Los mé­di­cos ame­na­zan con ti­rar la toa­lla

Los sin­di­ca­tos ma­yo­ri­ta­rios de fa­cul­ta­ti­vos y en­fer­me­ros ins­tan al Go­bierno a “res­ti­tuir las per­di­das y cu­brir to­das las pla­zas va­can­tes”, an­te el de­te­rio­ro de sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les que ape­nas se ve­rán ali­via­das en los pre­su­pues­tos de 2015

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - JUAN MAR­QUÉS

El po­der ad­qui­si­ti­vo de mé­di­cos y en­fer­me­ros se ha re­du­ci­do un 30 por cien­to des­de el año 2010

De­vo­lu­ción de la cuar­ta par­te de la pa­ga ex­tra­or­di­na­ria de 2012, subida de la ta­sa de re­po­si­ción de em­plea­dos pú­bli­cos en la sa­ni­dad del 10 al 50 por cien­to y nue­va con­ge­la­ción sa­la­rial. Las nue­vas me­di­das anun­cia­das por el Go­bierno en el pro­yec­to de Ley de pre­su­pues­tos del año que vie­ne no só­lo son in­su­fi­cien­tes, sino que pro­fun­di­zan un año más en el de­te­rio­ro de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios.

El ma­les­tar tan­to de mé­di­cos co­mo en­fer­me­ros es cre­cien­te a pe­sar de las me­jo­ras in­tro­du­ci­das en las pró­xi­mas cuen­tas que ni mu­cho me­nos sir­ven pa­ra re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do. Y es que el ba­lan­ce de los úl­ti­mos años es con­tun­den­te. El po­der ad­qui­si­ti­vo de los dos gran­des co­lec­ti­vos de la sa­ni­dad se ha re­du­ci­do así una me­dia del 30 por cien­to des­de 2010, mien­tras que su jor­na­da ha au­men­ta­do en 2,5 ho­ras se­ma­na­les. A la con­ge­la­ción sa­la­rial, que se pro­lon­ga­rá du­ran­te 2015, las nó­mi­nas de los mé­di­cos han su­fri­do una ba­ja­da del 8-9 por cien­to, ade­más de la su­pre­sión de la pa­ga ex­tra de di­ciem­bre de 2012. Mu­chos ser­vi­cios re­gio­na­les de sa­lud han apro­ve­cha­do tam­bién pa­ra apli­car re­cor­tes su­ple­men­ta­rios en el va­lor de la ho­ra de guar­dia, con­ge­la­ción cuan­do no re­cor­te a la mi­tad del com­ple­men­to de ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y su­pre­sión de una o más guar­dias a la se­ma­na co­mo re­sul­ta­do del in­cre­men­to de la jor­na­da la­bo­ral.

Más que una de­va­lua­ción sa­la­rial, co­mo pre­go­na el Go­bierno, la sa­ni­dad es­pa­ño­la ha su­fri­do un re­cor­te sa­la­rial en to­da re­gla que ha per­mi­ti­do a las re­gio­nes asear sus dé­fi­cits. La Or­ga­ni­za­ción Internacio­nal del Tra­ba­jo cer­ti­fi­có es­ta reali­dad el lu­nes pa­sa­do al se­ña­lar a los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios co­mo los más afec­ta­dos en la eco­no­mía es­pa­ño­la por los re­cor­tes sa­la­ria­les en­tre 2011 y 2013. En to­tal, la re­ba­ja de los sa­la­rios al­can­zó el 4,2 por cien­to du­ran­te el pe­rio­do. Des­de 2010, los gas­tos en per­so­nal re­co­gi­dos en el úl­ti­mo pre­su­pues­to au­to­nó­mi­co de 2014 han su­fri­do una re­ba­ja del 7,85 por cien­to. Y du­ran­te los dos úl­ti­mos años, en­tre enero de 2012 y enero de 2014, las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas han eli­mi­na­do más de 19.000 em­pleos en ins­ti­tu­cio­nes sa­ni­ta­rias del SNS.

A la vis­ta de es­tos da­tos, el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo de Cesm -el sin­di­ca­to mé­di­co ma­yo­ri­ta­rio- ha pe­di­do al Eje­cu­ti­vo “res­ti­tuir las per­di­das y cu­brir to­das las pla­zas va­can­tes”, per­mi­tién­do­se tam­bién re­cor­dar que si los mé­di­cos “ti­ra­mos la toa­lla y de­ci­di­mos no ha­cer mu­cho más de lo que es nues­tra obli­ga­ción, el SNS pue­de con­ver­tir­se en in­sos­te­ni­ble de un día pa­ra otro”.

Fi­nal­men­te, las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas po­drán re­em­pla­zar la mi­tad de las va­can­tes en 2015. In­su­fi­cien­te en to­do ca­so pa­ra re­po­ner las plan­ti­llas y ali­viar su car­ga asis­ten­cial.

Y es que los pro­fe­sio­na­les se han vis­to obli­ga­dos a re­do­blar sus es­fuer­zos de­bi­do al in­cre­men­to de la jor­na­da la­bo­ral, la ca­si to­tal des­apa­ri­ción de las sus­ti­tu­cio­nes y a la ta­sa de re­po­si­ción del 10 por cien­to vi­gen­te has­ta aho­ra. To­do ello se ha tra­du­ci­do en un des­gas­te pro­fe­sio­nal y un em­peo­ra­mien­to de la ca­li­dad de la pres­ta­ción sa­ni­ta­ria que re­ci­ben los ciu­da­da­nos. El in­cre­men­to de las lis­tas de es­pe­ra qui­rúr­gi­cas y diag­nós­ti­cas es su se­ñal más vi­si­ble. El tiem­po me­dio en lis­ta de es­pe­ra qui­rúr­gi­ca ha subido así de 76 días en ju­nio de 2012 a 98 en di­ciem­bre de 2013.

Es­pe­cial­men­te preo­cu­pan­te es en el ca­so de la en­fer­me­ría. El Sin­di­ca­to de En­fer­me­ría Sat­se pi­de pre­fe­ren­cia a la ho­ra de re­po­ner em­plea­dos pú­bli­cos con el fin de in­cre­men­tar las plan­ti­llas de pro­fe­sio­na­les de en­fer­me­ría por es­tar “gra­ve­men­te in­fra­do­ta­das en nues­tro país”. Y es que Es­pa­ña se en­cuen­tra a la co­la de Eu­ro­pa en nú­me­ro de en­fer­me­ros por ha­bi­tan­te, con 5,5 sa­ni­ta­rios por ca­da mil ha­bi­tan­tes, fren­te a la me­dia eu­ro­pea que es de 9,4, se­gún da­tos de la OCDE.

El diag­nós­ti­co tan­to de mé­di­cos co­mo en­fer­me­ros es­tá cla­ro: las plan­ti­llas de los hos­pi­ta­les, cen­tros de sa­lud o ur­gen­cias es­tán “ba­jo mí­ni­mos”, se­gún Cesm. No se cu­bren la gran ma­yo­ría de las ju­bi­la­cio­nes, mu­chos con­tra­tos de even­tua­les no se han re­no­va­do y mu­chos de los que se man­tie­nen lo ha­cen al 75 o 50 por cien­to de la jor­na­da, pe­ro ca­si siem­pre con la mis­ma agen­da: “Me­nos jor­na­da, me­nos suel­do pe­ro los mis­mos pa­cien­tes, el mis­mo tra­ba­jo y en me­nos tiem­po”, se la­men­tan los ga­le­nos.

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.