Los es­te­ro­les ve­ge­ta­les, cla­ve en el con­trol del co­les­te­rol

Has­ta aho­ra múl­ti­ples es­tu­dios ha­bían pues­to de ma­ni­fies­to la efi­ca­cia de los es­te­ro­les ve­ge­ta­les en la re­duc­ción de los ni­ve­les de co­les­te­rol en per­so­nas con hipercoles­terolemia. La Co­mi­sión Eu­ro­pea lo aca­ba de con­fir­mar

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Blan­ca Lozano Die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta de Ins­ti­tu­to Flo­ra

El co­les­te­rol ele­va­do afec­ta apro­xi­ma­da­men­te al 50 por cien­to de los adul­tos en Es­pa­ña. Si te­ne­mos en cuen­ta que la hipercoles­terolemia es un im­por­tan­te fac­tor de ries­go de en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, de­du­ci­re­mos que unos ni­ve­les de co­les­te­rol ade­cua­dos son cla­ves pa­ra el man­te­ni­mien­to de la sa­lud. Ade­más, la re­duc­ción de es­tos ni­ve­les en ca­so de que es­tén ele­va­dos tie­ne un im­pac­to po­si­ti­vo di­rec­to, ya que se cal­cu­la que ca­da 40 mg/dL de re­duc­ción del co­les­te­rol-LDL o ma­lo es­tán aso­cia­dos con una re­duc­ción del 22 por cien­to del ries­go de mor­ta­li­dad y en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, por lo que con­tro­lar­lo apa­re­ce co­mo un as­pec­to fun­da­men­tal pa­ra el man­te­ni­mien­to de la sa­lud del in­di­vi­duo.

Has­ta aho­ra múl­ti­ples es­tu­dios ha­bían pues­to de ma­ni­fies­to la efi­ca­cia de los es­te­ro­les ve­ge­ta­les en la re­duc­ción de los ni­ve­les de co­les­te­rol en per­so­nas con hipercoles­terolemia. Se­gún in­di­ca­cio­nes pre­via­men­te es­ta­ble­ci­das por la Co­mi­sión Eu­ro­pea, la in­ges­ta dia­ria de en­tre 1,5 y 2,4 gra­mos de es­te­ro­les ve­ge­ta­les pue­de re­du­cir los ni­ve­les de co­les­te­rol en­tre un 7 por cien­to y un 10 por cien­to. Una re­duc­ción que se apre­cia­ría en dos o tres se­ma­nas de con­su­mo.

Den­tro de es­te mar­co, la Co­mi­sión Eu­ro­pea ha con­fir­ma­do re­cien­te­men­te un po­ten­cial de re­duc­ción ma­yor: la in­ges­ta dia­ria de en­tre 2,5 y 3 gra­mos de es­te­ro­les ve­ge­ta­les pue­de lle­gar a re­du­cir en­tre un 10 y un 12,5por cien­to los ni­ve­les de co­les­te­rol LDL en san­gre. Un da­to que apor­ta nue­va luz en el con­trol de la hipercoles­terolemia y que pue­de ser de gran uti­li­dad pa­ra cer­ca de la mi­tad de la po­bla­ción que en Es­pa­ña su­fre es­te tras­torno. Pe­ro, ¿qué son exac­ta­men­te los es­te­ro­les ve­ge­ta­les?

Son com­pues­tos or­gá­ni­cos que ac­túan blo­quean­do par­cial­men­te la ab­sor­ción de co­les­te­rol en el in­tes­tino, lo que im­pli­ca una re­duc­ción del pa­so del co­les­te­rol a la san­gre. In­ge­rir­los de ma­ne­ra ha­bi­tual es sen­ci­llo, ya que prác­ti­ca­men­te to­dos los ali­men­tos ve­ge­ta­les con­tie­nen pe­que­ñas can­ti­da­des de es­te­ro­les ve­ge­ta­les. La fuen­te más con­cen­tra­da son los acei­tes ve­ge­ta­les, co­mo los de maíz, girasol, so­ja y oli­va. Tam­bién se en­cuen­tran en le­gum­bres y en fru­tos se­cos, fru­tas y hor­ta­li­zas. Ca­be de­cir que, con ex­cep­ción de los car­bohi­dra­tos al­ta­men­te re­fi­na­dos y los

pro­duc­tos ani­ma­les, ca­si to­dos los ali­men­tos con­tri­bu­yen a la in­ges­ta de es­te­ro­les ve­ge­ta­les.

