Los otros cos­tes del ic­tus

En Eu­ro­pa, el cos­te del ic­tus su­po­ne una me­dia de en­tre 20.000 y 30.000 eu­ros el pri­mer año tras el even­to. Sin em­bar­go, es­tán muy po­co es­tu­dia­dos to­da­vía los cos­tes aso­cia­dos a los años de vi­da ac­ti­va la­bo­ral per­di­dos

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Luis Gan­goi­ti Di­rec­tor Mé­di­co del Ins­ti­tu­to de Reha­bi­li­ta­ción Neu­ro­ló­gi­ca Neu­roMa­drid

El ic­tus es la cau­sa más im­por­tan­te de dis­ca­pa­ci­dad a lar­go pla­zo en el adul­to. A los seis me­ses de ha­ber su­fri­do un ic­tus, el 26,1 por cien­to de los pa­cien­tes ha fa­lle­ci­do y, en­tre los su­per­vi­vien­tes, más del 44 por cientp que­da con una de­pen­den­cia fun­cio­nal. Se­gún da­tos de la Encuesta so­bre Dis­ca­pa­ci­da­des, De­fi­cien­cias y Es­ta­do de Sa­lud del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE), en Es­pa­ña exis­ten 811.746 ma­yo­res de 65 años con una de­pen­den­cia cau­sa­da por ic­tus, lo que su­po­ne el 73 por cien­to de los de­pen­dien­tes to­ta­les en Es­pa­ña.

Exis­ten es­tu­dios que cal­cu­lan los cos­tes sa­ni­ta­rios di­rec­tos, ge­ne­ral­men­te en la fa­se agu­da del ic­tus. Es­tos cos­tes son fun­da­men­tal­men­te hos­pi­ta­la­rios, y en ellos se en­glo­ban las com­ple­jas téc­ni­cas que hay que em­plear en el diag­nós­ti­co y en el tra­ta­mien­to del ic­tus. En Eu­ro­pa, su­po­ne una me­dia de en­tre 20.000 y 30.000 eu­ros el pri­mer año tras el even­to. Sin em­bar­go, es­tán muy po­co es­tu­dia­dos los cos­tes aso­cia­dos a los años de vi­da ac­ti­va la­bo­ral per­di­dos, de­bi­do a la edad en la que el ic­tus es más pre­va­ler­te -a par­tir de los 60 años- y a la co­mor­bi­li­dad de es­tos pa­cien­tes, que fre­cuen­te­men­te pa­de­cen otras en­fer­me­da­des co­mo dia­be­tes, car­dio­pa­tía e hi­per­ten­sión ar­te­rial.

En las fa­ses cró­ni­cas, los sis­te­mas for­ma­les -sa­ni­ta­rios y so­cia­les- par­ti­ci­pan de una for­ma mi­no­ri­ta­ria en los cui­da­dos con­ti­nua­dos de las per­so­nas que han su­fri­do ic­tus y que son to­tal o par­cial­men­te de­pen­dien­tes. Se­gún da­tos del INE re­co­gi­dos en un estudio en 2008i, se iden­ti­fi­can ca­si 130.000 pa­cien­tes que tie­nen una per­so­na a su cui­da­do tras un ic­tus. El nú­me­ro de cui­da­do­res in­for­ma­les, que no re­ci­ben pres­ta­ción mo­ne­ta­ria por sus ser­vi­cios, se es­ti­ma en ca­si 115.000.

En la ma­yor par­te de los ca­sos, la pres­ta­ción de es­tos cui­da­dos se rea­li­za por par­te de la fa­mi­lia, los ami­gos, los ve­ci­nos u otras per­so­nas que no re­ci­ben nin­gu­na con­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca por la ayu­da que pro­por­cio­nan. Tra­di­cio­nal­men­te, es­te sis­te­ma no re­mu­ne­ra­do de cui­da­dos es­tá ba­sa­do en las re­la­cio­nes de amis­tad o pa­ren­tes­co, y sue­le in­ter­pre­tar­se co­mo un re­cur­so ca­ren­te de va­lor; al rea­li­zar­se en el ám­bi­to de la vi­vien­da fa­mi­liar, se asu­me co­mo par­te de las de­no­mi­na­das ta­reas do­més­ti­cas, aso­cián­do­se con un de­ter­mi­na­do rol de gé­ne­ro que afec­ta fun­da­men­tal­men­te a las mu­je­res.

Es­te sis­te­ma in­vi­si­ble de aten­ción a la de­pen­den­cia com­pli­ca el aná­li­sis pro­fe­sio­nal de sus cos­tes, ya que ape­nas hay es­tu­dios en la li­te­ra­tu­ra mé­di­ca que cal­cu­len el tiem­po de cui­da­do in­for­mal y su cos­te en los pa­cien­tes con ic­tus. En nues­tro país, un estudio del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC), li­de­ra­do por la ca­te­drá­ti­ca de So­cio­lo­gía Ma­ría Án­ge­les Du­rán, ci­fra en un 80 por cien­to los pa­cien­tes de ic­tus con se­cue­las gra­ves o se­ve­ras que re­quie­ren ayu­da pa­ra rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des de la vi­da co­ti­dia­na. En es­te sen­ti­do, es­tos pa­cien­tes no pue­den que­dar­se so­los más de una

o dos ho­ras al día. De es­ta ma­ne­ra, los cui­da­do­res prin­ci­pa­les tie­nen que tras­la­dar­se al do­mi­ci­lio del en­fer­mo o bien aco­ger­lo en su pro­pio ho­gar. En mu­chas oca­sio­nes, de­be aban­do­nar par­cial o to­tal­men­te su em­pleo.

