LAS AU­TO­NO­MÍAS MAN­TIE­NEN DI­FE­REN­CIAS DE AC­CE­SO A LA SA­NI­DAD “IN­JUS­TI­FI­CA­BLES”

La OCDE, el club de paí­ses desa­rro­lla­dos, ins­ta a Es­pa­ña, en­tre otros Go­bier­nos, a re­sol­ver las im­por­tan­tes va­ria­cio­nes re­gio­na­les en el uso y ac­ce­so a la sa­ni­dad de sus ciu­da­da­nos

El Economista - Sanidad - - POLÍTICA - JUAN MAR­QUÉS ISTOCK

Un nue­vo in­for­me, es­ta vez de la OCDE, vuel­ve a po­ner en evi­den­cia la fal­ta de equi­dad del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud en el ac­ce­so a los tra­ta­mien­tos, re­cur­sos diag­nós­ti­cos y re­sul­ta­dos en sa­lud de los pa­cien­tes es­pa­ño­les, se­gún su lu­gar de re­si­den­cia. Las in­ter­ven­cio­nes car­dia­cas y de ro­di­lla son así las que pre­sen­tan ma­yo­res va­ria­cio­nes en­tre provincias, mien­tras que las di­fe­ren­cias se es­tre­chan cuan­do se tra­ta de pro­ce­di­mien­tos gi­ne­co­ló­gi­cos, pró­te­sis de ca­de­ra o in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios, se­gún el estudio que ana­li­za las va­ria­cio­nes en la prác­ti­ca clí­ni­ca en­tre paí­ses, así co­mo en­tre sus re­gio­nes.

Los da­tos uti­li­za­dos por los au­to­res del ca­pí­tu­lo de Es­pa­ña (dos téc­ni­cos de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de In­for­ma­ción de la Sa­lud e In­no­va­ción del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad) son re­le­van­tes por­que co­rres­pon­den a las va­ria­cio­nes geo­grá­fi­cas a ni­vel pro­vin­cial de la aten­ción pres­ta­da a 35 mi­llo­nes de per­so­nas de 180 áreas de sa­lud de 16 co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, con la ex­cep­ción de Ma­drid, du­ran­te el pe­rio­do 2000-2010.

Diez años que coin­ci­den con el de­fi­ni­ti­vo tras­pa­so de la ges­tión sa­ni­ta­ria a to­das las re­gio­nes en 2002. Los ex­per­tos po­nen el fo­co en los in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios, los pro­ce­di­mien­tos de re­vas­cu­la­ri­za­ción co­mo los by­pass co­ro­na­rio (CABG) y las an­gio­plas­tias (PTCA), así co­mo los ca­te­te­ris­mos, ade­más de pró­te­sis de ro­di­lla, ar­tros­co­pias y ci­ru­gía tras una frac­tu­ra de ca­de­ra o in­ter­ven­cio­nes gi­ne­co­ló­gi­cas, co­mo ce­sá­reas o his­te­rec­to­mías. Las ta­sas de in­gre­so hos­pi­ta­la­rio en cen­tros pú­bli­cos pre­sen­tan así gran­des va­ria­cio­nes re­gio­na­les que os­ci­lan en­tre los 7.477 in­gre­sos por ca­da 100.000 per­so­nas re­gis­tra­dos en Ála­va, fren­te a las 3.561 de Te­ne­ri­fe en 2010. In­gre­sos hos­pi­ta­la­rios que, en cual­quier ca­so, han re­tro­ce­di­do por el ma­yor uso de la ci­ru­gía am­bu­la­to­ria, que apun­tó un cre­ci­mien­to del 138 por cien­to du­ran­te el pe­rio­do en el SNS.

In­ter­ven­cio­nes car­dia­cas

Don­de más di­fe­ren­cias se han ob­ser­va­do es en las in­ter­ven­cio­nes car­dia­cas. Si bien la ta­sa de by­pass co­ro­na­rios ca­yó li­ge­ra­men­te has­ta 17 por ca­da fran­ja de po­bla­ción de 100.000 per­so­nas, las va­ria­cio­nes re­gio­na­les se in­cre­men­ta­ron en­tre 2000 y 2010. En an­gio­plas­tias, la ta­sa más al­ta co­rres­pon­dió a Cór­do­ba (241 por 100.000 ha­bi­tan­tes) por las 47 de La Co­ru­ña. Va­ria­cio­nes que tam­bién se apre­cian cuan­do se en­fo­can en hom­bres y mu­je­res, ya que son los hom­bres quie­nes se so­me­ten con más

