La Sa­ni­dad ne­ce­si­ta ideas trans­for­ma­do­ras

Es ne­ce­sa­ria la pro­fe­sio­na­li­za­ción y la pues­ta en mar­cha de ideas y ex­pe­rien­cias crea­ti­vas. Y no hay ma­yor crea­ti­vi­dad que pen­sar en nuevos es­ce­na­rios es­tra­té­gi­cos sa­can­do a la or­ga­ni­za­ción sa­ni­ta­ria de su ru­ti­na

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Cé­sar Pas­cual Vi­ce­pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Di­rec­ti­vos de la Sa­lud (Se­di­sa) y di­rec­tor ge­ren­te del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Mar­qués de Val­de­ci­lla de San­tan­der

La sa­ni­dad es un sec­tor muy re­gu­la­do, de­ma­sia­do di­ría yo, pe­ro lo peor es que la ma­yo­ría de los agen­tes sa­ni­ta­rios es­tán ins­ta­la­dos de for­ma có­mo­da en el mo­de­lo tra­di­cio­nal. Se de­be lu­char con­tra los mu­chos ele­men­tos exis­ten­tes que pro­te­gen al sis­te­ma pa­ra que un cam­bio trans­for­ma­dor tan evi­den­te como ne­ce­sa­rio su­ce­da, de­be­mos ir más allá ge­ne­ran­do y po­nien­do en mar­cha ideas que so­lu­cio­nen pro­ble­mas, pe­ro que no sean su­per­fi­cia­les ya que no nos con­du­cen a na­da sal­vo a se­guir ana­li­zan­do.

Un fac­tor de éxi­to de la ges­tión sa­ni­ta­ria de­pen­de del equi­po di­rec­ti­vo, que de­be in­no­var y po­ner en mar­cha ex­pe­rien­cias de otros hos­pi­ta­les o in­clu­so de otros sec­to­res, en cuan­to al fun­cio­na­mien­to en equi­po. En efec­to apor­tar so­lu­cio­nes, to­mar me­di­das apo­ya­dos en una ges­tión pro­fe­sio­nal e in­no­va­do­ra, con­se­guir los me­jo­res re­sul­ta­dos en sa­lud, en un en­torno de con­ten­ción del gas­to, bus­can­do má­xi­ma efi­cien­cia, im­pli­car a los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios y con­se­guir la sa­tis­fac­ción de los ciu­da­da­nos son los re­tos prin­ci­pa­les a los que se en­fren­tan los di­rec­ti­vos de la sa­lud a dia­rio. Por otra par­te hoy en día es inex­cu­sa­ble que la ac­ti­vi­dad asis­ten­cial de­be ser trans­pa­ren­te, de for­ma que, ade­más de los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos, los re­sul­ta­dos en sa­lud de ca­da cen­tro sean pú­bli­cos.

Pa­ra hi­lar es­tos pun­tos y ob­te­ner una ges­tión sa­ni­ta­ria de ca­li­dad y efi­cien­te es ne­ce­sa­rio, a gran­des ras­gos, la pro­fe­sio­na­li­za­ción y la pues­ta en mar­cha de ideas y ex­pe­rien­cias crea­ti­vas, trans­for­ma­do­ras y, en es­te sen­ti­do, no hay ma­yor crea­ti­vi­dad que pen­sar en nuevos es­ce­na­rios es­tra­té­gi­cos, nuevos mo­de­los de or­ga­ni­za­ción y ges­tión, sa­can­do a la or­ga­ni­za­ción sa­ni­ta­ria de su ru­ti­na, de su zo­na de con­fort, asu­mien­do ries­gos y ex­plo­ran­do nue­vas al­ter­na­ti­vas. Ne­ce­si­ta­mos con ur­gen­cia nuevos en­fo­ques que asu­man la in­cer­ti­dum­bre como par­te de la ges­tión y le­gis­la­ción que lo per­mi­ta. Aun­que es­to en la ges­tión pú­bli­ca pa­re­ce que da pá­ni­co.

