Los cen­tros pri­va­dos pi­den acuer­dos

Los cen­tros pri­va­dos cuen­tan con tec­no­lo­gía diag­nós­ti­ca y de tra­ta­mien­to pa­ra abor­dar el cán­cer con las me­jo­res ga­ran­tías y en con­di­cio­nes de igual­dad pa­ra to­dos los pa­cien­tes

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - JUAN MAR­QUÉS

La pri­va­da ofre­ce su tec­no­lo­gía más avan­za­da a los hos­pi­ta­les pú­bli­cos pa­ra tra­ta­miet­nos on­co­ló­gi­cos

La sa­ni­dad pri­va­da es­tá pre­pa­ra­da pa­ra co­la­bo­rar con el sec­tor pú­bli­co en el tra­ta­mien­to de to­dos los pa­cien­tes on­co­ló­gi­cos con los me­jo­res me­dios al al­can­ce y en con­di­cio­nes de igual­dad. Has­ta aho­ra los con­cier­tos con las Ad­mi­nis­tra­cio­nes se han cen­tra­do en prue­bas como diag­nós­ti­co por ima­gen o in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas me­no­res, te­ra­pias res­pi­ra­to­rias, diá­li­sis, reha­bi­li­ta­ción o lo­go­pe­dia.

Pe­ro los cen­tros pri­va­dos en Es­pa­ña se han con­ver­ti­do tam­bién, so­bre to­do en los úl­ti­mos años, en “pun­ta de lan­za en la in­cor­po­ra­ción de la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, tan­to pa­ra el diag­nós­ti­co como pa­ra el tra­ta­mien­to” en el abor­da­je del cán­cer, se­gún apun­tó el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to pa­ra el Desa­rro­llo e In­te­gra­ción de la Sa­ni­dad (Idis), Juan Abar­ca, du­ran­te la jor­na­da de in­no­va­ción en on­co­lo­gía que or­ga­ni­zó, el pa­sa­do 14 de abril, en el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio HM San­chi­na­rro.

El sec­tor hos­pi­ta­la­rio pri­va­do cuen­ta de he­cho con el 57 por cien­to de las re­so­nan­cias mag­né­ti­cas, el 49 por cien­to de los PET y el 36 por cien­to de los TAC. Dis­po­ne ade­más de avan­ces de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, como el TAC mul­ti­cor­te o las téc­ni­cas hi­bri­das PET-TAC o los PET-re­so­nan­cias. Cuen­tan, ade­más, con avan­za­dos equi­pos en ra­dio­ci­ru­gía, una téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca que uti­li­za ra­yos gam­ma pa­ra in­ter­ve­nir con al­ta pre­ci­sión y sin ne­ce­si­dad de in­ci­sio­nes. Han in­cor­po­ra­do tam­bién la ci­ru­gía ro­bó­ti­ca o téc­ni­cas tan

no­ve­do­sas como la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca de al­to cam­po, la ima­gen sin­te­ti­za­da -to­mo­sín­te­sis- y la com­bi­na­ción de téc­ni­cas in vi­vo e in vi­tro, “que es­tán per­mi­tien­do au­men­tar la pre­ci­sión diag­nós­ti­ca a la vez que in­cre­men­tan la se­gu­ri­dad del pa­cien­te”, des­ta­ca la se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Fe­nin, Mar­ga­ri­ta Al­fon­sel.

No ca­be du­da de que la in­ver­sión en equi­pa­mien­tos de al­ta tec­no­lo­gía me­jo­ra “la efi­cien­cia de los ser­vi­cios, re­du­ce cos­tes y ayu­da a op­ti­mi­zar los tiem­pos de res­pues­ta del pro­fe­sio­nal al pa­cien­te”, como sos­tie­ne Ma­nuel Vil­ches, di­rec­tor ge­ne­ral del Idis.