fre­cuen­cia a es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes. Los re­cur­sos qui­rúr­gi­cos dis­po­ni­bles en las dis­tin­tas provincias, jun­to con la adop­ción de nue­vas téc­ni­cas por par­te de los es­pe­cia­lis­tas, son un fac­tor de­ter­mi­nan­te que ex­pli­ca las va­ria­cio­nes, se­gún los au­to­res. Mien­tras en 2000, só­lo 22 provincias con­ta­ba con una uni­dad de ci­ru­gía car­dio­vas­cu­lar, diez años más tar­de eran ya 27. Tam­bién se ob­ser­va un im­por­tan­te in­cre­men­to de an­gio­gra­fías co­ro­na­rias has­ta 2005, al pa­sar de 146 a 191 por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes.

Es­tos re­sul­ta­dos se tra­du­cen en im­por­tan­tes di­fe­ren­cias en las ta­sas de mor­ta­li­dad re­gio­nal. Las re­gio­nes que pre­sen­tan una mor­ta­li­dad car­dio­vas­cu­lar más ele­va­da son la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Ex­tre­ma­du­ra, An­da­lu­cía, Mur­cia y Ca­na­rias. Por el con­tra­rio, Ma­drid, Navarra, Cas­ti­lla y León y Ara­gón son las co­mu­ni­da­des con me­no­res ín­di­ces. En to­das las provincias, las ta­sas fue­ron más ba­jas en 2010 que en 2000.

Pro­ce­di­mien­tos en ar­ti­cu­la­cio­nes

La ta­sa de ci­ru­gía tras frac­tu­ra de ca­de­ra au­men­tó de 102 a 126 por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes du­ran­te la dé­ca­da ana­li­za­da. Su va­ria­ción pro­vin­cial se ha ido acor­tan­do du­ran­te el pe­rio­do has­ta ser la me­nor de los pro­ce­di­mien­tos ana­li­za­dos, se­gún los au­to­res del estudio. Por el con­tra­rio, el nú­me­ro de pa­cien­tes que se so­me­tió a una pró­te­sis de ro­di­lla, más fre­cuen­te en­tre las mu­je­res, os­ci­ló en­tre los 176 por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes de Ciu­dad Real y los 32 de Cuen­ca. Tam­bién se dis­pa­ra­ron las ar­tros­co­pias de 69 a 99 por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes en el SNS, con enor­mes va­ria­cio­nes co­mo las 279 de Navarra por las 30 de Las Pal­mas.

En los tra­ta­mien­tos gi­ne­co­ló­gi­cos tam­bién se apre­cian di­fe­ren­cias en el nú­me­ro de ce­sá­reas, que se in­cre­men­tó de me­dia en Es­pa­ña has­ta 2005, pa­ra lue­go re­du­cir­se aun­que so­lo en los hos­pi­ta­les pú­bli­cos tras po­ner­se en mar­cha una es­tra­te­gia de sa­lud es­pe­cí­fi­ca. La sa­ni­dad pri­va­da si­guió re­cu­rrien­do a es­ta téc­ni­ca en si­tua­cio­nes que no es acon­se­ja­da, se­gún el estudio. Pre­ci­sa­men­te los ex­per­tos sub­ra­yan es­ta po­si­ti­va evo­lu­ción en el sec­tor pú­bli­co co­mo ejem­plo de bue­na prác­ti­ca a tra­vés de la im­plan­ta­ción de guías clí­ni­cas. Las va­ria­cio­nes tam­bién se re­cor­ta­ron en la rea­li­za­ción de his­te­rec­to­mías.

Las va­ria­cio­nes de­tec­ta­das su­gie­ren, a jui­cio de las in­ves­ti­ga­do­ras, que “o bien se es­tá pres­tan­do un cui­da­do in­ne­ce­sa­rio en tra­ta­mien­tos de al­ta ac­ti­vi­dad o bien hay re­gio­nes con un dé­fi­cit de aten­ción da­da su ba­ja ac­ti­vi­dad”. En los dos ca­sos es­tá cues­tio­na­da la efi­cien­cia y la equi­dad de los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios, se­gún los ex­per­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.