La for­ma­ción y cua­li­fi­ca­ción en sa­ni­dad

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

La asom­bro­sa ra­pi­dez con la que hoy en día se pro­du­cen avan­ces en las cien­cias mé­di­cas ge­ne­ra un flu­jo de nue­vos co­no­ci­mien­tos y téc­ni­cas de diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to que obli­gan a una con­ti­nua re­no­va­ción o ac­tua­li­za­ción de los co­no­ci­mien­tos de to­do el per­so­nal sa­ni­ta­rio, no só­lo en bus­ca de me­jo­rar la aten­ción a los pa­cien­tes, sino tam­bién por el an­he­lo per­so­nal de nu­trir las com­pe­ten­cias pro­fe­sio­na­les apren­di­das con tan­to es­fuer­zo du­ran­te los años pre­vios de estudio.

Equi­li­brar es­ta ne­ce­si­dad de cons­tan­te ac­tua­li­za­ción con los cos­tos que re­pre­sen­ta a ve­ces no es fá­cil, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do exis­te una cri­sis eco­nó­mi­ca de por me­dio. En es­ta dis­yun­ti­va, no es de ex­tra­ñar­se que va­rias ins­ti­tu­cio­nes de­di­ca­das a la aten­ción de sa­lud, es­pe­cial­men­te las pe­que­ñas, re­cor­ten los gas­tos de for­ma­ción pro­fe­sio­nal pri­vi­le­gian­do otras ne­ce­si­da­des pro­ba­ble­men­te ur­gen­tes. No obs­tan­te, la for­ma­ción del per­so­nal sa­ni­ta­rio, si bien no en­tra en la ca­te­go­ría de lo urgente, es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria pa­ra el pre­sen­te y el fu­tu­ro de las ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud.

Es­ta pri­me­ra re­fle­xión vie­ne a raíz de que, ha­bi­tual­men­te, los pre­su­pues­tos de las or­ga­ni­za­cio­nes sa­ni­ta­rias des­ti­na­dos a pro­gra­mas for­ma­ti­vos y de ac­tua­li­za­ción de los agen­tes de sa­lud, son re­du­ci­dos, ca­da vez más. La pa­ra­do­ja es que pa­ra man­te­ner un ni­vel com­pe­ti­ti­vo las ins­ti­tu­cio­nes ne­ce­si­tan in­ver­tir en la per­ma­nen­te ca­pa­ci­ta­ción de sus mé­di­cos y asis­ten­tes. Por ejem­plo, los da­tos de 2012 se­ña­lan que el pro­me­dio de in­ver­sión anual en la for­ma­ción de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios fue de 70 eu­ros por per­so­na. ¿A cuán­to co­no­ci­mien­to o pre­pa­ra­ción se pue­de ac­ce­der por esa su­ma?

La im­por­tan­cia de una con­ti­nua for­ma­ción tie­ne efec­tos mu­cho más allá de las per­so­nas, ya sean mé­di­cos, en­fer­me­ros, ges­to­res y ad­mi­nis­tra­do­res que con­for­man los dis­tin­tos ni­ve­les de aten­ción de los ser­vi­cios de sa­ni­dad. No se tra­ta so­la­men­te de cuán­to sa­be ca­da uno, se tra­ta más bien de cuán­to avan­za o, en su de­fec­to, cuán­to re­tro­ce­de una sociedad en­te­ra res­pec­to a los lo­gros de bie­nes­tar y ca­li­dad de vi­da pro­por­cio­na­dos por el sis­te­ma de sa­lud de una co­mu­ni­dad. Ac­tual­men­te, en Es­pa­ña, es­te sis­te­ma pue­de res­pon­der to­da­vía a la de­man­da de la po­bla­ción gra­cias a los in­tere­ses que le pro­du­cen an­te­rio­res in­ver­sio­nes en la for­ma­ción del per­so­nal. Pe­ro es evi­den­te que es­to no se­rá así por mu­cho tiem­po, pre­ci­sa­men­te por­que la reali­dad va mo­di­fi­cán­do­se cons­tan­te­men­te y pa­ra adap­tar­se a ella, los agen­tes sa­ni­ta­rios re­quie­ren un ti­po de ac­tua­li­za­ción mul­ti­fa­cé­ti­ca, ca­paz de otor­gar­les la se­gu­ri­dad de que cuen­tan con las su­fi­cien­tes ca­pa­ci­da­des, só­li­das y con­cre­tas, pa­ra ac­tuar a la al­tu­ra de los desafíos que se les pre­sen­ten y que son, por re­gla ge­ne­ral, com­ple­jos.

De to­do ello ex­trae­mos al­gu­nas con­clu­sio­nes ló­gi­cas: a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.