Be­ne­fi­cios

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL -

Ade­más, es­cu­char mú­si­ca me­ló­di­ca y agra­da­ble pue­de ha­cer que nues­tro ce­re­bro pro­duz­ca do­pa­mi­na, hor­mo­na fun­da­men­tal que ha si­do re­la­cio­na­da con la fe­li­ci­dad. La mú­si­ca re­du­ce el es­trés re­du­cien­do los ni­ve­les de cor­ti­sol. El jazz y el rock sua­ve pa­re­cen es­pe­cial­men­te efec­ti­vos. La mú­si­ca clá­si­ca y de co­ro pa­re­ce ali­viar los sín­to­mas gri­pa­les como es­tor­nu­dos y ma­les­tar ge­ne­ral. Al­gu­nos es­tu­dios en bio­lo­gía mo­le­cu­lar mues­tran que nues­tras cé­lu­las oyen la mú­si­ca, que vi­bran, des­en­ca­de­nan­do una trans­for­ma­ción a ni­vel ce­lu­lar con un au­men­to de gló­bu­los ro­jos y gló­bu­los blan­cos y efec­to lim­pie­za, de las to­xi­nas cor­po­ra­les. Se ha des­cri­to que la mú­si­ca de piano de Mo­zart pue­de lle­gar a re­du­cir la ac­ti­vi­dad ce­re­bral en los ata­ques epi­lép­ti­cos. Pa­re­ce exis­tir una co­ne­xión en­tre nues­tro ce­re­bro y la mú­si­ca de piano, que per­mi­ti­ría ayu­dar a mi­ti­gar el es­trés y can­san­cio fí­si­co que si­gue a la pro­duc­ción de una cri­sis con­vul­si­va.La mú­si­ca tam­bién se ha mos­tra­do be­ne­fi­cio­sa en otras pa­to­lo­gías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.