Ma­to y el ébo­la: el pro­ble­ma de ha­ber per­di­do -mu­cho an­tes- la cre­di­bi­li­dad

No se pue­de ne­gar el es­fuer­zo de la mi­nis­tra Ma­to pa­ra que el ca­so Gür­tel no hu­bie­ra afec­ta­do al desem­pe­ño de su car­go has­ta aho­ra, pe­ro no se le pue­de pe­dir lo mis­mo a la po­bla­ción

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

La ges­tión de la mi­nis­tra Ana Ma­to en la cri­sis del ébo­la es­tu­vo en en­tre­di­cho des­de el mis­mo 6 de oc­tu­bre, cuan­do se anun­ció el con­ta­gio de la au­xi­liar de en­fer­me­ría Te­re­sa Romero -ayer, por fin, ya en su do­mi­ci­lio-. Ese día, la má­xi­ma res­pon­sa­ble de Sa­ni­dad en nues­tro país pre­si­dió a las po­cas ho­ras de co­no­cer­se el con­ta­gio -en una de­ci­sión acer­ta­da- la rue­da de pren­sa en la que se ofre­cie­ron los pri­me­ros da­tos que co­no­cía y po­día trans­mi­tir el Go­bierno. Ma­to de­mos­tró en esa com­pa­re­cen­cia al­go co­mún a mu­chos de nues­tros res­pon­sa­bles pú­bli­cos: que no es­tán lo su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­dos pa­ra sa­lir a es­ce­na en ca­sos co­mo es­te. No es fá­cil, des­de lue­go, pe­ro la so­cie­dad les en­tre­ga su con­fian­za -y su di­ne­ro- pa­ra ha­cer fren­te en ca­sos co­mo el que sa­cu­dió Es­pa­ña esos días.

Sin em­bar­go y aún su­man­do los nu­me­ro­sos fa­llos pre­vios en la for­ma­ción y la fal­ta de pre­vi­sión de ries­gos ma­yo­res que pu­sie­ron de ma­ni­fies­to du­ran­te los días si­guien­tes, esa mis­ma so­cie­dad, y es­ta pu­bli­ca­ción en par­ti­cu­lar, ha­brían es­ta­do en con­di­cio­nes de per­do­nar la ac­tua­ción de la mi­nis­tra Ma­to en es­te ca­so. La lla­ma­da a la cal­ma en un ca­so gra­ve de sa­lud pú­bli­ca co­mo el sur­gi­do con el ébo­la en Es­pa­ña, ha es­ta­do y de­be­ría se­guir es­tan­do por en­ci­ma de pe­ti­cio­nes de ce­ses y di­mi­sio­nes du­ran­te es­te tiem­po.

Sin em­bar­go, lo que si se vio cla­ra­men­te el día de esa rue­da de pren­sa fue la si­tua­ción de fra­gi­li­dad de Ana Ma­to al fren­te del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. En un mo­men­to en el que se ne­ce­si­ta­ba un ros­tro de con­fian­za y con cre­di­bi­li­dad pa­ra trans­mi­tir cal­ma y so­sie­go a la po­bla­ción, la fi­gu­ra de Ma­to ha­cía tiem­po que no po­día trans­mi­tir na­da de eso. La mi­nis­tra, y el pre­si­den­te Ra­joy, sa­ben des­de el mes de fe­bre­ro de 2013, que el nom­bre de Ana Ma­to, quie­ran o no, es­tá vin­cu­la­do pa­ra la po­bla­ción ge­ne­ral a la tra­ma Gür­tel. Ese es el ver­da­de­ro pro­ble­ma de Ma­to. Es in­ne­ga­ble su lu­cha des­de en­ton­ces pa­ra que es­te ca­so no le afec­te en su car­go, pe­ro no se le pue­de pe­dir lo mis­mo a la so­cie­dad. Es cier­to que la mi­nis­tra no ha si­do impu­tada ni con­de­na­da por nin­gún he­cho re­la­cio­na­do con es­ta tra­ma, pe­ro sí que el ca­so la sal­pi­có de lleno. Es un ca­so que ata­ñe a la Jus­ti­cia. Pe­ro los pues­tos de mi­nis­tro son de má­xi­ma con­fian­za, la mis­ma que de­be­rían trans­mi­tir esas per­so­nas an­te los ca­sos que ges­tio­nan. Y el ca­so del ébo­la ha ve­ni­do a de­mos­trar, de nue­vo, que la ac­tual mi­nis­tra de Sa­ni­dad ca­re­ce de la con­fian­za de sus pa­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.