Sen­dín ame­na­za con el di­lu­vio en la ‘pres­crip­ción en­fer­me­ra’

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

El pre­si­den­te de la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial, Juan Jo­sé Ro­drí­guez Sen­dín, si­gue que­man­do sus úl­ti­mos car­tu­chos al fren­te de la cor­po­ra­ción con una nue­va de­cla­ra­ción, es­ta vez, con­tra la lla­ma­da pres­crip­ción en­fer­me­ra. Su an­da­na­da no va a mo­di­fi­car -ve­re­mos si lo­gra re­tra­sar­la- la de­ci­sión adop­ta­da por el Go­bierno y ra­ti­fi­ca­da por los con­se­je­ros au­to­nó­mi­cos en el úl­ti­mo Con­se­jo In­ter­te­rri­to­rial de apro­bar el Real De­cre­to de desa­rro­llo an­tes de que fi­na­li­ce la le­gis­la­tu­ra. Se tra­ta de una de­man­da pro­fe­sio­nal im­pro­rro­ga­ble que ofre­ce­rá se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca a lo que ya ha­cen las en­fer­me­ras en su prác­ti­ca dia­ria y que es­tá re­co­gi­da en la Ley de 2009, a pe­sar de que su desa­rro­llo acu­mu­le ya un re­tra­so in­jus­ti­fi­ca­do de seis años.

Las ra­zo­nes ex­pues­tas en el do­cu­men­to mé­di­co apro­ba­do en asam­blea se pue­den re­su­mir en que to­do lo que afec­ta al pa­cien­te per­te­ne­ce a la es­fe­ra ex­clu­si­va del mé­di­co. La reali­dad, sin em­bar­go, ca­mi­na por otro la­do, ha­cia una prác­ti­ca co­la­bo­ra­ti­va no so­lo pro­fe­sio­nal en el cui­da­do de la sa­lud de los pa­cien­tes, sino tam­bién en­tre los dis­tin­tos ni­ve­les de aten­ción sa­ni­ta­ria y sociosanit­aria o en­tre cen­tros, ya sean de ti­tu­la­ri­dad pú­bli­ca o pri­va­da. Pre­ten­der que el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud so­lo pue­de ser pú­bli­co o de­be es­tar par­ce­la­do en com­pe­ten­cias y di­ri­gi­do por mé­di­cos es nin­gu­near la con­tri­bu­ción de otros pro­fe­sio­na­les, como pue­den ser en­fer­me­ros o far­ma­céu­ti­cos, des­pil­fa­rrar re­cur­sos y ha­cer un fla­co ser­vi­cio a la sa­lud de los pa­cien­tes. No se pue­de anate­ma­ti­zar en la sa­ni­dad del si­glo XXI y alar­mar con el di­lu­vio. Las en­fer­me­ras de Reino Uni­do, Es­ta­dos Uni­dos, Sue­cia o Aus­tra­lia ya pres­cri­ben me­di­ca­men­tos sin re­ce­ta de for­ma au­tó­no­ma, que es lo que pa­re­ce chi­rriar a Sen­dín que se ha­ce de nue­vas, des­de ha­ce mu­chos años. In­clu­so los pa­cien­tes lo ha­cen cuan­do acu­den a la far­ma­cia con­tan­do con el con­se­jo far­ma­céu­ti­co. Las en­fer­me­ras tam­bién es­tán for­ma­das y no in­ter­fie­ren en los tra­ta­mien­tos, sino to­do lo con­tra­rio.

El pre­si­den­te de los mé­di­cos españoles no pue­de se­guir abrien­do fren­tes po­lí­ti­cos en la sa­ni­dad y sir­vién­do­se de su car­go pa­ra ali­near­se con las pro­pues­tas de­fen­di­das por el prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción o me­tién­do­se en ca­mi­sa de on­ce va­ras con un in­for­me so­bre el sec­tor far­ma­céu­ti­co don­de se per­mi­tía se­ña­lar a los la­bo­ra­to­rios cuán­to te­nían que in­ver­tir en I+D o có­mo se de­bía or­ga­ni­zar el mo­de­lo de far­ma­cia.

Es el mo­men­to de co­la­bo­rar y bus­car so­lu­cio­nes, no de obs­ta­cu­li­zar y abrir fal­sos de­ba­tes.

El pre­si­den­te de los mé­di­cos no pue­de se­guir abrien­do fren­tes en la sa­ni­dad y sir­vién­do­se de su car­go pa­ra ali­near­se con las pro­pues­tas de­fen­di­das por el prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.