‘Mi­mo­car­dio’: un pro­yec­to con el pa­cien­te en el cen­tro

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

Li­ni­cia­ti­va Mi­mo­car­dio es un pro­yec­to de la Sociedad Es­pa­ño­la de Car­dio­lo­gía y de la Fun­da­ción Es­pa­ño­la del Co­ra­zón di­ri­gi­do a pa­cien­tes y a pro­fe­sio­na­les que tie­ne la fi­na­li­dad de con­ver­tir al pa­cien­te en el pro­ta­go­nis­ta de la evo­lu­ción de su en­fer­me­dad. Pa­ra ello, es ne­ce­sa­rio in­for­mar y con­cien­ciar al mis­mo, pa­ra ha­cer­lo de­man­dan­te de sus ob­je­ti­vos de sa­lud.

En los úl­ti­mos años ha ha­bi­do un cam­bio im­por­tan­te en las ne­ce­si­da­des asis­ten­cia­les en to­do el mun­do in­dus­tria­li­za­do. Des­de un mo­de­lo en el que el fo­co prin­ci­pal de in­te­rés y ac­ti­vi­dad ha si­do el tra­ta­mien­to de la fa­se agu­da de las en­fer­me­da­des, las pro­pias me­jo­ras te­ra­péu­ti­cas han me­jo­ra­do las ex­pec­ta­ti­vas de los pa­cien­tes tras su­frir un even­to agu­do, pro­lon­gan­do de ma­ne­ra no­ta­ble la su­per­vi­ven­cia en mu­chas con­di­cio­nes y obli­gan­do a am­pliar el in­te­rés al cui­da­do cró­ni­co de las en­fer­me­da­des. El pe­so re­la­ti­vo de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas en el con­jun­to de la car­ga de asis­ten­cia a la que de­be ha­cer fren­te el sis­te­ma sa­ni­ta­rio, ya muy im­por­tan­te en la ac­tua­li­dad, es pre­vi­si­ble que con­ti­núe au­men­tan­do en los pró­xi­mos años.

Es­te con­cep­to de cui­da­dos cró­ni­cos es apli­ca­ble a mu­chas en­fer­me­da­des. En el cam­po car­dio­vas­cu­lar tam­bién hay ejem­plos no­ta­bles: la in­su­fi­cien­cia car­día­ca, car­dio­pa­tía is­qué­mi­ca cró­ni­ca, fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar, etc.

Mien­tras que ca­da vez hay más in­for­ma­ción y me­jor co­no­ci­mien­to por los pro­fe­sio­na­les de qué me­di­das, in­ter­ven­cio­nes o tra­ta­mien­tos son efi­ca­ces a lar­go pla­zo, exis­te una dis­tan­cia no­ta­ble en­tre es­te co­no­ci­mien­to y su cum­pli­mien­to en la prác­ti­ca clí­ni­ca co­ti­dia­na y, so­bre to­do, con el lo­gro de los ob­je­ti­vos te­ra­péu­ti­cos desea­dos. Pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos desea­dos, en cual­quier con­di­ción cró­ni­ca es una ca­rre­ra de lar­ga dis­tan­cia en la que es muy im­por­tan­te el cum­pli­mien­to con­ti­nua­do de las re­co­men­da­cio­nes en vi­gor. Exis­ten mu­chos fac­to­res que in­flu­yen en el no cum­pli­mien­to de ob­je­ti­vos, al­gu­nos de­pen­dien­tes del pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio -mé­di­co, en­fer­me­ra u otro en oca­sio­nes-, otros del en­torno y otros mu­chos del pro­pio pa­cien­te. Así, es­te úl­ti­mo es un ac­tor prin­ci­pal en la pues­ta en mar­cha y cum­pli­mien­to de to­das las in­ter­ven­cio­nes de pre­ven­ción se­cun­da­ria que se plan­teen y, en ge­ne­ral, de sus cui­da­dos a lar­go pla­zo pa­ra el man­te­ni­mien­to de la sa­lud o la re­duc­ción de com­pli­ca­cio­nes y, en de­fi­ni­ti­va, en la me­jo­ra de sus ex­pec­ta­ti­vas vi­ta­les y de ca­li­dad de vi­da en las en­fer­me­da­des cró­ni­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.