El ‘Ro­bot da Vin­ci’, el sis­te­ma qui­rúr­gi­co me­jor del mun­do

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

La his­to­ria del sis­te­ma qui­rúr­gi­co robótico da Vin­ci es un re­la­to de éxi­to que se ini­ció en Es­ta­dos Uni­dos ha­ce 15 años y diez en Es­pa­ña y que ha re­vo­lu­cio­na­do el uni­ver­so de la ci­ru­gía mí­ni­ma­men­te in­va­si­va, es­pe­cial­men­te en el ám­bi­to de la uro­lo­gía pe­ro tam­bién en las otras seis es­pe­cia­li­da­des qui­rúr­gi­cas pa­ra las que es­tá in­di­ca­do como gi­ne­co­lo­gía, ci­ru­gía ge­ne­ral, oral y ma­xi­lo­fa­cial, pe­diá­tri­ca, to­rá­ci­ca y car­dia­ca.

El tam­bién de­no­mi­na­do Ro­bot da Vin­ci -dis­tri­bui­do aquí por Pa­lex Me­di­cal SA-, es una so­fis­ti­ca­da pla­ta­for­ma qui­rúr­gi­ca úni­ca en el mun­do, di­se­ña­da y fa­bri­ca­da por la em­pre­sa nor­te­ame­ri­ca­na In­tui­ti­ve Sur­gi­cal pa­ra po­ten­ciar las ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des del ci­ru­jano en pro­ce­di­mien­tos de ci­ru­gía com­ple­ja ma­yor.

Un sis­te­ma mí­ni­ma­men­te in­va­si­vo: pa­ra po­der usar el Ro­bot da Vin­ci se de­ben rea­li­zar en el qui­ró­fano pe­que­ñas in­ci­sio­nes en la anato­mía del pa­cien­te que per­mi­tan in­tro­du­cir ins­tru­men­tos en mi­nia­tu­ra de am­plio ran­go de mo­vi­mien­to ex­clu­si­vos del ro­bot y una cá­ma­ra. Una vez com­ple­ta­do es­te pro­ce­di­mien­to -que cul­mi­na con el ac­ce­so a la zo­na que se de­be in­ter­ve­nir-, el ci­ru­jano ope­ra sen­ta­do en la con­so­la del da Vin­ci vi­sua­li­zan­do una ima­gen 3D en al­ta de­fi­ni­ción del cam­po qui­rúr­gi­co, en el in­te­rior del cuer­po del en­fer­mo. De es­ta for­ma, el clí­ni­co cuen­ta con una vi­sión su­pe­rior -ali­nea­da en­tre la zo­na anató­mi­ca afec­ta­da y el ins­tru­men­tal-, una po­si­ción úni­ca des­de la que se pue­de ope­rar de for­ma in­tui­ti­va y pre­ci­sa.

Con­tra­ria­men­te a la la­pa­ros­co­pia tra­di­cio­nal, en la ci­ru­gía da Vin­ci el clí­ni­co rea­li­za la in­ter­ven­ción có­mo­da­men­te sen­ta­do des­de una con­so­la er­go­nó­mi­ca, cir­cuns­tan­cia que dis­mi­nu­ye su gra­do de fa­ti­ga du­ran­te las, ha­bi­tual­men­te, lar­gas ope­ra­cio­nes. Es­te fac­tor re­dun­da no úni­ca­men­te en una me­jo­ra de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y ca­li­dad de vida del mé­di­co, sino tam­bién en una dis­mi­nu­ción del ries­go de erro­res du­ran­te la in­ter­ven­ción.

El Ro­bot da Vin­ci cuen­ta con pe­que­ños ins­tru­men­tos qui­rúr­gi­cos ar­ti­cu­la­dos úni­cos en el mun­do que re­pro­du­cen a es­ca­la las ac­cio­nes de las ma­nos del ci­ru­jano, con­vir­tién­do­las en pre­ci­sos mi­cro­mo­vi­mien­tos. A me­di­da que el mé­di­co ma­ni­pu­la los con­tro­les, el Ro­bot da Vin­ci res­pon­de a sus ór­de­nes en tiem­po real y re­pro­du­ce las ac­cio­nes de su mano, mu­ñe­ca y de­dos, co­rri­gien­do, ade­más, po­si­bles tem­blo­res.

Des­de su apa­ri­ción en el mer­ca­do, ha si­do em­plea­do con éxi­to en mi­les de pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos y su efi­ca­cia ha si­do do­cu­men­ta­da en cien­tos de pu­bli­ca­cio­nes mé­di­cas que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.