País de cor­to­pla­cis­tas, tam­bién en sa­lud men­tal

La OMS cal­cu­la en que 2020 de to­das las en­fer­me­da­des mé­di­cas se­rá la de­pre­sión la que ma­yor car­ga pro­duz­ca en la sociedad y que en­tre las 10 en­fer­me­da­des con ma­yor car­ga en paí­ses desa­rro­lla­dos cin­co de ellas se­rán del ce­re­bro

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Cel­so Aran­go Di­rec­tor de la Cá­te­dra de Psi­qua­tría In­fan­til Fun­da­ción Alicia Ko­plo­witz-UCM

No es una cues­tión de per­cep­ción sub­je­ti­va o per­so­nal, es una evi­den­cia cons­ta­ta­ble: la ce­ni­cien­ta de la me­di­ci­na es la sa­lud men­tal. Los da­tos de­mues­tran que la pre­va­len­cia de los tras­tor­nos men­ta­les es su­pe­rior a la de los tras­tor­nos car­dio­vas­cu­la­res, on­co­ló­gi­cos o me­ta­bó­li­cos -ej. Dia­be­tes-. De he­cho una de ca­da cua­tro per­so­nas en Eu­ro­pa ten­drá un tras­torno men­tal a lo lar­go de la vi­da y uno de ca­da cin­co ni­ños o ado­les­cen­tes ten­drá un tras­torno men­tal an­tes de cum­plir la ma­yo­ría de edad. Pe­ro no es só­lo la pre­va­len­cia o el nú­me­ro de per­so­nas afec­tas, es la car­ga aso­cia­da a la en­fer­me­dad -su­fri­mien­to per­so­nal, fa­mi­liar, mer­ma del fun­cio­na­mien­to nor­mal- lo que tam­bién las si­túa en un lu­gar muy des­ta­ca­do. La OMS cal­cu­la en que 2020 de to­das las en­fer­me­da­des mé­di­cas se­rá la de­pre­sión la que ma­yor car­ga pro­duz­ca en la sociedad y que en­tre las 10 en­fer­me­da­des con ma­yor car­ga en paí­ses desa­rro­lla­dos cin­co de ellas se­rán en­fer­me­da­des del ce­re­bro. De to­do es­to se ha­bla po­co, por mu­chos mo­ti­vos. Mo­ti­vos que tie­nen que ver con el es­tig­ma, la ver­güen­za, que tie­nen que ver con la per­cep­ción que se tie­ne de que son en­fer­me­da­des que no ma­tan -per­cep­ción fal­sa, co­mo mu­chas: las per­so­nas con es­qui­zo­fre­nia vi­ven de pro­me­dio 20 años me­nos que la po­bla­ción ge­ne­ral, el sui­ci­dio es la se­gun­da cau­sa de muerte en los ado­les­cen­tes-.

De lo que aún se ha­bla me­nos es del cos­te tan­gi­ble que es­tas en­fer­me­da­des tie­nen pa­ra nues­tra sociedad. Si­ga­mos con la evi­den­cia de los nú­me­ros cru­dos. Las en­fer­me­da­des del ce­re­bro, so­bre to­do las men­ta­les, le cues­tan a la Unión Eu­ro­pea 797.700 mi­llo­nes de eu­ros al año. La fal­ta de ini­cia­ti­vas en­ca­mi­na­das a dis­mi­nuir es­te cos­te a tra­vés de me­di­das pre­ven­ti­vas y de pro­mo­ción de la sa­lud no tie­nen que ver con que no ten­ga­mos la su­fi­cien­te evi­den­cia de que los tras­tor­nos men­ta­les se pue­den pre­ve­nir. Ade­más, mu­chas de las me­di­das pro­ba­das han de­mos­tra­do ser efi­cien­tes ade­más de efec­ti­vas y han re­du­ci­do el cos­te aso­cia­do a los tras­tor­nos men­ta­les de una ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va. El pro­ble­ma es que por un la­do es di­fí­cil ven­der a los vo­tan­tes esa re­duc­ción del cos­te, so­bre to­do cuan­do esa re­duc­ción tie­ne lu­gar en tiem­pos que son de­fi­ni­ti­va­men­te más lar­gos que los cua­tro años en los que ten­drán lu­gar las pró­xi­mas elec­cio­nes, lo que re­du­ce sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el ren­di­mien­to po­lí­ti­co de las me­di­das. En­fer­me­da­des co­mo el in­far­to de mio­car­dio o cán­cer de ma­ma ma­tan mu­chas ve­ces en esos cua­tro años en­tre elec­cio­nes y aun­que me­nos pre­va­len­tes, dis­ca­pa­ci­tan­tes mien­tras du­ran y cos­to­sas en tér­mi­nos glo­ba­les, son más fá­cil­men­te ca­pi­ta­li­za­bles en su ren­di­mien­to po­lí­ti­co.