Des­de el Ins­ti­tu­to creen que ha lle­ga­do el mo­men­to de ir más allá pa­ra ex­plo­tar to­do el po­ten­cial in­ver­ti­do en re­cur­sos tec­no­ló­gi­cos y hu­ma­nos, con el fin de que los pa­cien­tes re­ci­ban la me­jor aten­ción po­si­ble y no es­tén ex­pues­tos a las di­fe­ren­cias au­to­nó­mi­cas en equi­pos, tec­no­lo­gía o es­tra­te­gias de pre­ven­ción en el abor­da­je del cán­cer. Por­que, como ad­mi­te “no es lo mis­mo que te diag­nos­ti­quen un cán­cer en Ma­drid, don­de ade­más exis­te li­bre elec­ción de mé­di­co y cen­tro, que en al­gu­nas provincias de nues­tra geo­gra­fía”.

No en vano, la So­cie­dad Es­pa­ño­la de On­co­lo­gía Mé­di­ca pre­vé que es­te año se diag­nos­ti­quen 227.076 ca­sos de cán­cer y que más de 108.000 per­so­nas fa­llez­can por es­ta en­fer­me­dad, por lo que re­sul­ta im­pres­cin­di­ble ali­near to­dos los re­cur­sos al al­can­ce de la sa­ni­dad es­pa­ño­la pa­ra lu­char con­tra el cán­cer. Abar­ca pi­de, por ello, au­nar es­fuer­zos pa­ra crear uni­da­des es­pe­cí­fi­cas pla­ni­fi­ca­das en fun­ción de cri­te­rios asis­ten­cia­les, así como un re­gis­tro uni­fi­ca­do de ca­sos. En su opi­nión, “es fun­da­men­tal el abor­da­je in­te­gral del cán­cer a cual­quier ni­vel asis­ten­cial: des­de el hos­pi­ta­la­rio, cró­ni­co, la far­ma­cia am­bu­la­to­ria y con in­de­pen­den­cia de su ni­vel de fi­nan­cia­ción, ya sea de ori­gen pú­bli­co o pri­va­do”.

Investigac­ión en cen­tros pri­va­dos

Es lo que es­tá ha­cien­do ya con éxi­to la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca en Es­pa­ña con su investigac­ión, sin im­por­tar si los re­sul­ta­dos fi­na­les son pú­bli­cos o

Los cen­tros pri­va­dos han par­ti­ci­pa­do ya en 291 en­sa­yos clí­ni­cos en el área de on­co­lo­gía

pri­va­dos. Los cen­tros pri­va­dos tam­bién es­tán par­ti­ci­pan­do ac­ti­va­men­te en la investigac­ión y desa­rro­llo de nuevos me­di­ca­men­tos y en su in­cor­po­ra­ción rá­pi­da a la prác­ti­ca clí­ni­ca en be­ne­fi­cio de los pa­cien­tes apro­ve­chan­do su ma­yor agi­li­dad a la ho­ra de ha­cer, por ejem­plo, las dis­tin­tas prue­bas diag­nós­ti­cas que re­quie­ren los en­sa­yos.

El di­rec­tor ge­ne­ral de Far­main­dus­tria, Hum­ber­to Ar­nés, re­sal­tó así du­ran­te su in­ter­ven­ción en la jor­na­da del Idis que un 40 por cien­to de los re­cur­sos que la in­dus­tria des­ti­na a in­ves­ti­gar se rea­li­za en co­la­bo­ra­ción con cen­tros pri­va­dos y pú­bli­cos de investigac­ión. La mi­tad de los en­sa­yos clí­ni­cos que se desa­rro­llan hoy en Es­pa­ña se rea­li­za en cen­tros pri­va­dos, que ca­da vez par­ti­ci­pan en fa­ses más tem­pra­nas de la investigac­ión. “Tie­nen in­di­ca­do­res de tiem­po me­jor, in­clu­so, que aque­llos en­sa­yos que se rea­li­zan só­lo en cen­tros pú­bli­cos”, se­gún Ar­nés, quien ad­mi­te tam­bién que “en el re­clu­ta­mien­to de pa­cien­tes to­da­vía hay mar­gen de me­jo­ra”.