Ade­más, es­te cui­da­dor ter­mi­na su­frien­do un ago­ta­mien­to fí­si­co y psi­co­ló­gi­co má­xi­mo por­que se re­du­ce su tiem­po de des­can­so. Es­ta si­tua­ción, de­no­mi­na­da sín­dro­me de

so­bre­car­ga del cui­da­dor, con­clu­ye con un ter­cio de los mis­mos ba­jo tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co y psi­quiá­tri­co por an­sie­dad y de­pre­sión.

En 2005, la Re­vis­ta de Neu­ro­lo­gía pu­bli­có un estudio so­bre los cos­tes de la en­fer­me­dad ce­re­bro­vas­cu­lar, ad­ju­di­can­do los cos­tes de los cui­da­dos in­for­ma­les en pa­cien­tes con una de­pen­den­cia gra­ve y es­ti­mán­do­los en 24.000 eu­ros por año.

En re­su­men, el im­pac­to so­cial del ic­tus es muy im­por­tan­te por las te­rri­bles li­mi­ta­cio­nes pa­ra los pa­cien­tes en tér­mi­nos de de­pen­den­cia, in­ca­pa­ci­dad fun­cio­nal y re­duc­ción en la ca­li­dad de vi­da, y pa­ra sus fa­mi­lia­res por la ne­ce­si­dad de cui­da­do in­for­mal y las pér­di­das so­cio-eco­nó­mi­cas que ge­ne­ra. La car­ga eco­nó­mi­ca, fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca que so­por­ta el cui­da­dor des­bor­da cual­quier cálcu­lo eco­nó­mi­co y de­be ser es­tu­dia­da y tra­ta­da ur­gen­te­men­te de mo­do ade­cua­do.

La me­jor al­ter­na­ti­va, una vez se ha pro­du­ci­do el ic­tus, es tra­tar de mi­ni­mi­zar sus con­se­cuen­cias. Por ello, en el Ins­ti­tu­to Neu­roMa­drid pre­ten­de­mos ser par­te de la so­lu­ción y no del pro­ble­ma, uti­li­zan­do la neu­ro­rreha­bi­li­ta­ción co­mo pro­ce­so ac­ti­vo en el que el uso com­bi­na­do de me­di­das mé­di­cas te­ra­péu­ti­cas, so­cia­les, psi­co­ló­gi­cas, edu­ca­ti­vas y vo­ca­cio­na­les es­tán orien­ta­das a re­cu­pe­rar y/o com­pen­sar las ca­pa­ci­da­des fun­cio­na­les al­te­ra­das, me­jo­rar la au­to­no­mía per­so­nal del da­ño ce­re­bral y, de es­te mo­do, con­se­guir la me­jor in­te­gra­ción fa­mi­liar, so­cio­eco­nó­mi­ca, escolar y la­bo­ral del le­sio­na­do y de su en­torno, con el fin de me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da.

En los úl­ti­mos años, los avan­ces en el ám­bi­to de la neu­ro­rreha­bi­li­ta­ción han ve­ni­do de la mano de las nue­vas tec­no­lo­gías, lo que ha abier­to una puer­ta a la me­jo­ra de téc­ni­cas ya exis­ten­tes y ha per­mi­ti­do el desa­rro­llo de otras más in­no­va­do­ras. Des­ta­can, por ejem­plo, las téc­ni­cas apli­ca­das al reapren­di­za­je mo­tor orien­ta­do a ta­reas es­pe­cí­fi­cas, que re­quie­ren vol­ver a en­se­ñar al pa­cien­te es­tra­te­gias efi­ca­ces pa­ra con­se­guir mo­vi­mien­tos fun­cio­na­les adap­ta­dos al en­torno.

Asi­mis­mo, la uti­li­za­ción de la in­for­má­ti­ca y no­ve­do­sas tec­no­lo­gías ha brin­da­do nue­vas po­si­bi­li­da­des de ac­ción, prin­ci­pal­men­te pa­ra la reha­bi­li­ta­ción neu­ro­psi­co­ló­gi­ca o lo­go­pé­di­ca, la uti­li­za­ción de es­ti­mu­la­ción eléc­tri­ca fun­cio­nal o la reali­dad vir­tual, ade­más de téc­ni­cas de neu­ro­es­ti­mu­la­ción, co­mo la es­ti­mu­la­ción mag­né­ti­ca trans­cra­neal re­pe­ti­ti­va (TMS) y neu­ro­mo­du­la­ción, que pro­du­cen in­cre­men­tos en la ac­ti­vi­dad ce­re­bral en áreas le­sio­na­das, ofre­cien­do pro­me­te­do­ras vías pa­ra la re­or­ga­ni­za­ción ce­re­bral, pre­sen­tes só­lo en cen­tros avan­za­dos y mo­no­grá­fi­cos de tra­ta­mien­to neu­ro­rreha­bi­li­ta­dor.

Por to­do ello, se en­tien­de fá­cil­men­te que la neu­ro­rreha­bi­li­ta­ción es un pro­ce­di­mien­to mul­ti­dis­ci­pli­nar que re­quie­re al­ta es­pe­cia­li­za­ción, cu­ya efi­ca­cia es­tá vin­cu­la­da a la pre­co­ci­dad en el ini­cio del tra­ta­mien­to y que de­be rea­li­zar­se en cen­tros es­pe­cí­fi­cos de má­xi­ma cua­li­fi­ca­ción, con ex­pe­rien­cia, tec­no­lo­gía y tu­te­la neu­ro­ló­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.