BA­JAS LA­BO­RA­LES DE LOS MÉ­DI­COS, ¿QUIÉN SE HA­CE CAR­GO?

Los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios son los más vul­ne­ra­bles a los ac­ci­den­tes, pe­ro ¿quién pro­te­ge a los que pro­te­gen?

El Economista - Sanidad - - SEGUROS -

La ac­tua­li­dad res­pec­to a los ac­ci­den­tes de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios arro­ja ci­fras na­da sa­tis­fac­to­rias. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas pu­bli­ca­das por el Mi­nis­te­rio de Em­pleo y Se­gu­ri­dad So­cial, de cie­rre de 2013, el nú­me­ro de ac­ci­den­tes en el sec­tor as­cien­de a 26.814, de los cua­les 19.955 se pro­du­je­ron du­ran­te la jor­na­da y 6.859 en el lla­ma­do in iti­ne­re, el pe­rio­do en el que el tra­ba­ja­dor se des­pla­za des­de su do­mi­ci­lio al pues­to de tra­ba­jo y vi­ce­ver­sa. La ci­fra su­po­ne un in­cre­men­to del 10 por cien­to (2.662 ca­sos) res­pec­to al da­to de 2012 y au­pa ne­ga­ti­va­men­te al sec­tor sa­ni­ta­rio al pri­mer pues­to del ran­king de ac­ci­den­tes la­bo­ra­les.

Los da­tos son su­fi­cien­te­men­te gra­ves, má­xi­me si se le aña­de los cam­bios nor­ma­ti­vos pro­du­ci­dos en los úl­ti­mos años, que es­tán te­nien­do una re­per­cu­sión di­rec­ta en el día a día de mu­chos pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios que ven có­mo la pro­tec­ción so­cial del Es­ta­do mer­ma ca­da vez más. Una de las me­di­das que más di­rec­ta­men­te afec­ta al co­lec­ti­vo de mé­di­cos y del res­to de pro­fe­sio­na­les que desem­pe­ñan su la­bor pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca fue la apro­ba­ción del RD 20/2012. En vir­tud del mis­mo, se es­ta­ble­ció una re­duc­ción de pres­ta­cio­nes por In­ca­pa­ci­dad Tem­po­ral pa­ra con­tin­gen­cias co­mu­nes de los em­plea­dos pú­bli­cos. En es­te sen­ti­do, la nor­ma­ti­va es­ta­ble­ce, con ca­rác­ter ge­ne­ral, que los com­ple­men­tos re­tri­bu­ti­vos per­ci­bi­dos du­ran­te la ba­ja se li­mi­ten al 50 por cien­to du­ran­te los tres pri­me­ros días y al 75 por cien­to des­de el cuar­to y has­ta el vi­gé­si­mo. En con­se­cuen­cia, los pri­me­ros días de ba­ja la­bo­ral, por ejem­plo de un fa­cul­ta­ti­vo que tra­ba­je en un hos­pi­tal pú­bli­co, su­pon­drán una mer­ma im­por­tan­te en sus in­gre­sos has­ta el día 21º tras la ba­ja.

En el ca­so de los pro­fe­sio­na­les au­tó­no­mos la si­tua­ción se com­pli­ca al dar­se de ba­ja en la me­di­da que, a la dis­mi­nu­ción de los in­gre­sos se le unen los gas­tos fi­jos que han de se­guir so­por­tan­do -gas­tos tan­to de per­so­nal co­mo de su­mi­nis­tros-, en el ca­so de las clí­ni­cas pri­va­das.

Es por ello, que es­te per­fil pro­fe­sio­nal sue­le ser más cons­cien­te de que pue­de per­der mu­cho más que un tra­ba­ja­dor por cuen­ta aje­na en ca­so de ne­ce­si­tar una ba­ja. No só­lo pierden in­gre­sos, sino que tam­bién pue­den per­der clien­tes, ade­más de te­ner, por lo ge­ne­ral, una ba­se de co­ti­za­ción más ba­ja. Por to­do ello, es ne­ce­sa­rio con­cien­ciar­se de que un ac­ci­den­te pue­de ocu­rrir a cual­quie­ra y en cual­quier lu­gar. Es muy im­por­tan­te te­ner pre­vis­to es­ta si­tua­ción y pre­ver la dis­mi­nu­ción de los in­gre­sos pa­ra po­der pa­liar­la con aho­rro u cual­quier otro ti­po de so­lu­ción fi­nan­cie­ra. Con­cre­ta­men­te, el sec­tor ase­gu­ra­dor ofre­ce va­rias op­cio­nes pa­ra pro­te­ger­se an­te con­tin­gen­cias o in­for­tu­nios que pue­den mer­mar su ca­li­dad de vi­da o de­jar des­pro­te­gi­dos a los

Los com­ple­men­tos re­tri­bu­ti­vos du­ran­te la ba­ja se li­mi­tan al 50% du­ran­te los tres pri­me­ros días

pro­fe­sio­na­les y sus fa­mi­lias. En­tre las más des­ta­ca­das se en­cuen­tran los de­no­mi­na­dos se­gu­ros de Ac­ci­den­tes, que cu­bren los riesgos de­ri­va­dos de es­ta con­tin­gen­cia y de In­ca­pa­ci­dad La­bo­ral, que ga­ran­ti­za que los in­gre­sos no se vean mer­ma­dos du­ran­te una ba­ja la­bo­ral.

Pre­ci­sa­men­te, res­pec­to a es­tos se­gun­dos, exis­ten en el mer­ca­do se­gu­ros de In­ca­pa­ci­dad La­bo­ral es­pe­cí­fi­cos y adap­ta­dos a las ne­ce­si­da­des de ca­da pro­fe­sio­nal. Sue­len con­sis­tir en una in­dem­ni­za­ción dia­ria a de­ter­mi­nar en el mo­men­to de con­tra­tar el se­gu­ro. Otra op­ción es con­tra­tar un se­gu­ro con ba­re­mo, que sue­le con­sis­tir en un pa­go úni­co de­ter­mi­na­do por la edad y las cau­sas de la in­ca­pa­ci­dad tem­po­ral al ini­cio de la ba­ja.

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.