Un per­fil po­lí­ti­co en Sa­ni­dad pa­ra re­cu­pe­rar la ima­gen per­di­da

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

El nom­bra­mien­to de Al­fon­so Alon­so co­mo nue­vo mi­nis­tro de Sa­ni­dad, en sus­ti­tu­ción de Ana Ma­to, ha te­ni­do al me­nos el efec­to de la sor­pre­sa. El exal­cal­de de Vi­to­ria no apa­re­cía en nin­gu­na de las qui­nie­las que pe­rio­dis­tas y co­rri­llos po­lí­ti­cos aven­tu­ra­ban has­ta ayer mis­mo. De he­cho, la ac­tual se­cre­ta­ria de Es­ta­do de Ser­vi­cios So­cia­les e Igual­dad, Su­sa­na Camarero, apa­re­cía a úl­ti­ma ho­ra co­mo la me­jor co­lo­ca­da pa­ra el pues­to. Pe­ro Ra­joy ac­tuó de Ra­joy. Hi­zo ca­so a la vi­ce­pre­si­den­ta So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría y qui­so, an­te to­do, evi­tar­se más dis­gus­tos con una car­te­ra que siem­pre apa­re­ce co­mo una de las ma­rías en el re­par­to y al fi­nal en más de una oca­sión -Ce­lia Vi­lla­lo­bos y las va­cas lo­cas y có­mo no, Ma­to y su Gür­tel re­ma­ta­do de ébo­la- se con­vier­te en un que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra los pre­si­den­tes de Go­bierno. Con la elec­ción de Alon­so, Ra­joy bus­ca al me­nos tran­qui­li­dad con los te­mas sa­ni­ta­rios.

Un per­fil de hombre de par­ti­do que se­pa con­te­ner las aguas re­vuel­tas en el de­par­ta­men­to en el año es­ca­so que fal­tan pa­ra las elec­cio­nes. Ade­más, re­sal­ta la ima­gen del ac­tual por­ta­voz del PP en el Con­gre­so pa­ra una even­tual vuel­ta elec­to­ral al País Vas­co. De to­das for­mas, el nue­vo mi­nis­tro de Sa­ni­dad tie­ne va­rios re­tos en el sec­tor por de­lan­te. Pri­me­ro, y an­te to­do, re­cu­pe­rar la ima­gen pú­bli­ca -y pe­rio­dís­ti­ca- del de­par­ta­men­to. Ma­to acer­tó en sus re­la­cio­nes per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les con los dis­tin­tos agen­tes de la Sa­ni­dad, pe­ro fa­lló es­tre­pi­to­sa­men­te en su re­la­ción con la po­bla­ción, el prin­ci­pal usua­rio de su Mi­nis­te­rio. Alon­so ten­drá el re­to de con­ver­tir la Sa­ni­dad en una car­te­ra ami­ga­ble. El nue­vo mi­nis­tro de­be­rá re­cu­pe­rar tam­bién las re­la­cio­nes con los pro­fe­sio­na­les, tan­to mé­di­cos co­mo en­fer­me­ros, de­te­rio­ra­das tras la cri­sis del ébo­la.

Por el ca­mino tam­bién se han que­da­do otros mi­nis­tra­bles. El ac­tual con­se­je­ro de Sa­ni­dad de Cas­ti­lla-La Man­cha y se­cre­ta­rio na­cio­nal de Sa­ni­dad del Par­ti­do Po­pu­lar, Jo­sé Ig­na­cio Echá­niz, era tam­bién de los me­jor co­lo­ca­dos. Otra de las as­pi­ran­tes era la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del Mi­nis­te­rio, Pi­lar Far­jas, nú­me­ro dos con Ana Ma­to. Sin em­bar­go, las ma­nos de la vi­ce­pre­si­den­ta han ido en su con­tra. La sen­sa­ción en Mon­cloa, apar­te del te­ma Gür­tel, es que la cri­sis ge­ne­ra­da con el ébo­la y la fal­ta de acier­to en los pri­me­ros días no fue só­lo cul­pa de Ana Ma­to. Tras el nom­bra­mien­to de Alon­so, el equi­po de Sa­ni­dad que­da bas­tan­te to­ca­do. Al me­nos hay tiem­po pa­ra re­cu­pe­rar la ima­gen per­di­da.

La apues­ta de Ra­joy por un hombre del Par­ti­do de­mues­tra la po­ca con­fian­za de Mon­cloa en el equi­po ac­tual del Mi­nis­te­rio. El nue­vo mi­nis­tro Alon­so tie­ne aho­ra un re­to prin­ci­pal: re­cu­pe­rar la ima­gen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.