És­te es el es­pí­ri­tu con el que se ce­le­bran las III Jor­na­das de Ges­tión Sa­ni­ta­ria que Se­di­sa y el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Mar­qués de Val­de­ci­lla, como par­te del pro­gra­ma do­cen­te del más­ter uni­ver­si­ta­rio en Di­rec­ción y Ges­tión Ser­vi­cios Sa­ni­ta­rios y So­cia­les de la Uni­ver­si­dad de Can­ta­bria, que ce­le­bran des­de hoy en San­tan­der. Ha­brá 18 po­nen­tes y seis mo­de­ra­do­res pa­ra plan­tear 18 ideas trans­for­ma­do­ras como mo­tor de cam­bio en la evo­lu­ción que el mo­de­lo sa­ni­ta­rio ne­ce­si­ta.

Con­ta­mos pa­ra ello con 18 de las vo­ces más au­to­ri­za­das del país, re­pre­sen­tan­tes de los dis­tin­tos ám­bi­tos que in­te­gran el mun­do sa­ni­ta­rio -ad­mi­nis­tra­ción, in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca, asis­ten­cia sa­ni­ta­ria pú­bli­ca y pri­va­da, in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, etc-.

El ne­xo de unión de las ideas trans­for­ma­do­ras que mo­vi­li­cen el cam­bio de mo­de­lo de ges­tión sa­ni­ta­ria es, sin du­da, la in­no­va­ción. Exis­ten cla­ros in­ten­tos de in­no­va­ción en ges­tión

sa­ni­ta­ria con di­fe­ren­tes re­sul­ta­dos, aun­que en­con­trar un mo­de­lo que fun­cio­na co­mien­za por ad­mi­tir la ne­ce­si­dad de pro­bar mu­chas co­sas que no fun­cio­nan, ad­mi­tien­do la po­si­bi­li­dad de fra­ca­so, por­que mu­chas ve­ces evi­tan­do lo úni­co que ha­ce­mos es per­der opor­tu­ni­da­des de apren­di­za­je que ayu­da­rían a te­ner éxi­to. Y es que es fun­da­men­tal es­tu­diar y ana­li­zar el fra­ca­so como de­tec­ción de áreas de me­jo­ra.

El Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud tie­ne un stock de ca­pi­tal pú­bli­co ex­cep­cio­nal que nos ha per­mi­ti­do un ajus­te que no ha si­do le­si­vo pa­ra la ca­li­dad de la ac­ti­vi­dad asis­ten­cial y cien­tí­fi­ca, de for­ma tal que he­mos po­di­do equi­li­brar la ra­cio­na­li­dad eco­nó­mi­ca con la via­bi­li­dad del pro­pio sis­te­ma que es­ta­ba en se­rio ries­go, aun­que aún no ha­ya­mos po­di­do can­tar vic­to­ria. Los cam­bios y pro­yec­tos nuevos que se lle­ven a ca­bo -in­clu­so que ya se es­tán lle­van­do a ca­bo- tie­nen que gi­rar en torno a ven­cer re­tos de la ges­tión sa­ni­ta­ria, más allá de la cri­sis, otor­gar la im­por­tan­cia que tie­ne lle­var a ca­bo una bue­na ges­tión sa­ni­ta­ria, a ge­ne­rar ini­cia­ti­vas in­no­va­do­ras, a ir más allá del bi­no­mio de la ges­tión sa­ni­ta­ria y de la ac­ti­vi­dad clí­ni­ca, im­plan­tan­do de for­ma in­te­gral las nue­vas tec­no­lo­gías en la ges­tión y, en de­fi­ni­ti­va, au­nan­do di­fe­ren­tes vi­sio­nes con un mis­mo ob­je­ti­vo: la ob­ten­ción de bue­nos re­sul­ta­dos en sa­lud y una ges­tión efi­cien­te, que apor­te la sos­te­ni­bi­li­dad ne­ce­sa­ria al sis­te­ma.

