; na­die pien­sa que la suer­te pue­de ser cues­tión de ta­len­to”. Lo di­jo Ja­cin­to Be­na­ven­te en 1914, y hoy en 2014 es más cier­to que nun­ca

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL -

Las gran­des eco­no­mías emer­gen­tes, des­de la re­gión de Asia-Pa­cí­fi­co, has­ta Áfri­ca y Su­da­mé­ri­ca, es­tán sien­do pun­to de aco­gi­da de gran­des pro­fe­sio­na­les pro­ce­den­tes de Oc­ci­den­te don­de el ta­len­to en lu­gar de pre­miar­se, pa­re­ce que se cas­ti­ga. A mo­do de ejem­plo, bas­ta en­cen­der la te­le­vi­sión y sin­to­ni­zar al­gún ca­nal que emi­te, bajo la pre­mi­sa de ser pro­gra­mas de en­tre­te­ni­mien­to, bo­chor­no­sos reali­ties don­de quien ai­rea a voz en gri­to su vi­da pri­va­da y la de otros, es a quien se le con­si­de­ra más lis­to y exi­to­so, sin mé­ri­to aca­dé­mi­co al­guno, pe­ro muy bien re­mu­ne­ra­do eco­nó­mi­ca­men­te. Qué pen­sa­rán los cien­tos de jó­ve­nes que al año se li­cen­cian en Periodismo y Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción. Aca­so su for­ma­ción no es lo su­fi­cien­te­men­te bue­na co­mo pa­ra que al­gún gran em­pre­sa­rio les otor­gue la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar un tra­ba­jo se­rio y ri­gu­ro­so. Y qué me di­cen de nues­tros jó­ve­nes bió­lo­gos, mé­di­cos, in­ge­nie­ros y cien­tí­fi­cos a quie­nes só­lo se les es­cu­cha en fo­ros in­ter­na­cio­na­les don­de tra­ba­jos pre­doc­to­ra­les o pe­que­ños y buenos pro­yec­tos tie­nen di­fu­sión y re­co­no­ci­mien­to. En Es­pa­ña es ne­ce­sa­rio des­cu­brir la cu­ra­ción de una en­fer­me­dad mor­tal y que se otor­gue el pre­mio No­bel por ello, pa­ra co­par por­ta­das y, con suer­te, al­gún pla­tó de te­le­vi­sión. Ab­so­lu­ta­men­te la­men­ta­ble y re­fle­jo de la fal­ta de va­lo­res que nos ro­dea. A na­die, pues, ha­brá de ex­tra­ñar que la sa­lud de es­tos pro­fe­sio­na­les se re­sien­ta y el desáni­mo y pro­ce­sos de­pre­si­vos co­mien­cen a emer­ger. El ta­len­to, sin du­da, tam­bién en­fer­ma. Se­gún las pre­vi­sio­nes más op­ti­mis­tas, la eco­no­mía es­pa­ño­la se irá for­ta­le­cien­do en los pró­xi­mos tri­mes­tres y se au­gu­ra que en el año 2014, por pri­me­ra vez va­mos a te­ner una ta­sa de cre­ci­mien­to re­la­ti­va­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va, por en­ci­ma del 1 por cien­to, y una re­duc­ción sus­tan­cial de la ta­sa de pa­ro. Si nues­tros po­lí­ti­cos es­tán ha­cien­do bien sus de­be­res, qui­zá ha lle­ga­do el mo­men­to de re­co­no­cer por par­te de los gran­des em­pre­sa­rios, que la fu­ga de ta­len­tos es un au­tén­ti­co pro­ble­ma de sa­lud. Fue­ra de nues­tras fron­te­ras ya se es­tán to­man­do me­di­das que cons­ti­tu­yen un buen ejem­plo a se­guir. Anual­men­te se reúne el gru­po Me­na pa­ra ana­li­zar la pres­ta­ción sa­ni­ta­ria, in­ver­sio­nes, fi­nan­zas y el fu­tu­ro del sec­tor sa­ni­ta­rio de Orien­te Me­dio y Áfri­ca sep­ten­trio­nal así co­mo pa­ra di­se­ñar ideas es­tra­té­gi­cas en sa­lud la­bo­ral. Se ha op­ta­do por di­se­ñar de­par­ta­men­tos de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va y So­cial. Son am­bi­cio­sas uni­da­des

aca­dé­mi­cas que con­tri­bu­yen a la for­ma­ción in­te­gral del ta­len­to hu­mano, la ge­ne­ra­ción de nue­vos co­no­ci­mien­tos y la pres­ta­ción de ser­vi­cios sa­ni­ta­rios a ni­vel in­di­vi­dual y fa­mi­liar.

