EL TRÁ­FI­CO MAR­CA EL TRA­BA­JO

A lo lar­go del año pa­sa­do 835 per­so­nas per­die­ron la vi­da, otras 5.393 re­sul­ta­ron he­ri­das gra­ves y 66.770 he­ri­das le­ves en ac­ci­den­tes de trá­fi­co ocu­rri­dos en­tre las 7 de la ma­ña­na y las 8 de la tar­de, en días la­bo­ra­bles

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca ISTOCK

Son los de­no­mi­na­dos ac­ci­den­tes in ti­ne­re, que la ju­ris­pru­den­cia in­clu­ye en­tre los ac­ci­den­tes la­bo­ra­les. Que­dan de­fi­ni­dos co­mo ta­les, to­dos aque­llos que tie­nen lu­gar al ir o re­gre­sar del lu­gar de tra­ba­jo ha­bi­tual, en el tiem­po pró­xi­mo o in­me­dia­to a la ho­ra de en­tra­da o sa­li­da y en el tra­yec­to usual has­ta el do­mi­ci­lio re­co­no­ci­do, y en aque­llos tra­yec­tos que im­pli­quen des­víos pa­ra efec­tuar una ges­tión de ca­rác­ter la­bo­ral. Has­ta aho­ra no exis­tía ca­rác­ter in iti­ne­re en los des­pla­za­mien­tos rea­li­za­dos des­de una vi­vien­da no ha­bi­tual, co­mo la de fa­mi­lia­res que no re­si­den ni de­pen­den del pro­pio tra­ba­ja­dor, tam­po­co en los ac­ci­den­tes que su­ce­den cuan­do el tra­ba­ja­dor aban­do­na el cen­tro de tra­ba­jo an­tes de fi­na­li­zar la jor­na­da y sin per­mi­so del em­pre­sa­rio o los que se pro­du­cen cuan­do en el tra­yec­to el tra­ba­ja­dor rea­li­za ges­tio­nes per­so­na­les.

Sin em­bar­go en el año 2013, el Tri­bu­nal Su­pre­mo sen­ten­ció am­pliar el con­cep­to de ac­ci­den­te in iti­ne­re al des­pla­za­mien­to en­tre el do­mi­ci­lio fa­mi­liar y el la­bo­ral y no só­lo en­tre el cen­tro de tra­ba­jo y el do­mi­ci­lio, a pro­pó­si­to de un tra­ba­ja­dor que su­frió un ac­ci­den­te de trá­fi­co la no­che de un domingo al des­pla­zar­se des­de su vi­vien­da du­ran­te los fi­nes de se­ma­na a la lo­ca­li­dad en la que re­si­día du­ran­te los días la­bo­ra­les de la se­ma­na. La gra­ve­dad de las le­sio­nes de­ri­va­ron en una in­ca­pa­ci­dad per­ma­nen­te to­ral, y el tra­ba­ja­dor le­sio­na­do re­cla­mó que fue­ra con­si­de­ra­da de etio­lo­gía la­bo­ral. Se­gún di­cha sen­ten­cia “la evo­lu­ción de las nue­vas for­mas de or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo y de la pro­pia dis­tri­bu­ción de es­te en el ho­gar fa­mi­liar, es­tá im­po­nien­do unas exi­gen­cias de mo­vi­li­dad te­rri­to­rial que obli­gan a los tra­ba­ja­do­res a ajus­tes con­ti­nuos en el lu­gar de tra­ba­jo, que no siem­pre pue­den tra­du­cir­se en un cam­bio de do­mi­ci­lio y que tie­nen, en mu­chos ca­sos, un ca­rác­ter tem­po­ral por la pro­pia na­tu­ra­le­za del con­tra­to la­bo­ral o del des­pla­za­mien­to”.

Sin du­da, es­te ajus­te en la ju­ris­pru­den­cia so­cial so­bre el ac­ci­den­te de tra­ba­jo era to­tal­men­te ne­ce­sa­rio. La ma­yor ve­lo­ci­dad por lle­gar a tiem­po, los ho­ra­rios rí­gi­dos, la pro­duc­ti­vi­dad li­ga­da al fi­cha­je en una ho­ra exac­ta pue­den ge­ne­rar una si­tua­ción de es­trés fí­si­co y men­tal que sue­le con­lle­var la ex­po­si­ción a ma­yo­res con­di­cio­nes de ries­go. Es dog­ma en Me­di­ci­na La­bo­ral re­co­no­cer que la se­gu­ri­dad en el

tra­ba­jo co­mien­za al sa­lir de ca­sa. To­dos los días se sue­len rea­li­zar los mis­mos tra­yec­tos pa­ra acu­dir o re­gre­sar del tra­ba­jo

pe­ro de­be­mos te­ner en cuen­ta que las cir­cuns­tan­cias del trá­fi­co no son igua­les. La con­duc­ción se de­be ade­cuar a las con­di­cio­nes pun­tua­les.

