La aten­ción do­mi­ci­lia­ria, un ne­go­cio al al­za

La sa­ni­dad pri­va­da pi­de pa­so pa­ra cu­brir las la­gu­nas de la de­pen­den­cia. Ase­gu­ra­do­ras, mu­tuas, gru­pos de ser­vi­cios o far­ma­cias cie­rran acuer­dos pa­ra pres­tar ser­vi­cios so­cio­sa­ni­ta­rios a do­mi­ci­lio

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - JUAN MAR­QUÉS

Los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios a do­mi­ci­lio se­rá un mer­ca­do de 2.500 mi­llo­nes de eu­ros

El nue­vo Pac­to so­cio­sa­ni­ta­rio que pro­me­te el Go­bierno no aca­ba de ce­rrar­se y son nu­me­ro­sos los agen­tes sa­ni­ta­rios pri­va­dos que pi­den pa­so pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des sa­ni­ta­rias y so­cia­les de­ri­va­das del en­ve­je­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, la de­pen­den­cia y la cro­ni­ci­dad de en­fer­me­da­des. En jue­go, hay un mer­ca­do en con­ti­nuo cre­ci­mien­to que al­can­zó los 10.233 mi­llo­nes de eu­ros en 2012. Es la ci­fra de gas­to en cui­da­dos de lar­ga du­ra­ción del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud, que su­po­ne el 10,7 por cien­to del gas­to sa­ni­ta­rio to­tal. Es­te des­em­bol­so se re­par­tió en­tre los 6.612 mi­llo­nes de eu­ros que fi­nan­cia el sec­tor pú­bli­co y los 3.621 mi­llo­nes del sec­tor pri­va­do, se­gún el Sis­te­ma de Cuen­tas de Sa­lud. En­tre otros ser­vi­cios, in­clu­ye los cui­da­dos sa­ni­ta­rios que re­ci­ben las per­so­nas de­pen­dien­tes y los cui­da­dos per­so­na­les ne­ce­sa­rios pa­ra desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des bá­si­cas de la vi­da dia­ria. Uno de ca­da cua­tro eu­ros des­ti­na­dos a la aten­ción de lar­ga du­ra­ción se in­vir­tió en aten­ción do­mi­ci­lia­ria. En to­tal, 2.527 mi­llo­nes de eu­ros en­tre gas­to pú­bli­co y pri­va­do. Se tra­ta de la par­ti­da que ha ex­pe­ri­men­ta­do la ta­sa anual me­dia de cre­ci­mien­to más ele­va­da, con un 6,6 por cien­to en el pe­rio­do 2008-2012.

Los far­ma­céu­ti­cos son uno de los co­lec­ti­vos pro­fe­sio­na­les más in­tere­sa­dos en pres­tar ser­vi­cios co­mo los sis­te­mas per­so­na­li­za­dos de do­si­fi­ca­ción pa­ra me­jo­rar la ad­he­ren­cia a los tra­ta­mien­tos de pa­cien­tes po­li­me­di­ca­dos, así co­mo te­le­asis­ten­cia o asis­ten­cia do­mi­ci­lia­ria a per­so­nas de­pen­dien­tes, en­tre otros mu­chos ser­vi­cios asis­ten­cia­les que po­co a po­co es­tán po­nien­do en mar­cha los co­le­gios far­ma­céu­ti­cos me­dian­te acuer­do o con­cier­tos fir­ma­dos con sus res­pec­ti­vas con­se­je­rías de Sa­ni­dad. El Pro­gra­ma de Aten­ción Do­mi­ci­lia­ria del País Vas­co es uno de los más avan­za­dos. Una de ca­da tres far­ma­cias par­ti­ci­pa pa­ra pres­tar aten­ción a 500 pa­cien­tes en sus ca­sas gra­cias a un acuer­do con los co­le­gios far­ma­céu­ti­cos ini­cia­do en 2009. Otras cor­po­ra­cio­nes far­ma­céu­ti­cas, ca­so de Va­len­cia y Ma­drid, tam­bién es­tu­dian tam­bién es­ta po­si­bi­li­dad.

Nue­va car­te­ra de ser­vi­cios

De mo­men­to, se tra­ta de ini­cia­ti­vas pun­tua­les. Ha­ce aho­ra fal­ta, co­mo se­ña­la Ju­lio Sán­chez Fie­rro, vi­ce­pre­si­den­te del Co­mi­té Ase­sor del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, “un nue­vo mar­co le­gal que re­gu­le el con­te­ni­do de su nue­va car­te­ra de ser­vi­cios, su ré­gi­men re­tri­bu­ti­vo o el su­mi­nis­tro de me­di­ca­men­tos a cen­tros pa­ra per­so­nas ma­yo­res y de­pen­dien­tes o a do­mi­ci­lio”. Es­ta fue una de las con­clu­sio­nes al­can­za­das por los ex­per­tos du­ran­te el en­cuen­tro

“El es­pa­cio so­cio­sa­ni­ta­rio y los nue­vos ser­vi­cios de la far­ma­cia co­mu­ni­ta­ria”, que or­ga­ni­zó el Gru­po Co­fa­res en la Uimp de San­tan­der.

