Rein­ver­sión y cos­te de opor­tu­ni­dad en sa­ni­dad

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

La Ley Ge­ne­ral de Sa­ni­dad (LGS) afir­ma en su ar­tícu­lo 3.1. : “Los me­dios y ac­tua­cio­nes del sis­te­ma sa­ni­ta­rio es­ta­rán orien­ta­dos prio­ri­ta­ria­men­te a la pro­mo­ción de la sa­lud y a la pre­ven­ción de las en­fer­me­da­des”. Es­ta pre­vi­sión no de­be in­ter­pre­tar­se, sin em­bar­go, co­mo que el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud (SNS) ten­ga la obli­ga­ción de col­mar cual­quier de­man­da de aten­ción sa­ni­ta­ria, sino só­lo de pres­tar aque­llos ser­vi­cios que re­por­ten unos be­ne­fi­cios -unas ga­nan­cias de sa­lud- ra­zo­na­bles a la po­bla­ción. De lo an­te­rior se de­du­ce que to­das aque­llas tec­no­lo­gías sa­ni­ta­rias que no pro­por­cio­nen nin­gún be­ne­fi­cio o que lo ha­gan só­lo muy mar­gi­nal­men­te, bien por­que sean in­efi­ca­ces o inefec­ti­vas, in­ne­ce­sa­rias, inapro­pia­das o in­clu­so po­ten­cial­men­te per­ju­di­cia­les, no de­be­rían for­mar par­te de la car­te­ra de ser­vi­cios del SNS, sim­ple­men­te por­que no es­ta­rían obe­de­cien­do al pro­pó­si­to del diag­nós­ti­co, tra­ta­mien­to, reha­bi­li­ta­ción y pre­ven­ción de las en­fer­me­da­des. Ob­via­men­te es­ta con­clu­sión de al­can­ce sis­té­mi­co es de apli­ca­ción a to­dos los ni­ve­les de la ges­tión sa­ni­ta­ria, no só­lo a las de­ci­sio­nes de fi­nan­cia­ción pú­bli­ca de las pres­ta­cio­nes, sino tam­bién a las de­ci­sio­nes de dis­tri­bu­ción de re­cur­sos en­tre ser­vi­cios, cen­tros y ni­ve­les asis­ten­cia­les, así co­mo a la pro­pia prác­ti­ca clí­ni­ca.

Pe­ro in­clu­so la pres­ta­ción de ser­vi­cios sa­ni­ta­rios que sí son efec­ti­vos -que sí apor­tan va­lor clí­ni­co- no pue­de -ni de­beam­pliar­se in­de­fi­ni­da­men­te. No pue­de, por­que las ca­pa­ci­da­des del pre­su­pues­to pú­bli­co son inevi­ta­ble­men­te li­mi­ta­das, mien­tras que las ne­ce­si­da­des son vir­tual­men­te ili­mi­ta­das. Es de­cir, si bien los re­cur­sos pú­bli­cos no de­ben ges­tio­nar­se úni­ca­men­te aten­dien­do a cri­te­rios de efi­cien­cia y eco­no­mía -tam­bién de­ben res­pon­der a una asig­na­ción equi­ta­ti­va-, ha­cer un uso ine­fi­cien­te de ellos en­tra­ña un des­pil­fa­rro, ya que, por de­fi­ni­ción, po­drían te­ner un me­jor des­tino al­ter­na­ti­vo, ha­bi­da cuen­ta de que el pre­su­pues­to es fi­ni­to. Es es­ta fi­ni­tud la que con­fie­re sen­ti­do al con­cep­to de efi­cien­cia eco­nó­mi­ca o, lo que es lo mis­mo, al im­pe­ra­ti­vo de es­ta­ble­cer prio­ri­da­des en la asig­na­ción de los re­cur­sos dis­po­ni­bles.

Que la for­ma tra­di­cio­nal de dis­tri­buir los re­cur­sos sa­ni­ta­rios -co­mo el res­to de los me­dios pú­bli­cos por otra par­te- res­pon­da a un pa­trón his­tó­ri­co que pro­pen­de al in­cre­men­ta­lis­mo -“lo mis­mo que el año pa­sa­do más un po­co más”- ca­mu­fla el cos­te de opor­tu­ni­dad de no ha­cer un uso efi­cien­te de di­chos re­cur­sos. Di­cho cos­te de opor­tu­ni­dad -los be­ne­fi­cios que de­jan de ob­te­ner­se por las opor­tu­ni­da­des des­apro­ve­cha­das- se ha­ce pa­ten­te, no obs­tan­te, an­te una co­yun­tu­ra co­mo la ac­tual mar­ca­da por el desafío que re­pre­sen­ta pa­ra Es­pa­ña re­du­cir a más de la mi­tad su ci­fra de dé­fi­cit pú­bli­co en tér­mi­nos del PIB de aquí a 2016.

An­te el desafío de sos­te­ner o in­clu­so me­jo­rar el out­put sa­ni­ta­rio con me­nos re­cur­sos ca­ben va­rias al­ter­na­ti­vas; des­de re­cu­rrir a los ma­ni­dos re­cor­tes has­ta in­ten­tar evi­tar des­pil­fa­rros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.