El lu­nes, por ejem­plo, es el día de la se­ma­na en que se re­gis­tran más ac­ci­den­tes de trá­fi­co con mo­ti­vo del tra­ba­jo. Pru­den­cia y res­pe­to se im­po­nen en ma­te­ria de pre­ven­ción en Sa­lud. Lle­ga­dos a es­te pun­to es jus­to re­co­no­cer la la­bor desa­rro­lla­da por el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te y el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, a tra­vés de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co (DGT ) por con­cien­ciar so­bre los be­ne­fi­cios en Sa­lud que con­lle­va el cam­bio de los há­bi­tos de mo­vi­li­dad. El res­pe­to al me­dio am­bien­te es el pri­mer pun­to a con­si­de­rar. La con­ta­mi­na­ción am­bien­tal si­gue au­men­tan­do en al­gu­nas ciu­da­des de Es­pa­ña y de Eu­ro­pa, en­tre otras co­sas, por el trá­fi­co de au­to­mó­vi­les. El in­for­me de la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­dio Am­bien­te (Aema) pu­bli­ca­do a fi­na­les de 2013, se­ña­la­ba que el 90 por cien­to de los ciu­da­da­nos de la Unión Eu­ro­pea vi­ven ex­pues­tos a ni­ve­les de po­lu­ción de ai­re con­si­de­ra­dos da­ñi­nos por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). Los con­ta­mi­nan­tes más pro­ble­má­ti­cos pa­ra la sa­lud de la po­bla­ción eu­ro­pea son las par­tí­cu­las en sus­pen­sión y el ozono tro­pos­fé­ri­co, que da­ña tam­bién eco­sis­te­mas y cul­ti­vos.

Al­gu­nos es­tu­dios cien­tí­fi­cos po­nen de ma­ni­fies­to la re­la­ción en­tre los ni­ve­les al­tos de con­ta­mi­na­ción en el ai­re, re­la­cio­na­dos con las par­tí­cu­las PM2.5, que des­pi­den los mo­to­res die­sel de los co­ches, y la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des del sis­te­ma cir­cu­la­to­rio. El Gru­po Es­pa­ñol de Cán­cer de Pul­món ha lle­ga­do a aler­tar que la al­ta ta­sa de con­ta­mi­na­ción en las ciu­da­des pue­de in­cre­men­tar has­ta un 20 por cien­to el ries­go de pa­de­cer es­ta pa­to­lo­gía tu­mo­ral. Fue en el año 2000 cuan­do la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra el Me­dio Am­bien­te im­pul­só un pro­yec­to pa­ra la ce­le­bra­ción anual del día sin co­ches en el mar­co de la Se­ma­na

Eu­ro­pea de la Mo­vi­li­dad que anual­men­te trans­cu­rre en­tre el 16 y el 22 de sep­tiem­bre. El ob­je­ti­vo fun­da­men­tal es con­se­guir una mo­vi­li­dad ur­ba­na que re­sul­te más res­pe­tuo­sa con el en­torno y me­jo­re la ca­li­dad del ai­re de nues­tras ciu­da­des.

Es­pa­ña ha im­pul­sa­do en los úl­ti­mos años la par­ti­ci­pa­ción de to­dos los sec­to­res so­cia­les e ins­ti­tu­cio­na­les, a tra­vés de ayun­ta­mien­tos, con­se­je­rías au­to­nó­mi­cas, dipu­tacio­nes pro­vin­cia­les, uni­ver­si­da­des y em­pre­sas. Mar­chas en bi­ci­cle­ta, pa­seos y prue­bas de­por­ti­vas sue­len ser las ac­ti­vi­da­des más fre­cuen­tes en es­ta ini­cia­ti­va vo­lun­ta­ria a la que es­te año se han su­ma­do más de 1.700 ciu­da­des eu­ro­peas. En un mes de sep­tiem­bre con­vul­so en el ám­bi­to po­lí­ti­co y so­cial, pa­ra mu­chos es­tos even­tos han po­di­do pa­sar des­aper­ci­bi­dos, y pue­de que , tam­bién, la cam­pa­ña que des­de la DGT se ha im­pul­sa­do pa­ra con­cien­ciar so­bre el ries­go de su­frir un ac­ci­den­te la­bo­ral al ir o vol­ver del tra­ba­jo y la im­por­tan­cia pa­ra el em­pre­sa­rio, de in­cluir en los pla­nes de pre­ven­ción de riesgos la­bo­ra­les, pla­nes de se­gu­ri­dad vial en­tre sus tra­ba­ja­do­res.

La ne­ce­si­dad de me­jo­ra en la pre­ven­ción de los riesgos la­bo­ra­les via­les, que­da jus­ti­fi­ca­da por su ele­va­do pe­so es­pe­cí­fi­co. En el to­tal de ac­ci­den­tes la­bo­ra­les mor­ta­les a ni­vel na­cio­nal, pue­den al­can­zar un 35 por cien­to. A ni­vel internacio­nal to­ma re­le­van­cia la “norma ISO 39001- RTS ( road

traf­fic sa­fety) ” si­guien­do la ar­qui­tec­tu­ra de los sis­te­mas de ges­tión de ca­li­dad. De la ma­la se apren­de, y de la bue­na ca­li­dad se vi­ve.

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.