Cla­ves pa­ra ubi­car al pa­cien­te en el cen­tro del sis­te­ma

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

Del 10 al 13 de mar­zo se ce­le­bra en Ali­can­te el XIX Con­gre­so Na­cio­nal de Hos­pi­ta­les y Ges­tión Sa­ni­ta­ria que or­ga­ni­za la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Di­rec­ti­vos de la Sa­lud (Se­di­sa) y la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Di­rec­ti­vos de En­fer­me­ría (An­de). Un even­to que, más allá de su en­ver­ga­du­ra, muy im­por­tan­te -ha re­ci­bi­do más de 1.000 co­mu­ni­ca­cio­nes, y se es­pe­ra la asis­ten­cia de más de 2.000 per­so­nas que po­drán es­co­ger en­tre más de 30 me­sas re­don­das-, abor­da­rá, en­tre otros te­mas, el pa­pel del pa­cien­te en los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios y có­mo de­ben in­ter­ac­tuar am­bos ac­to­res pa­ra ga­ran­ti­zar un mo­de­lo uni­ver­sal, efi­caz, efi­cien­te, de ca­li­dad y sos­te­ni­ble.

Es­ta­mos ple­na­men­te con­ven­ci­dos de la ne­ce­si­dad de una evo­lu­ción ha­cia un nue­vo mo­de­lo de pres­ta­ción de los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios. Se de­be te­ner en cuen­ta que el sis­te­ma sa­ni­ta­rio es­pa­ñol se di­se­ñó pa­ra la aten­ción de pa­cien­tes agu­dos y, hoy en día, la mi­tad de la po­bla­ción -ca­si 20 mi­llo­nes de per­so­nas­pa­de­ce al me­nos una en­fer­me­dad cró­ni­ca. Un in­di­ca­dor, ade­más, que si­gue una pro­gre­sión al al­za. A es­ta si­tua­ción se han de su­mar otros dos fac­to­res que a la lar­ga po­nen en ries­go el sis­te­ma tal y como es­tá plan­tea­do: una pre­sión asis­ten­cial al­ta y una po­bla­ción ca­da vez más en­ve­je­ci­da.

De he­cho, el 80 por cien­to del gas­to sa­ni­ta­rio en Es­pa­ña es­tá de­di­ca­do a los pa­cien­tes cró­ni­cos. Si bien, hay un dato más preo­cu­pan­te aún, y es que la mi­tad de es­tos pa­cien­tes cró­ni­cos no com­ple­ta su tra­ta­mien­to, más del 40 por cien­to au­to­rre­gu­la su me­di­ca­ción y el 14 por cien­to de los in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios de per­so­nas ma­yo­res se de­be a con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas por la in­ges­ta de al­gún me­di­ca­men­to por au­to­me­di­ca­ción.

Así, se pre­sen­ta una do­ble si­tua­ción. Por un la­do, te­ne­mos un muy buen sis­te­ma de sa­lud que se in­ten­ta adap­tar a los cam­bios en el per­fil del pa­cien­te, si bien lo ha­ce de una for­ma des­com­pa­sa­da con las ne­ce­si­da­des reales, y, por el otro, te­ne­mos un pa­cien­te que no ha re­ci­bi­do la for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra to­mar las rien­das de su en­fer­me­dad.

Con es­te pa­no­ra­ma, des­de el Con­gre­so Na­cio­nal se ha ve­ni­do tra­ba­jan­do du­ran­te las jor­na­das pre­con­gre­sua­les ce­le­bra­das du­ran­te 2013 y 2014 en diez cla­ves ineludible­s pa­ra cons­truir un sis­te­ma sa­ni­ta­rio cen­tra­do en el pa­cien­te, que apor­te ca­li­dad asis­ten­cial des­de la efi­cien­cia. La pri­me­ra de es­tas cla­ves se­ría la evo­lu­ción ha­cia un nue­vo mo­de­lo en el que los cen­tros sa­ni­ta­rios mo­di­fi­quen sus plan­tea­mien­tos or­ga­ni­za­ti­vos y que­den in­te­gra­dos los di­fe­ren­tes ni­ve­les asis­ten­cia­les, aten­ción pri­ma­ria, es­pe­cia­li­za­da con los ser­vi­cios so­cia­les. En es­te mar­co, es fun­da­men­tal el im­pul­so de re­des asis­ten­cia­les que op­ti­mi­cen re­cur­sos, con nue­vas uni­da­des de cui­da­dos in­ter­me­dios, el uso de la te­le­asis­ten­cia y del con­cep­to del do­mi­ci­lio como lu­gar te­ra­péu­ti­co, que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.