No obs­tan­te, a tra­vés de una ali­men­ta­ción va­ria­da y equi­li­bra­da no es po­si­ble in­ge­rir su­fi­cien­te can­ti­dad de es­te­ro­les ve­ge­ta­les pa­ra te­ner un efec­to re­duc­tor del co­les­te­rol. Se cal­cu­la que la in­ges­ta me­dia de es­te­ro­les ve­ge­ta­les a tra­vés de los ali­men­tos con­ven­cio­na­les en Es­pa­ña se en­cuen­tra en­tre 250 y 340 mi­li­gra­mos. Por ello, los ali­men­tos fun­cio­na­les con es­te­ro­les ve­ge­ta­les son la ma­ne­ra de in­cor­po­rar su­fi­cien­te can­ti­dad de es­tos com­po­nen­tes en la ali­men­ta­ción pa­ra te­ner un efec­to re­duc­tor del co­les­te­rol.

Ade­más, al ser su me­ca­nis­mo de ac­ción di­fe­ren­te al de las es­ta­ti­nas, que son los fár­ma­cos más uti­li­za­dos en el tra­ta­mien­to de la hipercoles­terolemia, ac­túan com­ple­men­ta­ria­men­te, pu­dien­do com­pa­ti­bi­li­zar am­bos tra­ta­mien­tos, pre­via con­sul­ta con el mé­di­co.

Se de­be te­ner en cuen­ta que es­tos ali­men­tos no se con­si­de­ran apro­pia­dos pa­ra cier­tas per­so­nas, por ejem­plo: em­ba­ra­za­das, ni mu­je­res en pe­río­do de lac­tan­cia o ni­ños me­no­res de 5 años. Te­nien­do en cuen­ta es­tas con­si­de­ra­cio­nes, la efec­ti­vi­dad de es­te ti­po de ali­men­tos es­tá re­co­no­ci­da por múl­ti­ples or­ga­nis­mos, co­mo la Sociedad Internacio­nal de Ar­te­ros­cle­ro­sis o la Sociedad Eu­ro­pea de Car­dio­lo­gía, y su con­su­mo, uni­do a una ali­men­ta­ción va­ria­da y equi­li­bra­da y un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, re­sul­ta ideal pa­ra re­du­cir el co­les­te­rol. Así las co­sas, to­mar dia­ria­men­te ali­men­tos en­ri­que­ci­dos con es­te­ro­les ve­ge­ta­les, co­mo mar­ga­ri­nas y be­bi­das lác­teas, por ejem­plo, es una bue­na op­ción pa­ra re­du­cir el co­les­te­rol.

Y es que re­gu­lar ade­cua­da­men­te los ni­ve­les de co­les­te­rol pre­sen­tes en el or­ga­nis­mo no es una cues­tión ba­la­dí. El co­les­te­rol pue­de pre­sen­tar­se en dos for­mas: bueno o HDL, que tie­ne la fun­ción de re­co­ger es­ta gra­sa de los te­ji­dos pa­ra lle­var­la al hí­ga­do y el ma­lo o LDL, que la trans­por­ta a tra­vés de las ar­te­rias des­de el hí­ga­do al res­to del cuer­po. Si hay ex­ce­so de co­les­te­rol ma­lo (o LDL) se acu­mu­la en las ar­te­rias, obs­tru­yen­do el pa­so de la san­gre y pro­vo­can­do un ries­go ma­yor de pa­de­cer al­gún epi­so­dio car­dio­vas­cu­lar.

Al­go har­to im­por­tan­te si te­ne­mos en cuen­ta que las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res son la prin­ci­pal cau­sa de muerte en el mun­do. La pre­ven­ción es la prin­ci­pal me­di­da de con­trol, por lo que el man­te­ni­mien­to de una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da y un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble son esen­cia­les.

En es­te sen­ti­do, las Guías Clí­ni­cas pa­ra el Ma­ne­jo de las Dis­li­pe­mias de la Eu­ro­pean Ar­te­rios­cle­ro­sis So­ciety y la Eu­ro­pean So­ciety of Car­dio­logy se­ña­lan la re­duc­ción de la in­ges­ta de gra­sas sa­tu­ra­das y gra­sas trans, así co­mo la in­clu­sión de ali­men­tos fun­cio­na­les con es­te­ro­les ve­ge­ta­les co­mo las in­ter­ven­cio­nes de ma­yor im­pac­to so­bre el co­les­te­rol. El con­trol del pe­so cor­po­ral, el au­men­to de la in­ges­ta de fi­bra o el au­men­to de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, son otros fac­to­res que de­be­mos te­ner en cuen­ta, ya que tam­bién in­flui­rán po­si­ti­va­men­te en el con­trol de nues­tro co­les­te­rol, aun­que sea en me­nor me­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.