Los da­tos del pro­yec­to Best, una ini­cia­ti­va de Far­main­dus­tria en la que par­ti­ci­pan 45 com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas, tres so­cie­da­des cien­tí­fi­cas, 13 co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y 50 hos­pi­ta­les de ti­tu­la­ri­dad pú­bli­ca y pri­va­da, re­ve­lan la es­tre­cha co­la­bo­ra­ción en la investigac­ión clí­ni­ca on­co­ló­gi­ca de los cen­tros pri­va­dos.

Los en­sa­yos clí­ni­cos en on­co­lo­gía desa­rro­lla­dos por los cen­tros pri­va­dos en 2013 al­can­za­ron ca­si la mi­tad del to­tal, cen­tra­dos so­bre to­do en la fa­se 1 y 2 de la en­fer­me­dad. En­tre 2005 y 2013, la Agen­cia Es­pa­ño­la del Me­di­ca­men­to y los Pro­duc­tos Sa­ni­ta­rios ha au­to­ri­za­do 6.156 en­sa­yos clí­ni­cos, más del 77 por cien­to de es­tos fue­ron au­to­ri­za­dos a la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos. El 37 por cien­to de es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes se cen­tran en on­co­lo­gía, un 10 por cien­to en car­dio­lo­gía y otro 5 por cien­to en el área de neu­ro­cien­cias, se­gún da­tos del pro­yec­to Best.

En los úl­ti­mos diez años, los cen­tros pri­va­dos han par­ti­ci­pa­do ya en 900 en­sa­yos clí­ni­cos (291 en el área de on­co­lo­gía), de los que cer­ca del 34 por cien­to han si­do en fa­ses tem­pra­nas de investigac­ión. Cen­tros como Hos­pi­ta­les Ma­drid es­tán ya ex­plo­tan­do to­das las opor­tu­ni­da­des a su al­can­ce pa­ra cre­cer en el mer­ca­do de en­sa­yos clí­ni­cos. La ini­cia­ti­va Start Ma­drid Ciooc reúne sis­te­mas de al­ta ca­li­dad, per­so­nal al­ta­men­te cua­li­fi­ca­do, ade­más de or­ga­ni­za­ción y es­truc­tu­ra pa­ra desa­rro­llar en­sa­yos en Fa­se 1 de on­co­lo­gía.

Re­gi­na Re­vi­lla, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Bioem­pre­sas (Ase­bio), sub­ra­ya tam­bién el gra­do de co­la­bo­ra­ción que exis­te en­tre las más de 300 com­pa­ñías de ba­se tec­no­ló­gi­ca y un sec­tor pri­va­do don­de “es mu­cho más fá­cil en­trar con una in­no­va­ción dis­rup­ti­va” que en el sec­tor pri­va­do, ad­mi­te du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción en la jor­na­da del Idis. La on­co­lo­gía si­gue sien­do la prin­ci­pal dia­na de investigac­ión de las bioem­pre­sas. De los 449 pro­yec­tos de las em­pre­sas aso­cia­das a Ase­bio, el 29 por cien­to co­rres­pon­de a investigac­ión de te­ra­pias on­co­ló­gi­cas en­tre las com­pa­ñías na­cio­na­les y el 46 por cien­to en el ca­so de las mul­ti­na­cio­na­les con fi­lial en Es­pa­ña. Una de las ini­cia­ti­vas pues­tas en mar­cha por Ase­bio es el Pro­yec­to Sum­ma: iden­ti­fi­ca­ción de de­man­da tem­pra­na de tec­no­lo­gías en el ám­bi­to de la me­di­ci­na per­so­na­li­za­da en el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud. El ob­je­ti­vo es desa­rro­llar una pla­ta­for­ma de bio­mar­ca­do­res que per­mi­tan pre­de­cir res­pues­ta a tra­ta­mien­tos e in­cor­po­rar­los “a la ma­yor bre­ve­dad po­si­ble a nues­tro sis­te­ma pú­bli­co y pri­va­do sa­ni­ta­rio”, ex­pli­ca.

ISTOCK

EE

J. Abar­ca, M. Al­fon­sel, R. Re­vi­lla y H. Ar­nés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.