En de­fen­sa de la in­te­gra­ción de los sis­te­mas sa­ni­ta­rio y so­cial

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

SSi el pa­cien­te cam­bia, el sis­te­ma tie­ne que cam­biar”. Es­ta sen­ten­cia re­co­ge la fi­lo­so­fía del V Con­gre­so In­ter­na­cio­nal De­pen­den­cia y Ca­li­dad de Vida que la Fun­da­ción Edad&Vida ha ce­le­bra­do re­cien­te­men­te en Ma­drid ba­jo el le­ma de El re­to de la cro­ni­ci­dad. Se tra­ta de un men­sa­je cla­ro que no pro­vie­ne de nin­guno de los po­nen­tes que par­ti­ci­pa­ron en el Con­gre­so, sino del mi­nis­tro de Sa­ni­dad, Ser­vi­cios So­cia­les e Igual­dad, Al­fon­so Alon­so, que se mues­tra así com­pro­me­ti­do con una nue­va es­tra­te­gia de abor­da­je de la aten­ción de en­fer­me­da­des cró­ni­cas y con el res­to de tra­ba­jos que el Con­se­jo Ase­sor de Sa­ni­dad lle­va a ca­bo en fa­vor del es­ta­ble­ci­mien­to de un nue­vo sis­te­ma in­te­gra­do de aten­ción sociosanit­aria, que con­tri­bu­ya al en­ve­je­ci­mien­to ac­ti­vo y a la me­jo­ra de la ca­li­dad de vida de las per­so­nas ma­yo­res.

Es­ta pos­tu­ra ani­ma a los que so­mos fie­les de­fen­so­res del te­ma, ya que no es ha­bi­tual en­con­trar res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos tan re­cep­ti­vos cuan­do se pro­du­cen cam­bios. Si bien es­ta­mos acos­tum­bra­dos a que los ex­per­tos y las au­to­ri­da­des di­rec­ta­men­te in­vo­lu­cra­das com­par­tan e in­clu­so pro­mue­van del desa­rro­llo de es­te mo­de­lo in­te­gra­do, nos ha sor­pren­di­do gra­ta­men­te que la ma­yo­ría de los con­se­je­ros de Sa­ni­dad y de Asun­tos So­cia­les de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es­tén ha­blan­do ya un mis­mo len­gua­je y pue­dan pre­sen­tar ejem­plos con­cre­tos y bue­nas prác­ti­cas en la apro­xi­ma­ción a la im­plan­ta­ción de es­te nue­vo sis­te­ma.

Des­de la Fun­da­ción Edad&Vida cree­mos que el ob­je­ti­vo úl­ti­mo de es­te ca­mino ha de ser la con­se­cu­ción de un mo­de­lo de aten­ción efi­caz y efi­cien­te, cen­tra­do en la per­so­na, y que dé res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des de una po­bla­ción ca­da vez más en­ve­je­ci­da y ca­da vez más afec­ta­da por en­fer­me­da­des cró­ni­cas, que re­quie­re de un nue­vo es­que­ma de ser­vi­cios en el que la aten­ción so­cial y la sa­ni­ta­ria se re­ci­ban de for­ma si­mul­tá­nea. La fal­ta de coor­di­na­ción en­tre ad­mi­nis­tra­cio­nes y ges­to­res del sis­te­ma ha si­do has­ta aho­ra el prin­ci­pal obs­tácu­lo pa­ra di­cha in­te­gra­ción. Pa­ra cons­truir un sis­te­ma só­li­do y de ca­li­dad, es fun­da­men­tal la co­la­bo­ra­ción en­tre to­dos los agen­tes im­pli­ca­dos, pa­ra que ac­túen con la má­xi­ma res­pon­sa­bi­li­dad y lle­guen a los acuer­dos ne­ce­sa­rios, te­nien­do como prio­ri­dad la me­jo­ra de la ca­li­dad de vida de las per­so­nas ma­yo­res, es­pe­cial­men­te de aque­llas que se en­cuen­tran en si­tua­ción de de­pen­den­cia.

Es ho­ra de pa­sar de las mu­sas al tea­tro, del mé­to­do a la ac­ción. De he­cho, he­mos ob­ser­va­do sa­tis­fac­to­ria­men­te có­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.