El aná­li­sis de la re­la­ción en­tre bue­na ges­tión y bue­nos re­sul­ta­dos, la ade­cua­ción y la efec­ti­vi­dad de las prác­ti­cas clí­ni­cas, la pres­crip­ción de Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y la Co­mu­ni­ca­ción (TIC), el pa­pel y la res­pon­sa­bi­li­dad del clí­ni­co con la ges­tión o mi­cro­ges­tión, la apli­ca­ción de la efi­cien­cia au­to­ma­ti­za­da en los cen­tros sa­ni­ta­rios, el es­tar pre­pa­ra­dos des­de el pun­to de vis­ta or­ga­ni­za­ti­vo fren­te a desafíos y pro­ble­mas que pue­den sur­gir po­ten­cial­men­te en un bre­ve pla­zo y pa­ra los que se dis­po­ne de po­co tiem­po pa­ra rea­li­zar una or­ga­ni­za­ción efec­ti­va, la pues­ta en mar­cha de una es­tra­te­gia de e-sa­lud, eli­mi­nar ac­ti­vi­da­des in­ne­ce­sa­rias o que no aña­den va­lor y en­fo­can­do to­do el sis­te­ma ha­cia la ob­ten­ción de re­sul­ta­dos pa­ra el pa­cien­te, la pues­ta en mar­cha de mo­de­los asis­ten­cia­les pre­dic­ti­vos que per­mi­tan una me­di­ci­na per­so­na­li­za­da y más efi­cien­te y la crea­ción de re­des de co­no­ci­mien­to que apor­ten la co­mu­ni­ca­ción e in­ter­ac­ción ne­ce­sa­ria pa­ra lle­gar a la es­tan­da­ri­za­ción en los pro­ce­sos asis­ten­cia­les que fun­cio­nan. Es­tas son só­lo al­gu­nas de las ideas ne­ce­sa­rias, in­no­va­do­ras y cla­ves que el sis­te­ma sa­ni­ta­rio ne­ce­si­ta; pa­ra to­das ellas es clave que to­dos los agen­tes sa­ni­ta­rios, pú­bli­cos y pri­va­dos, pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios y di­rec­ti­vos de la sa­lud y los pa­cien­tes se sien­tan im­pli­ca­dos y con­ci­ban su par­ti­ci­pa­ción como una res­pon­sa­bi­li­dad inex­cu­sa­ble con su la­bor pro­fe­sio­nal, con la sa­ni­dad y la sa­lud.

La in­no­va­ción es una alia­da pa­ra el éxi­to en la ges­tión sa­ni­ta­ria, pe­ro tie­ne que ser trans­for­ma­do­ra, des­de vi­sio­nes di­fe­ren­tes pa­ra orien­tar a bue­nos re­sul­ta­dos, por­que si nos lle­ga­mos a ob­se­sio­nar con la in­no­va­ción po­de­mos per­der de vis­ta lo más im­por­tan­te: el va­lor. Es­ta de­be ser una for­ma de tra­ba­jar, ha­cien­do más ges­tión clí­ni­ca y de pro­ce­sos pa­ra el uso ade­cua­do de la tec­no­lo­gía y de me­di­ca­men­tos, pe­ro tam­bién más pro­mo­ción de la sa­lud y de la pre­ven­ción de la en­fer­me­dad y más aten­ción a la cro­ni­ci­dad.

Nin­gu­na idea tie­ne sen­ti­do y nin­gu­na ten­drá éxi­to, eso sí, si no se po­nen en mar­cha des­de la pro­fe­sio­na­li­za­ción de la ges­tión y con una ade­cua­da ges­tión del ta­len­to en las or­ga­ni­za­cio­nes, ne­ce­sa­ria pa­ra dar con­ti­nui­dad al mo­tor de cam­bio del sis­te­ma. Te­ne­mos mu­cho ta­len­to en nues­tras or­ga­ni­za­cio­nes pe­ro se re­quie­re tra­ba­jar pa­ra con­se­guir que la ges­tión del ta­len­to sea efec­ti­va en los dis­tin­tos ser­vi­cios de sa­lud; con ello, aportaremo­s éxi­to, en tér­mi­nos de ca­li­dad y efi­cien­cia a la ges­tión sa­ni­ta­ria más allá del cor­to pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.