A pe­sar de ello al­go es­tá cam­bian­do en el mun­do co­mo tu­vi­mos opor­tu­ni­dad de com­pro­bar en el úl­ti­mo con­gre­so

mun­dial de psi­quia­tría que tu­vo lu­gar en Ma­drid es­te mes de sep­tiem­bre. Paí­ses co­mo Ca­na­dá, In­gla­te­rra, Reino Uni­do, Aus­tra­lia han apos­ta­do de­fi­ni­ti­va­men­te por in­ver­tir en la pro­mo­ción y pre­ven­ción en sa­lud men­tal. En to­dos es­tos paí­ses hay cam­pa­ñas (reales) con pre­su­pues­to (real) de­di­ca­das a pre­ve­nir los fac­to­res de ries­go y au­men­tar los fac­to­res de pro­tec­ción aso­cia­dos con los tras­tor­nos men­ta­les. En Es­pa­ña de­di­ca­mos el tiem­po a ha­cer con­sen­sos, es­tra­te­gias, guías que aca­ban siem­pre en el ca­jón del ol­vi­do y que sir­ven so­lo pa­ra man­te­ner la qui­me­ra de la ilu­sión de los ilu­sos que creen que van a ser­vir pa­ra al­go. Te­ne­mos de­tec­ta­do el pro­ble­ma y com­pro­ba­da la so­lu­ción, pa­ra qué per­der­nos en ini­cia­ti­vas -ba­ra­tas eso sí, e in­clu­so a ve­ces de­co­ra­ti­vas- es­pú­reas.

Al igual que su­ce­de con la ma­yo­ría del res­to de las en­fer­me­da­des mé­di­cas -cán­cer de pul­món, in­far­to ce­re­bral, in­far­to de mio­car­dio- hay ven­ta­nas te­ra­péu­ti­cas don­de las in­ter­ven­cio­nes pre­ven­ti­vas son efi­ca­ces. Por ejem­plo de­jar de fu­mar a los 25 o a los 50 no tie­ne efec­to en tér­mi­nos de mor­bi­li­dad. En psi­quia­tría esa ven­ta­na te­ra­péu­ti­ca es­tá cla­ra­men­te si­tua­da en la in­fan­cia tem­pra­na. De he­cho más del 70 por cien­to de to­dos los tras­tor­nos men­ta­les es­tán re­la­cio­na­dos con ma­du­ra­cio­nes anor­ma­les del ce­re­bro y aun­que mu­chas ve­ces se diag­nos­ti­quen tar­de, en la edad adul­ta, se ma­ni­fies­tan ini­cial­men­te en la in­fan­cia y ado­les­cen­cia. Pro­gra­mas de en­tre­na­mien­to pa­ren­tal, de re­duc­ción del abu­so escolar, de re­duc­ción mal­tra­to in­fan­til o de se­gui­mien­to de pa­dres con tras­torno men­tal gra­ve, son cla­ros ejem­plos de in­ter­ven­cio­nes que han de­mos­tra­do re­du­cir los tras­tor­nos men­ta­les a lo lar­go de la vi­da. Vol­va­mos a los fríos nú­me­ros: los cos­tes aso­cia­dos con el mal­tra­to in­fan­til son su­pe­rio­res a los de ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res o dia­be­tes me­lli­tus. Es­te ve­rano tu­vi­mos tam­bién la opor­tu­ni­dad de dis­cu­tir en El Es­co­rial, en un cur­so que or­ga­ni­za la Cá­te­dra de Psi­quia­tría in­fan­til de la Fun­da­ción Alicia Ko­plo­witz-UCM, la po­si­bi­li­dad de im­plan­tar los pro­gra­mas que han de­mos­tra­do ser efi­cien­tes en nues­tro sis­te­ma. Pu­di­mos evi­den­ciar que el pro­ble­ma fun­da­men­tal es de vo­lun­tad y de fal­ta de va­len­tía pa­ra ini­ciar pro­gra­mas que den su fru­to a me­dio pla­zo, aun­que con­si­gan una sociedad fu­tu­ra más sa­na men­tal­men­te -y más prós­pe­ra-.

Paí­ses co­mo Reino Uni­do, con una po­lí­ti­ca sa­ni­ta­ria guia­da en la evi­den­cia más que en la opor­tu­ni­dad, con un cen­tro de ex­ce­len­cia sa­ni­ta­ria y de cui­da­dos (Ni­ce) en el que son los téc­ni­cos los que guían la po­lí­ti­ca sa­ni­ta­ria, de­ci­die­ron ha­ce más de 10 años in­ver­tir una im­por­tan­te can­ti­dad de di­ne­ro en dis­po­si­ti­vos es­pe­cí­fi­cos pa­ra jó­ve­nes con un tras­torno psi­có­ti­co. El Lon­don School of Eco­no­mics aca­ba de pu­bli­car que los ni­ños y ado­les­cen­tes tra­ta­dos en es­tos dis­po­si­ti­vos han aho­rra­do al sis­te­ma na­cio­nal de sa­lud del Reino Uni­do 4814 li­bras ca­da uno. El nú­me­ro me­nor de hos­pi­ta­li­za­cio­nes, las ma­yo­res ta­sas de re­cu­pe­ra­ción y fun­cio­na­mien­to ex­pli­can es­tos nú­me­ros. Ex­ce­len­te ejem­plo de có­mo aho­rrar di­ne­ro me­jo­ran­do la ca­li­dad de los ser­vi­cios.

A nues­tros po­lí­ti­cos les re­co­mien­do la lec­tu­ra de don Juan de Pa­la­fox y Men­do­za que es­cri­bió ha­ce ya cua­tro si­glos Los reinos que se go­bier­nan con remedios y no con pre­ven­cio­nes, van al desas­tre. A los po­lí­ti­cos que ade­más son mé­di­cos les re­co­mien­do la re­lec­tu­ra de Hi­pó­cra­tes que di­jo, mu­cho an­tes aún, que la pre­ven­ción es me­jor que la cu­ra. Lo que no sa­bía­mos an­tes era que en sa­lud men­tal se pue­de ha­cer pre­ven­ción, és­ta es efec­ti­va y efi­cien­te. Y aho­ra que lo sa­be­mos ¿qué?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.