Ra­joy rec­fi­ti­ca a tiem­po en la ges­tión de la he­pa­ti­tis: no que­ría otro ébo­la

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

El Go­bierno ha rec­ti­fi­ca­do, tar­de pe­ro a tiem­po, en su ac­tua­ción con el pro­ble­ma sur­gi­do con los en­fer­mos de he­pa­ti­tis C. La úl­ti­ma so­lu­ción plan­tea­da al ali­món por los Mi­nis­te­rios de Sa­ni­dad y Ha­cien­da ga­ran­ti­za que to­dos los pa­cien­tes que lo ne­ce­si­ten re­ci­bi­rán los me­di­ca­men­tos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción que han lle­ga­do al mer­ca­do y que prác­ti­ca­men­te con­si­guen erra­di­car la en­fer­me­dad. Es un tan­to a fa­vor pri­me­ro del pre­si­den­te Ra­joy, que su­po ver fi­nal­men­te la mag­ni­tud del pro­ble­ma an­te la cer­ca­nía de las elec­cio­nes lo­ca­les, y so­bre to­do del nue­vo mi­nis­tro Al­fon­so Alon­so, que se ha de­ja­do ase­so­rar, y bien, en es­te asun­to. Sin em­bar­go, el cam­bio de rum­bo del Go­bierno del Par­ti­do Po­pu­lar vuel­ve a de­jar en evi­den­cia la di­rec­ción de la eta­pa an­te­rior en Sa­ni­dad.

La ex­mi­nis­tra Ana Ma­to y su se­cre­ta­ria ge­ne­ral, Pi­lar Far­jas, fue­ron las res­pon­sa­bles del plan an­te­rior con­tra la he­pa­ti­tis C, ta­cha­do por los pro­pios pro­fe­sio­na­les mé­di­cos como bo­chor­no­so. El Go­bierno no su­po ver la mag­ni­tud del acon­te­ci­mien­to: por pri­me­ra vez en mu­cho tiem­po, des­de los pri­me­ros tra­ta­mien­tos con­tra el si­da, una en­fer­me­dad mor­tal te­nía so­lu­ción gra­cias a nuevos fár­ma­cos. No era, des­de lue­go, el me­jor lu­gar pa­ra aho­rrar eu­ros al sis­te­ma sa­ni­ta­rio. La di­fe­ren­cia de gas­to se­rá im­por­tan­te. Lo más que pu­do ase­gu­rar Ma­to pa­ra tra­tar la en­fer­me­dad fue­ron 125 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra el primer año. Las cifras que ofre­ció es­ta se­ma­na Al­fon­so Alon­so fue­ron de 727 mi­llo­nes pa­ra los tres pró­xi­mos años. Más o me­nos el do­ble del primer pre­su­pues­to. Es cier­to, que la si­tua­ción de pre­cam­pa­ña elec­to­ral de es­te 2015 ha ayu­da­do a que los nuevos res­pon­sa­bles sa­ni­ta­rios con­ven­cie­ran a Ra­joy y so­bre to­do, a Mon­to­ro. Pe­ro en los pa­si­llos de Mon­cloa so­bre­vo­la­ba ya una pre­sión po­pu­lar pa­re­ci­da a las se­ma­nas de in­far­to vi­vi­das con los ca­sos de ébo­la. Una cri­sis que fue el fi­nal an­ti­ci­pa­do de Ana Ma­to en el Mi­nis­te­rio. Ra­joy y So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría ac­tua­ron en­ton­ces con ce­le­ri­dad y mon­ta­ron un ga­bi­ne­te de cri­sis, en el que no es­ta­ba la mi­nis­tra. Es­ta vez no ha he­cho fal­ta. Al­fon­so Alon­so y su se­gun­do en el Mi­nis­te­rio, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral Ru­bén Mo­reno, han de­mos­tra­do las vir­tu­des de un buen per­fil po­lí­ti­co al fren­te de una car­te­ra mi­nis­te­rial. To­do lo con­tra­rio que Ma­to y Far­jas.

Aho­ra, vie­ne el turno a las au­to­no­mías. Ha­bían es­ta­do aga­za­pa­das has­ta aho­ra, pa­ra no des­gas­tar­se en el asun­to. Pe­ro les to­ca pa­gar a ellas. De­ben de­mos­trar que son ca­pa­ces de ha­cer­lo.

Al­fon­so Alon­so y su se­gun­do, Ru­bén Mo­reno, han de­mos­tra­do las vir­tu­des de un buen per­fil po­lí­ti­co en la ges­tión de un Mi­nis­te­rio. To­do lo con­tra­rio de la épo­ca de Ma­to y Far­jas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.