El éxi­to es­tá en el equi­po

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

En es­te tiem­po se­gui­mos le­yen­do y ha­blan­do en círcu­los pro­fe­sio­na­les e in­clu­so en nues­tros ho­ga­res de la re­ce­sión de la eco­no­mía y de la de­bi­li­dad de nues­tro mer­ca­do; pe­ro a pe­sar de ese en­dé­mi­co pe­si­mis­mo que abun­da en los ám­bi­tos em­pre­sa­ria­les y sin ne­gar la si­tua­ción de­li­ca­da de nues­tro país, sí po­de­mos co­men­tar que hay em­pre­sas con al­ta tec­no­lo­gía y con una ele­va­da in­ver­sión en I+D que apor­tan el su­fi­cien­te va­lor aña­di­do pa­ra que sus pro­duc­tos y ser­vi­cios sean con­si­de­ra­dos en el mer­ca­do glo­bal pues, nos gus­te o no, ese es el es­ce­na­rio don­de tra­mi­ta­mos y rea­li­za­mos la gran ma­yo­ría de las ope­ra­cio­nes em­pre­sa­ria­les en es­tos tiem­pos.

Pa­ra es­te año 2014, la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca ne­ce­si­ta mo­ver­se en un es­ce­na­rio es­ta­ble y creí­ble pa­ra que se­pa a qué ate­ner­se an­te las me­di­das que adop­te la Ad­mi­nis­tra­ción con el sec­tor, pues con la aus­te­ri­dad co­mo ban­de­ra y la con­ten­ción lle­ga­re­mos ape­nas a man­te­ner­la. El sec­tor ha to­ca­do fon­do y no pue­de asu­mir más re­cor­tes. Far­ma­lí­der, gra­cias a tra­ba­jar es­ta­ble­cien­do co­la­bo­ra­cio­nes con otras com­pa­ñías don­de se com­par­ten los ries­gos y los in­gre­sos a un 50 por cien­to, con­se­gui­re­mos un ade­cua­do cre­ci­mien­to pa­ra el pre­sen­te ejer­ci­cio y ase­gu­rar nues­tro fu­tu­ro co­mo com­pa­ñía, al tiem­po que nos per­mi­te des­cu­brir y es­tu­diar nue­vos mer­ca­dos.

La far­ma­céu­ti­ca cuen­ta con un equi­po cua­li­fi­ca­do, que gra­cias a su co­no­ci­mien­to es la cla­ve del cre­ci­mien­to y la con­so­li­da­ción de la com­pa­ñía, que de­di­ca un 30 por cien­to de su plan­ti­lla a in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de nue­vos pro­duc­tos. Só­lo a tra­vés de nues­tro es­fuer­zo pro­pi­cia­mos el ac­ce­so al co­no­ci­mien­to que nos dis­tin­gue de los de­más y nos da va­lor co­mo pro­yec­to de em­pre­sa. Lle­va­mos diez años de ex­pan­sión por el mun­do pa­ra lle­gar al ma­yor nú­me­ro po­si­ble de mer­ca­dos del glo­bo.

Pe­ro di­cho así, pa­re­ce que ha­ce­mos me­ro pro­se­li­tis­mo de nues­tra fir­ma, que cual­quier pu­ris­ta po­dría, y con ra­zón, cri­ti­car. ¿Pe­ro có­mo se­gui­mos cre­cien­do?, ¿có­mo con­so­li­da­mos nues­tra po­si­ción en el mer­ca­do? o ¿por qué mi­ra­mos al fu­tu­ro con op­ti­mis­mo? Las res­pues­tas a es­tas re­fle­xio­nes son bien fá­ci­les de ex­pli­car.

En la em­pre­sa mo­der­na y, en par­ti­cu­lar en la far­ma­céu­ti­ca, la elec­ción del equi­po y su ges­tión son ele­men­tos esen­cia­les en el éxi­to de su ope­ra­ti­vi­dad y en el lo­gro de ob­je­ti­vos en un mer­ca­do glo­ba­li­za­do. Pa­ra ello, nos ro­dea­mos de pro­fe­sio­na­les con un am­plio ba­ga­je en sus es­pe­cia­li­da­des, pa­ra au­nar es­fuer­zo y si­ner­gias que desa­rro­llen pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les con un al­to va­lor aña­di­do, que nos dis­tin­gue co­mo com­pa­ñía van­guar­dis­ta en su sec­tor; es de­cir: in­no­van­do pe­ro apro­ve­chan­do la ex­pe­rien­cia del equi­po;

pro­ban­do sin mie­do a la equi­vo­ca­ción o al fra­ca­so mo­men­tá­neo, fru­to del que sa­len re­for­za­das nue­vas ideas y for­mas de ac­tuar en el desa­rro­llo de la ges­tión y del pro­duc­to. Lo im­por­tan­te es coor­di­nar el ta­len­to pa­ra que flu­ya y no coar­tar­lo con mie­dos me­to­do­ló­gi­cos que li­mi­ten el al­can­ce de nues­tra me­ta y la con­se­cu­ción de unos re­sul­ta­dos acor­des con la in­ver­sión tan­to in­te­lec­tual co­mo tec­no­ló­gi­ca pa­ra con­se­guir­los.

