An­da­lu­cía y Ca­ta­lu­ña se echan al sec­tor en­ci­ma por apli­car más re­cor­tes que el Mi­nis­te­rio

Las dos co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas se sal­tan la po­lí­ti­ca uni­ta­ria del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad en ma­te­ria de fár­ma­cos y po­nen en mar­cha dos sis­te­mas pro­pios pa­ra apli­car re­cor­tes en los me­di­ca­men­tos

El Economista - Sanidad - - SANIDAD - AL­BER­TO VI­GA­RIO

Dos co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, An­da­lu­cía y Ca­ta­lu­ña, han de­ci­di­do sal­tar­se la po­lí­ti­ca far­ma­céu­ti­ca co­mún que mar­ca el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad so­bre la re­gu­la­ción del mer­ca­do far­ma­céu­ti­co. Los dos eje­cu­ti­vos au­tó­no­mi­cos han de­ci­di­do po­ner en mar­cha sus pro­pios sis­te­mas de com­pra, dis­pen­sa­ción y ac­ce­so a los me­di­ca­men­tos en sus far­ma­cias y hos­pi­ta­les. Y eso, que el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad in­tro­du­jo el pa­sa­do año un nue­vo ar­tícu­lo en la Ley del me­di­ca­men­to pa­ra fre­nar es­te ti­po de ini­cia­ti­vas.

En el ca­so an­da­luz, po­cas ve­ces la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos, mé­di­cos y aso­cia­cio­nes de pa­cien­tes han ido tan jun­tos a la ho­ra de de­nun­ciar una me­di­da en po­lí­ti­ca far­ma­céu­ti­ca im­pues­ta por un go­bierno re­gio­nal. El sec­tor sa­ni­ta­rio ha le­van­ta­do la voz con­tra la in­ten­ción de la Jun­ta de An­da­lu­cía de li­mi­tar la li­ber­tad de pres­crip­ción de los mé­di­cos en la elec­ción del me­di­ca­men­to en los hos­pi­ta­les pú­bli­cos de la re­gión.

Y es que el Ser­vi­cio An­da­luz de Sa­lud ha idea­do un nue­vo sis­te­ma de com­pra de fár­ma­cos, pa­ra ad­qui­rir so­la­men­te un me­di­ca­men­to pa­ra el tra­ta­mien­to de va­rias en­fer­me­da­des, mu­chas de ellas gra­ves, co­mo dis­tin­tos ti­pos de cán­cer. Pa­ra ello, la Jun­ta ha agru­pa­do a los fár­ma­cos, in­clu­so con dis­tin­to prin­ci­pio ac­ti­vo, en lo que ha lla­ma­do equi­va­len­tes te­ra­péu­ti­cos, de los que so­la­men­te com­pra­rá uno de ellos. El res­to de op­cio­nes te­ra­péu­ti­cas - pa­ra al me­nos 22 pa­to­lo­gías- no es­ta­rán dis­po­ni­bles en los hos­pi­ta­les an­da­lu­ces y los mé­di­cos no po­drán usar­lo en sus pa­cien­tes.

El plan ha si­do re­cu­rri­do an­te la jus­ti­cia por Far­main­dus­tria, va­rios la­bo­ra­to­rios a tí­tu­lo in­di­vi­dual, y di­ver­sas aso­cia­cio­nes de pa­cien­tes. Los lla­ma­dos equi­va­len­tes te­ra­péu­ti­cos no han en­con­tra­do des­de lue­go apo­yo en nin­gún re­co­do del sec­tor.

Des­de los la­bo­ra­to­rios, el di­rec­tor ge­ne­ral de Far­main­dus­tria, Hum­ber­to Ar­nés, acu­sa a la Ad­mi­nis­tra­ción an­da­lu­za de es­tar rea­li­zan­do de­cla­ra­cio­nes de equi­va­len­cia o de efi­ca­cia si­mi­lar en dis­tin­tos me­di­ca­men­tos “por ór­ga­nos sin com­pe­ten­cia y sin la ba­se cien­tí­fi­ca su­fi­cien­te”. En el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co -afir­ma- “las po­si­bles de­cla­ra­cio­nes de equi­va­len­cia te­ra­péu­ti­ca de dos me­di­ca­men­tos co­rres­pon­de­rían só­lo a la Agen­cia Es­pa­ño­la del Me­di­ca­men­to”.

Los mé­di­cos tam­bién han al­za­do la voz. La on­có­lo­ga Ro­cío Gar­cía-Car­bo­ne­ro, de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de On­co­lo­gía Mé­di­ca (Seom), ha ca­li­fi­ca­do la me­di­da de “dis­pa­ra­te y muy gra­ve”, ade­más de con­si­de­rar “una abe­rra­ción” to­mar la de­ci­sión “com­pa­ran­do só­lo el pre­cio en fár­ma­cos con­tra el cán­cer”.

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.