¿El fin de los con­sor­cios sa­ni­ta­rios lo­ca­les?

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

Só­lo en Ca­ta­lu­ña exis­ten más de 20 con­sor­cios sa­ni­ta­rios y so­cio­sa­ni­ta­rios, 13 de ellos par­ti­ci­pa­dos ma­yo­ri­ta­ria­men­te por la Ge­ne­ra­li­tat y el res­to per­te­ne­cien­tes al ám­bi­to lo­cal. Con­sor­cios que pro­veen ser­vi­cios de sa­lud a una par­te con­si­de­ra­ble de la po­bla­ción ca­ta­la­na y que re­cien­te­men­te han vis­to su via­bi­li­dad afec­ta­da, en­tre otras, por la Ley 27/2013, de 27 de di­ciem­bre, de ra­cio­na­li­za­ción y sos­te­ni­bi­li­dad de la Ad­mi­nis­tra­ción lo­cal, que in­tro­du­jo una nue­va dis­po­si­ción a la Ley 30/1992.

Los con­sor­cios se sal­va­ron de es­tar su­je­tos al nue­vo mar­co ju­rí­di­co res­tric­ti­vo que afec­ta­rá al fun­cio­na­mien­to de los con­sor­cios or­di­na­rios gra­cias a un acuer­do po­lí­ti­co de úl­ti­ma ho­ra en­tre PP y CiU. El gru­po ca­ta­lán pre­sen­tó en el Se­na­do una en­mien­da a la Ley 15/2014 de ra­cio­na­li­za­ción del sec­tor pú­bli­co, que in­tro­du­jo una adi­cio­nal a la Ley 15/1997 so­bre ha­bi­li­ta­ción de nue­vas for­mas de ges­tión del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud, que en­tró en vi­gor el pa­sa­do sep­tiem­bre. Pe­ro es­ta re­gu­la­ción, pen­sa­da pa­ra los con­sor­cios sa­ni­ta­rios en los que la Ge­ne­ra­li­tat es ma­yo­ri­ta­ria, no es­tá cla­ro que tam­bién sea de apli­ca­ción a los con­sor­cios lo­ca­les. Mu­ni­ci­pios co­mo Vi­la­fran­ca de Pe­ne­dès, Vi­la­de­cans, Igua­la­da o co­mar­cas co­mo el Ga­rraf, el Baix Em­por­dà o La Sel­va es­tán di­rec­ta­men­te afec­ta­dos.

En la nue­va re­gu­la­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra los con­sor­cios sa­ni­ta­rios es­tos de­ben que­dar ads­cri­tos a la Ad­mi­nis­tra­ción sa­ni­ta­ria res­pon­sa­ble de la ges­tión de es­tos ser­vi­cios en su ám­bi­to te­rri­to­rial de ac­tua­ción, en Ca­ta­lu­ña el Ca­tSa­lut. Tam­bién se es­pe­ci­fi­ca que su ré­gi­men ju­rí­di­co es el es­ta­ble­ci­do en es­ta nue­va dis­po­si­ción y, sub­si­dia­ria­men­te, por la nor­ma­ti­va que re­gu­la con ca­rác­ter ge­ne­ral el res­to de con­sor­cios or­di­na­rios. Ade­más los con­sor­cios sa­ni­ta­rios es­ta­rán su­je­tos al ré­gi­men de pre­su­pues­ta­ción, con­ta­bi­li­dad y con­trol de la Ad­mi­nis­tra­ción sa­ni­ta­ria a la que es­tén ads­cri­tos y la au­di­to­ría de las cuen­tas anua­les se­rá res­pon­sa­bi­li­dad de la in­ter­ven­ción que fis­ca­li­za di­cha Ad­mi­nis­tra­ción sa­ni­ta­ria.

Los con­sor­cios sa­ni­ta­rios, a di­fe­ren­cia de los de ré­gi­men co­mún, po­drán con­tra­tar per­so­nal en ré­gi­men la­bo­ral. Pe­ro se ge­ne­ran du­das en el cam­po de los re­cur­sos hu­ma­nos: ¿Có­mo in­ter­pre­tar que el per­so­nal la­bo­ral con­tra­ta­do di­rec­ta­men­te por los con­sor­cios sa­ni­ta­rios ads­cri­tos al Ca­tSa­lut de­ben te­ner un mis­mo ré­gi­men ju­rí­di­co? ¿Se­rá de apli­ca­ción sub­si­dia­ria la re­gu­la­ción de los con­sor­cios co­mu­nes, que pre­vé que las re­tri­bu­cio­nes no pue­den su­pe­rar la de los pues­tos de tra­ba­jo equi­va­len­tes a la Ad­mi­nis­tra­ción de ads­crip­ción ?

La nue­va re­gu­la­ción de los con­sor­cios ha su­pues­to la cul­mi­na­ción de una ba­te­ría de dis­po­si­cio­nes que han ve­ni­do en­cor­se­tan­do un ins­tru­men­to de ges­tión que se con­ci­bió ori­gi­na­ria­men­te co­mo lu­gar de en­cuen­tro en­tre dis­tin­tas Ad­mi­nis­tra­cio­nes y en­ti­da­des pri­va­das sin áni­mo de lu­cro. En­tes con in­tere­ses con­cu­rren­tes en el cam­po de la pro­vi­sión de ser­vi­cios de sa­lud que pre­ten­dían, me­dian­te la em­pre­sa­ria­li­za­ción de su ges­tión, ac­tuar con la mis­ma agi­li­dad, efi­ca­cia y efi­cien­cia que otros cen­tros de ti­tu­la­ri­dad pri­va­da per­te­ne­cien­tes a al Sis­te­ma Sa­ni­ta­rio In­te­gral de uti­li­za­ción pú­bli­ca de Ca­ta­lu­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.