En­tre­vis­ta a Al­ber­to Gi­mé­nez, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Eco­no­mía y Sa­lud

El Economista - Sanidad - - PORTADA - AL­BER­TO VI­GA­RIO

Al­ber­to Gi­mé­nez (Ali­can­te, 1954) es el pre­si­den­te de la Fun­da­ción Eco­no­mía y Sa­lud, un or­ga­nis­mo na­ci­do en 2012 con el ob­je­ti­vo de con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te en la pro­mo­ción de co­no­ci­mien­to so­bre la apor­ta­ción que la sa­lud ha­ce a la eco­no­mía y com­pe­ti­ti­vi­dad de Es­pa­ña. La or­ga­ni­za­ción, en la que se en­cuen­tran re­pre­sen­ta­dos pa­tro­nos y co­la­bo­ra­do­res de dis­tin­tos ám­bi­tos del sec­tor de la sa­lud y la eco­no­mía co­mo ban­cos, es­cue­las de ne­go­cio y em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das, bus­ca la me­jo­ra per­ma­nen­te de la eco­no­mía des­de el sec­tor de la sa­lud ba­sán­do­se en la me­jo­ra de la efi­cien­cia del sis­te­ma sa­ni­ta­rio y so­cial, la po­ten­cia­ción de la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da y el fo­men­to de la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de pro­duc­tos e in­no­va­cio­nes en sa­lud.

La Fun­da­ción na­ció con el ob­je­ti­vo de que la sa­ni­dad se vie­se co­mo una in­ver­sión en vez de co­mo un gas­to, ¿se ha con­se­gui­do avan­zar?

La Fundacion na­ció ha­ce 2 años con un ob­je­ti­vo muy cla­ro, im­pul­sar el co­no­ci­mien­to en la sociedad es­pa­ño­la en ge­ne­ral del va­lor es­tra­té­gi­co que tie­ne la sa­lud. La sa­lud nor­mal­men­te se en­tien­de co­mo un sec­tor de gas­to por lo cual en mo­men­tos de cri­sis eco­nó­mi­ca pien­sas en re­cor­tar es­ta par­ti­da, pe­ro si se en­tien­de co­mo un sec­tor de in­ver­sión bus­cas in­cen­ti­vos pa­ra im­pul­sar el ne­go­cio. Y ahí te­ne­mos un pro­ble­ma, por­que es­te es un

sec­tor de in­ver­sión, de ge­ne­ra­ción de em­pleo, de ri­que­za, de co­no­ci­mien­to tec­no­ló­gi­co y muy trans­ver­sal. Por tan­to en es­te mo­men­to en el que se re­plan­tean políticas pa­ra no vol­ver a re­pe­tir una cri­sis eco­nó­mi­ca, aquí te­ne­mos una gran opor­tu­ni­dad: cam­biar es­te mo­de­lo que nos per­mi­ta ser más sos­te­ni­ble y más efi­caz.

¿Hay ya pro­pues­tas con­cre­tas pa­ra es­te nue­vo mo­de­lo?

Des­de el fa­mo­so In­for­me Abril se vie­ne ha­blan­do de la ne­ce­si­dad de cam­biar el sis­te­ma pa­ra ha­cer­lo más efi­cien­te, pe­ro no ter­mi­na­mos de lle­var­lo a la prác­ti­ca. Y a ve­ces se ha equi­vo­ca­do la dis­cu­sión y ha­ce­mos un en­fren­ta­mien­to en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do. La Fun­da­ción no es­tá a fa­vor de lo pri­va­do por de­fi­ni­ción y a fa­vor de lo pú­bli­co. Lo que bus­ca­mos es un sis­te­ma efi­cien­te, eso es lo im­por­tan­te. Lue­go si lo ges­tio­na­mos de una ma­ne­ra pri­va­da o pú­bli­ca tie­ne su im­por­tan­cia, pe­ro no es la cues­tión cla­ve. Fi­nal­men­te to­da Eu­ro­pa ha­bla de una co­la­bo­ra­ción, don­de lo ideal es un 60/70 por cien­to de pú­bli­co y un 30/40 por cien­to de pri­va­do. Pe­ro eso no es lo pri­mor­dial pa­ra es­tar en la agen­da aho­ra. Lo im­por­tan­te es có­mo ha­ce­mos el sis­te­ma sos­te­ni­ble y có­mo lo ha­ce­mos efi­cien­te.

¿Y dón­de se va el di­ne­ro en sa­ni­dad prin­ci­pal­men­te?

Fun­da­men­tal­men­te en los en­fer­mos agu­dos, la con­va­le­cen­cia, los cró­ni­cos y los pa­lia­ti­vos en los úl­ti­mos años de su vi­da. Y en to­do es­to gas­ta­mos 100.000 mi­llo­nes de eu­ros al año, ca­si el 10 por cien­to del PIB. ¿Es mu­cho? Sí. ¿Po­de­mos re­cor­tar esa ci­fra? Sí. ¿Po­de­mos ha­cer­lo por la vía de su­pri­mir ser­vi­cios? Pues se­ría lo más fá­cil. Pe­ro hay un mar­gen por la vía de la efi­cien­cia sin ne­ce­si­dad de re­cor­tar ser­vi­cios. Si yo con­si­go ser más efi­cien­te, gas­ta­ré me­jor y no ten­dré que su­pri­mir ser­vi­cios. Y es que es­ta su­pre­sión es muy pe­li­gro­sa. Lo que hoy te aho­rras te va a ve­nir ma­ña­na. Lo que no atien­das hoy te en­tra ma­ña­na por la puer­ta de Ur­gen­cias. Te lo aho­rras a cor­to pla­zo y lo pa­gas des­pués.

