Sa­ni­dad es­tu­dia cas­ti­gar­lo con pri­sión

El Economista - Sanidad - - FARMACIAS -

Des­abas­te­ci­mien­tos ge­ne­ra­li­za­dos

Los far­ma­céu­ti­cos es­pa­ño­les de hos­pi­tal de­nun­cian des­abas­te­ci­mien­tos ge­ne­ra­li­za­dos de an­ti­bió­ti­cos, me­di­ca­men­tos on­co­ló­gi­cos y tra­ta­mien­tos uti­li­za­dos en car­dio­lo­gía, se­gún una encuesta re­cien­te de la Aso­cia­ción Eu­ro­pea de Far­ma­céu­ti­cos de Hos­pi­tal. En­tre los an­ti­bió­ti­cos se en­cuen­tran el Co-amo­xi­clav y Li­ne­zo­lid, ade­más de los on­co­ló­gi­cos Car­bo­pla­tino, Do­xo­ru­bi­cin y Melp­ha­lan. Otros me­di­ca­men­tos uti­li­za­dos pa­ra tra­tar la in­su­fi­cien­cia car­dia­ca que pre­sen­tan fal­tas de su­mi­nis­tro en los hos­pi­ta­les es­pa­ño­les son la Fu­ro­se­mi­da y la Te­tra­co­sac­ti­de. En es­tos ca­sos, los la­bo­ra­to­rios son la prin­ci­pal fuen­te de su­mi­nis­tro de sus pro­duc­tos a los hos­pi­ta­les.

Pro­ble­mas de su­mi­nis­tro re­cu­rren­tes

Las ci­fras fa­ci­li­ta­das por la Aemps so­bre pro­ble­mas de su­mi­nis­tro de me­di­ca­men­tos apun­tan una ma­yor im­por­ta­ción de me­di­ca­ción ex­tran­je­ra co­mo con­se­cuen­cia del ma­yor nú­me­ro de des­abas­te­ci­mien­tos. En la ac­tua­li­dad, hay 182 for­ma­tos de me­di­ca­men­tos que tie­nen pro­ble­mas de su­mi­nis­tro, es de­cir que hay una fal­ta con­ti­nua­da y ge­ne­ra­li­za­da de un me­di­ca­men­to en las ofi­ci­nas de far­ma­cia y ser­vi­cios de far­ma­cia, se­gún el lis­ta­do que ac­tua­li­za ca­si dia­ria­men­te la Aemps. En la ma­yo­ría de los ca­sos, exis­ten otros me­di­ca­men­tos con el mis­mo prin­ci­pio ac­ti­vo y pa­ra la mis­ma vía de ad­mi­nis­tra­ción. En los ca­sos que no es po­si­ble en­con­trar al­ter­na­ti­vas, se re­co­mien­da al mé­di­co pres­crip­tor de­ter­mi­nar la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar otros tra­ta­mien­tos co­mer­cia­li­za­dos o so­li­ci­tar una te­ra­pia no co­mer­cia­li­za­da en Es­pa­ña co­mo me­di­ca­men­to ex­tran­je­ro. La Aemps es­tá im­pul­san­do el cam­bio del Có­di­go Pe­nal pa­ra cas­ti­gar con pe­nas de pri­sión las ac­ti­vi­da­des de dis­tri­bu­ción ile­gal por par­te de las far­ma­cias. Y es que las bo­ti­cas se li­mi­tan a se­ña­lar que ca­re­cen de la receta co­rres­pon­dien­te cuan­do no pue­den jus­ti­fi­car el des­tino de las uni­da­des dis­tri­bui­das, lo que se sal­da con una in­frac­ción le­ve y evi­tan así la san­ción por rea­li­zar una ac­ti­vi­dad ile­gal de dis­tri­bu­ción. Me­nos fá­cil lo tie­nen pa­ra elu­dir la con­de­na por de­li­to fis­cal o de es­ta­fa por pre­sen­tar fac­tu­ras fal­sas, co­mo in­ves­ti­ga el juez que di­ri­ge la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.