La sa­ni­dad no da vo­tos en unas elec­cio­nes, pe­ro sí los qui­ta

Pa­ra­fra­sean­do un tó­pi­co del pe­rio­dis­mo se po­dría de­cir: no de­jes que una sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal te es­tro­pee un buen es­lo­gan o tu pro­pia cam­pa­ña elec­to­ral

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

Pa­ra­fra­sean­do un tó­pi­co del pe­rio­dis­mo se po­dría de­cir: no de­jes que una sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal te es­tro­pee un buen es­lo­gan o tu pro­pia cam­pa­ña elec­to­ral. Es lo que ha ocu­rri­do con la re­cien­te sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, que ten­dría que ser­vir pa­ra ce­rrar de una vez por to­das el fal­so de­ba­te en torno a la su­pues­ta pri­va­ti­za­ción de la sa­ni­dad pe­ro que, al con­tra­rio, no es­tá con­si­guien­do mo­ver ni un mi­lí­me­tro la po­si­ción ideo­ló­gi­ca de los par­ti­dos que de­fien­den so­lo, y de for­ma ex­clu­yen­te, la ges­tión pú­bli­ca de la sa­ni­dad.

Di­ce el Al­to Tri­bu­nal que la “po­si­ble aper­tu­ra a for­mas de ges­tión y res­pon­sa­bi­li­dad pri­va­da se lle­va a ca­bo pre­ser­van­do, en to­do ca­so, la ti­tu­la­ri­dad pú­bli­ca del ser­vi­cio” y aña­de que la Cons­ti­tu­ción “no exi­ge que el man­te­ni­mien­to de un ré­gi­men pú­bli­co de Se­gu­ri­dad So­cial re­quie­ra ne­ce­sa­ria­men­te y en to­do ca­so un sis­te­ma de ges­tión pú­bli­ca di­rec­ta”, ade­más de re­cor­dar el ca­rác­ter pú­bli­co de su fi­nan­cia­ción o la “igual­dad de ac­ce­so” de los ciu­da­da­nos al sis­te­ma pú­bli­co.

El fa­llo, que des­es­ti­ma la ma­yor par­te del re­cur­so de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad pre­sen­ta­do ha­ce un par de años por 50 se­na­do­res so­cia­lis­tas con­tra la pri­va­ti­za­ción de la ges­tión sa­ni­ta­ria de seis hos­pi­ta­les y 27 cen­tros de sa­lud, lle­ga ló­gi­ca­men­te tar­de, cuan­do el Go­bierno de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid de­ci­dió sus­pen­der el pro­ce­so an­te la pre­sión po­lí­ti­ca y so­cial ejer­ci­da con las lla­ma­das ma­reas blan­cas y en un mo­men­to en que la pri­va­da se ha con­ver­ti­do en el pim­pam­pum de la pró­xi­ma cam­pa­ña elec­to­ral.

To­dos los par­ti­dos, sin ex­cep­ción, han re­ne­ga­do de las fór­mu­las de co­la­bo­ra­ción pú­bli­co pri­va­da. In­clu­so la can­di­da­ta del Par­ti­do Po­pu­lar a la Co­mu­ni­dad de Ma­drid se ha com­pro­me­ti­do a no ex­ter­na­li­zar la ges­tión de nin­gún cen­tro más, apar­te de abrir un con­fu­so de­ba­te so­bre la re­vi­sión de las ac­tua­les con­ce­sio­nes que se vio obli­ga­da más tar­de a rec­ti­fi­car.

La pre­sión po­lí­ti­ca, uni­da a la ma­la co­mu­ni­ca­ción de los objetivos de una me­di­da que per­si­gue una ma­yor efi­cien­cia, ha con­du­ci­do a que la ciu­da­da­nía sien­ta res­que­mor y reac­cio­ne con­tra cual­quier pro­yec­to de ges­tión pri­va­da en sa­ni­dad. Los par­ti­dos lo sa­ben y, por eso, a fal­ta de un de­ba­te real y ne­ce­sa­rio so­bre re­for­mas del mo­de­lo, es­tán uti­li­zan­do la pri­va­da como el blan­co fá­cil de sus dar­dos, co­no­ce­do­res de que la sa­ni­dad no ga­na vo­tos, pe­ro sí los qui­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.