Aún así, ¿te­ne­mos un buen sis­te­ma de sa­lud?

La OMS nos co­lo­ca en el pues­to 6 del mun­do en asis­ten­cia sa­ni­ta­ria. Po­de­mos sen­tir­nos or­gu­llo­sos de esa ci­fra, lo cual no sig­ni­fi­ca que ten­ga­mos mu­cho mar­gen de me­jo­ra. Es verdad que te­ne­mos una muy al­ta es­pe­ran­za de vi­da, en­tre los cua­tro pri­me­ros, pe­ro tam­bién es­ta­mos por de­ba­jo de la me­dia en la Ocde en ca­li­dad de vi­da en los úl­ti­mos años. ¿Có­mo es es­to? Por­que so­mos bue­nos en agu­dos pe­ro no so­mos bue­nos en el se­gui­mien­to y reha­bi­li­ta­ción. Y no so­mos bue­nos en el cró­ni­co. No te­ne­mos un buen sis­te­ma de asis­ten­cia al cró­ni­co. Y ese el cam­bio que te­ne­mos que ha­cer. Con es­te cam­bio de en­fo­que, del agu­do al cró­ni­co, po­de­mos me­jo­rar has­ta un 20 por cien­to la efi­cien­cia en el gas­to sa­ni­ta­rio sin re­cor­tar ser­vi­cios.

¿Có­mo se con­si­gue ese 20 por cien­to?

El 50 por cien­to de las ca­mas hos­pi­ta­la­rias es­tán ocu­pa­das por cró­ni­cos y en­fer­me­da­des de lar­ga du­ra­ción. Y el cos­te me­dio de la es­tan­cia en un hos­pi­tal es de 700/800 eu­ros por día cuan­do en un hos­pi­tal de me­dia es­tan­cia o reha­bli­ta­ción pue­den es­tar por me­nos de la mi­tad. Y lue­go te­ne­mos los ge­riá­tri­cos pa­ra per­so­nas de más de 75 años que tam­bién es­tán en­fer­mos. Hay que es­ta­ble­cer esa coor­di­na­ción. Cla­ro eso hay que ajus­tar­lo. Por un la­do so­bran ca­mas, co­mo en los hos­pi­ta­les de agu­dos y en el otro si­tio te­ne­mos ca­mas sin ocu­par. Es­to su­po­ne un ajus­te de los re­cur­sos hu­ma­nos, pe­ro es un tras­va­se de un lu­gar a otro.

¿Y es­to se ha­bla con Sa­ni­dad o con otro Mi­nis­te­rio?

A Sa­ni­dad evi­den­te­men­te es­to le con­ven­ce, pe­ro con quien hay que ha­blar es con Eco­no­mía y Ha­cien­da. Ha­cer­les ver que igual que hay que apo­yar a la in­dus­tria me­tá­li­ca y del au­to­mó­vil hay que apo­yar es­te sis­te­ma. Es un sec­tor eco­nó­mi­co y es­tra­té­gi­co

¿Cuál es el prin­ci­pal pro­ble­ma pa­ra adop­tar es­te mo­de­lo?

Es un cam­bio de cul­tu­ra. Exis­te una des­con­fian­za his­tó­ri­ca en­tre el mun­do de la sa­ni­dad y el mun­do de lo so­cio­sa­ni­ta­rio y la de­pen­den­cia por una fal­ta de co­mu­ni­ca­ción. Hay que ge­ne­rar es­ta con­fian­za en to­dos los pro­fe­sio­na­les de am­bos la­dos.

Van a ce­le­brar un fo­ro de ex­per­tos pa­ra debatir es­tas ideas...

Sí, la idea es re­unir a cien ex­per­tos de la eco­no­mía y la sa­lud, los pró­xi­mos 30 y 31 de oc­tu­bre en Ma­drid en un fo­ro internacio­nal. En­ten­de­mos que pa­ra la de­fen­sa del sis­te­ma de sa­lud, exis­ten unos con­di­cio­nan­tes in­dis­pen­sa­bles que de­ben lle­var­se a ca­bo co­mo es el po­ten­cial de una vi­sión in­te­gra­do­ra, ob­je­ti­vi­dad en el aná­li­sis y en las pro­pues­tas, cohe­ren­cia y prag­ma­tis­mo. Si a to­dos es­tos fac­to­res, aña­di­mos 100 de los me­jo­res ta­len­tos del sec­tor, nos en­con­tra­mos con un pro­yec­to to­tal­men­te in­no­va­dor y de mu­cha tras­cen­den­cia. Esas 100 me­di­das las pu­bli­ca­re­mos pos­te­rior­men­te en un ma­nual, con idea de que pue­dan ser de apli­ca­ción rá­pi­da.

E. SENRA

AL­BER­TO GI­MÉ­NEZ Pre­si­den­te de la Fun­da­ción Eco­no­mía y Sa­lud

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.