Cuan­do un tra­ba­ja­dor se in­cor­po­ra por pri­me­ra vez co­mo pro­fe­sio­nal en una em­pre­sa, se le asig­na un coach per­so­nal. Evi­den­te­men­te la in­ver­sión eco­nó­mi­ca es muy ele­va­da pe­ro me­re­ce la pe­na re­fle­xio­nar so­bre ella. Un coach per­so­nal ayu­da­rá a iden­ti­fi­car y con­cre­tar los ob­je­ti­vos del nue­vo pues­to de tra­ba­jo, la cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal de la ins­ti­tu­ción, y los va­lo­res co­mu­nes de em­pre­sa y tra­ba­ja­dor. Se di­se­ñan me­ca­nis­mos pa­ra crear un cli­ma la­bo­ral es­ti­mu­lan­te en un con­tex­to en el que se pue­dan es­ta­ble­cer y fo­men­tar las re­la­cio­nes so­cia­les. Por ejem­plo, lle­var a ca­bo ac­ti­vi­da­des lú­di­cas co­mu­nes. Una de las par­tes fun­da­men­ta­les de es­tos pro­gra­mas de in­mer­sión es de­li­mi­tar el desa­rro­llo de la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y per­so­nal. Se ga­ran­ti­za por par­te de la em­pre­sa la po­si­bi­li­dad efec­ti­va de al­can­zar nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des.

El ta­len­to re­quie­re de cons­tan­tes re­tos pa­ra pro­gre­sar y la crea­ción de una cul­tu­ra de con­fian­za mú­tua con la or­ga­ni­za­ción.

En el ám­bi­to sa­ni­ta­rio, es­tas ini­cia­ti­vas van un pa­so más allá. La asis­ten­cia y pre­ven­ción se ofre­ce al tra­ba­ja­dor pe­ro tam­bién al cón­yu­ge y a fa­mi­lia­res di­rec­tos, de pri­mer gra­do; pa­dres e hi­jos. El ob­je­ti­vo es al­can­zar un equi­li­brio es­ta­ble y per­ma­nen­te en­tre la vi­da la­bo­ral y fa­mi­liar.

To­das es­tas ini­cia­ti­vas re­sul­tan idí­li­cas pe­ro no hay na­da de ma­lo en dar­las a co­no­cer. Quién sa­be si a mu­cha me­nor es­ca­la, al­guien de­ci­de pro­bar con ellas.

Lo que, des­gra­cia­da­men­te, sí es una reali­dad es que el ta­len­to de nues­tros me­jo­res pro­fe­sio­na­les se en­cuen­tra gra­ve­men­te en­fer­mo. Se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, ca­si el 60 por cien­to de las per­so­nas, que tra­ba­jan en pues­tos cua­li­fi­ca­dos se con­si­de­ran in­fra­va­lo­ra­das en sus ac­tua­les ac­ti­vi­da­des y se creen me­re­ce­do­ras de un as­cen­so pro­fe­sio­nal. De to­dos ellos, en­tre el 15 por cien­to y 20 por cien­to son diag­nos­ti­ca­das de al­gún ti­po de tras­torno de­pre­si­vo por par­te de los Ser­vi­cios de Me­di­ci­na La­bo­ral. Po­cos, me­nos del 5 por cien­to, son trastornos de­pre­si­vos gra­ves, que in­ca­pa­ci­tan por com­ple­to a quien los pa­de­ce y que le im­pi­den desen­vol­ver­se con nor­ma­li­dad en to­das sus ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria. La ma­yor par­te co­rres­pon­den a trastornos dis­tí­mi­cos, ca­rac­te­ri­za­dos por sín­to­mas, que pue­den du­rar dos o más años. Son pro­ce­sos me­nos gra­ves pe­ro, da­da su cro­ni­ci­dad, pro­du­cen un de­te­rio­ro im­por­tan­te en la vi­da so­cio­la­bo­ral de quien lo pa­de­ce. Mu­chos tra­ba­ja­do­res con un pro­ce­so de­pre­si­vo nun­ca buscan ayu­da mé­di­ca , lo que di­fie­re am­plia­men­te el diag­nós­ti­co y em­peo­ra el pro­nós­ti­co de re­cu­pe­ra­ción, pe­se a los tra­ta­mien­tos com­bi­na­dos de fár­ma­cos y psi­co­te­ra­pias.

Ha­ce po­co me­nos de una dé­ca­da y en el con­tex­to so­cial en el que se vi­vía, la prin­ci­pal cau­sa de de­pre­sión en re­la­ción con el tra­ba­jo era la so­bre­car­ga de res­pon­sa­bi­li­da­des, unas por de­ci­sión pro­pia y otras por cau­sas ex­ter­nas im­pues­tas. Hoy mu­chos de nues­tros ta­len­tos más jó­ve­nes an­he­lan es­ta so­bre­car­ga.

THINKSTOCK

Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca

THINKSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.