Las far­ma­cias no son las úni­cas in­tere­sa­das. Otros gru­pos y em­pre­sas sa­ni­ta­rias ha­ce tiem­po que ofre­cen es­tos ser­vi­cios. Es el ca­so de la em­pre­sa de ser­vi­cios Eu­len. El gru­po pres­ta ya aten­ción a en­fer­mos cró­ni­cos en su do­mi­ci­lio me­dian­te te­le­asis­ten­cia y te­le­me­di­ci­na en Ma­drid y Mé­xi­co, en­tre otros ser­vi­cios mé­di­cos y de en­fer­me­ría a do­mi­ci­lio que in­clu­yen la de­tec­ción de riesgos y pre­ven­ción. En to­tal, aten­dió en 2013 a 142.000 per­so­nas pa­ra fac­tu­rar 164,2 mi­llo­nes de eu­ros, ma­yo­ri­ta­ria­men­te en el sec­tor pú­bli­co, con una plan­ti­lla de 8.762 tra­ba­ja­do­res, se­gún ex­pli­có .

SAR­qua­vi­tae es otro gru­po es­pe­cia­li­za­do en ser­vi­cios so­cia­les y sa­ni­ta­rios. Al­can­za a 100.000 do­mi­ci­lios y dis­po­ne de 136 cen­tros so­cio­sa­ni­ta­rios en Es­pa­ña, de los que 53 son so­cio­sa­ni­ta­rios y 60 cen­tros y hos­pi­ta­les de día. En to­tal, atien­de a más de 200.000 per­so­nas -17.000 usua­rios de te­le­asis­ten­cia y 12.600 de ser­vi­cios de ayu­da a do­mi­ci­lio- y ofre­ce 11.000 pla­zas re­si­den­cia­les.

El ob­je­ti­vo de coor­di­nar la aten­ción so­cio­sa­ni­ta­ria, una aten­ción in­ter­me­dia en­tre el hos­pi­tal y la aten­ción pri­ma­ria, es aho­rrar re­cur­sos hos­pi­ta­la­rios, ade­más de re­du­cir las re­caí­das y re­in­gre­sos de los pa­cien­tes, ex­pli­ca Jo­sep Pas­cual To­rra­ma­dé, di­rec­tor téc­ni­co asis­ten­cial de la em­pre­sa ca­ta­la­na.

A fal­ta del im­pul­so pú­bli­co, el sec­tor pri­va­do es­tá tam­bién ce­rran­do pac­tos y acuer­dos pa­ra res­pon­der a las nue­vas ne­ce­si­da­des. Es el ca­so de Ri­be­ra Sa­lud con el Co­le­gio de Far­ma­céu­ti­cos de Va­len­cia o del pro­gra­ma de pre­ven­ción en ries­go car­dio­vas­cu­lar lan­za­do por la Mu­tua Ge­ne­ral de Ca­ta­lu­ña en co­la­bo­ra­ción con el Co­le­gio Ofi­cial de Far­ma­céu­ti­cos de Bar­ce­lo­na. Gra­cias a es­te acuer­do, sus mu­tua­lis­tas del ba­rrió de Sa­rriá pue­den acu­dir a las far­ma­cias del dis­tri­to pa­ra so­me­ter­se a prue­bas de iden­ti­fi­ca­ción de fac­to­res de RCV y es­tra­ti­fi­car los riesgos de pa­de­cer en­fer­me­da­des fu­tu­ras.

Son con­tri­bu­cio­nes pri­va­das ne­ce­sa­rias an­te el re­tro­ce­so que la aten­ción de la de­pen­den­cia ha su­fri­do du­ran­te los úl­ti­mos años por fal­ta de fon­dos y el im­pa­ra­ble en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción es­pa­ño­la. La ci­fra to­tal de per­so­nas aten­di­das as­cien­de así en es­tos mo­men­tos a 724.483 per­so­nas, cuan­do en di­ciem­bre de 2011 las per­so­nas aten­di­das eran 738.587. Una si­tua­ción que po­co pue­de cam­biar ya que los pre­su­pues­tos pa­ra de­pen­den­cia del pró­xi­mo año se­gui­rán es­tan­ca­dos en los 1.177 mi­llo­nes de eu­ros, un 0,04 por cien­to más que es­te año, se­gún el an­te­pro­yec­to de Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do. Es­tas res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias obli­gan a Go­bierno y co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas a trans­for­mar el ac­tual mo­de­lo en un sis­te­ma más cen­tra­do en los cui­da­dos de lar­ga du­ra­ción y crear un nue­vo mar­co le­gal que am­pa­re la pres­ta­ción, por ejem­plo, de ser­vi­cios far­ma­céu­ti­cos a do­mi­ci­lio.

A jui­cio de los ex­per­tos reuni­dos por Co­fa­res en las jor­na­das de San­tan­der, fal­ta por re­gu­lar el con­te­ni­do y las ca­rac­te­rís­ti­cas de la nue­va car­te­ra de ser­vi­cios far­ma­céu­ti­cos en aten­ción so­cio­sa­ni­ta­ria que pue­de in­cor­po­rar los sis­te­mas per­so­na­li­za­dos de do­si­fi­ca­ción, el se­gui­mien­to far­ma­co­te­ra­péu­ti­co, el fo­men­to de la ad­he­ren­cia al tra­ta­mien­to pres­cri­to, la mo­ni­to­ri­za­ción de de­ter­mi­na­dos pa­rá­me­tros, la te­le­asis­ten­cia, el con­se­jo nu­tri­cio­nal y die­té­ti­co o la asis­ten­cia do­mi­ci­lia­ria, en­tre otros. Es­ta re­gu­la­ción de­be fi­jar la vin­cu­la­ción de es­ta car­te­ra de ser­vi­cios al Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud y tam­bién al de Aten­ción a la De­pen­den­cia, ade­más de fi­jar el ré­gi­men re­tri­bu­ti­vo pa­ra las far­ma­cias.

G. RO­DRÍ­GUEZ

Cen­tro mé­di­co de Sa­ni­tas.

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.