Mu­chas ve­ces mis clien­tes me pre­gun­tan dón­de ra­di­ca la con­ti­nui­dad de mi ne­go­cio, den­tro de un con­tex­to lleno de di­fi­cul­ta­des, don­de el sec­tor far­ma­céu­ti­co si­guió ca­yen­do el pa­sa­do año, lo que man­tie­ne un ni­vel de in­cer­ti­dum­bre, es­pe­cial­men­te en el mer­ca­do na­cio­nal, que con­fir­ma la ne­ce­si­dad de se­guir bus­can­do in­ce­san­te­men­te la in­no­va­ción pa­ra que nos abra a nue­vos mer­ca­dos don­de bus­que­mos opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio que nos ha­gan cre­cer de for­ma regular y ase­gu­rar el equi­li­brio de nues­tro ne­go­cio y de nues­tra com­pa­ñía. Pe­ro no ol­vi­de­mos que in­no­va­ción, a ve­ces, va uni­do con fi­nan­cia­ción con el fin de se­guir man­te­nien­do es­te sec­tor tan pun­te­ro que ha ge­ne­ra­do em­pleo de ca­li­dad de for­ma tra­di­cio­nal.

En­ton­ces, ¿cuá­les son los fac­to­res de éxi­to en la ges­tión?, La pre­gun­ta exi­ge una re­fle­xión ade­cua­da a los pro­ble­mas dón­de de­sa­rro­lla­mos nues­tra ges­tión co­mo em­pre­sa­rios y co­mo in­ves­ti­ga­do­res, pues no ol­vi­de­mos que la com­bi­na­ción de am­bas for­mas se tra­du­ce en unos re­sul­ta­dos con éxi­to o con un in­ci­pien­te fra­ca­so.

Pa­re­ce con­tra­dic­to­rio ha­blar de fra­ca­so en la ges­tión de la em­pre­sa; pe­ro só­lo par­tien­do de có­mo pre­ve­nir­lo, nos ase­gu­ra­re­mos la con­se­cu­ción de nues­tras me­tas, por eso los ele­men­tos del éxi­to en nues­tra ges­tión de­pen­den de de­fi­nir con cla­ri­dad los si­guien­tes plan­tea­mien­tos:

1. For­mar un equi­po ges­tor con ta­len­to y ex­pe­rien­cia, sin mie­do a con­tras­tar ese ba­ga­je con la me­to­do­lo­gía y la fi­lo­so­fía de nues­tra com­pa­ñía.

2. Mo­ti­van­do la crea­ti­vi­dad en to­dos los pro­ce­sos de pro­duc­ción y desa­rro­llo del pro­duc­to.

3. Tra­ba­jo con ries­go de for­ma con­tro­la­da, sus­ten­ta­do en la ex­pe­rien­cia de mé­to­dos de I+D que prue­ban la con­se­cu­ción de re­sul­ta­dos creí­bles y rea­li­za­bles

4. Con la ge­ne­ra­ción de ideas que ayu­den a fo­men­tar nue­vas lí­neas de ac­tua­ción y desa­rro­llo pa­ra in­te­grar al equi­po en la con­se­cu­ción de un fin: pla­ni­fi­car, pro­du­cir y pre­sen­tar con acier­to los pro­duc­tos o ser­vi­cios ajus­ta­dos a la de­man­da real del mer­ca­do.

5. Búsqueda de fuen­tes de fi­nan­cia­ción crea­ti­vas, que apo­yen un desa­rro­llo van­guar­dis­ta que ge­ne­re un atrac­ti­vo ha­cia la fir­ma y cre­ci­mien­to en el mar­co em­pre­sa­rial.

6. El equi­po es la sus­ten­ta­ción de la com­pa­ñía en los pro­ce­sos crea­ti­vos y de ges­tión, de có­mo se ad­mi­nis­tre de­pen­de­rá en par­te el éxi­to de los pro­yec­tos de la fir­ma y la sa­tis­fac­ción de nues­tros co­la­bo­ra­do­res que de­ben per­ci­bir la in­te­gra­ción de su apor­ta­ción en una es­truc­tu­ra mo­der­na, sol­ven­te y, so­bre to­do, mo­ti­va­da por el fu­tu­ro.

Por úl­ti­mo y, sin dog­ma­ti­zar, apli­ca­mos con con­vic­ción a Far­ma­li­der el axio­ma de usar pe­ro no abu­sar, pues só­lo así con­se­gui­mos ade­cuar la ges­tión y el desa­rro­llo de la fir­ma a las ne­ce­si­da­des de ca­da mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.