Avan­ces en el tra­ta­mien­to de la in­su­fi­cien­cia car­día­ca

En Es­pa­ña, ya hay más de un mi­llón de per­so­nas que pa­de­cen es­ta en­fer­me­dad con­tra la que te­ne­mos que or­ga­ni­zar­nos tra­ba­jan­do en red des­de los pro­pios pa­cien­tes has­ta los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios pa­ra ser efi­ca­ces

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Dr. Jo­sé Ramón González Jua­na­tey Pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Car­dio­lo­gía

La agen­cia ame­ri­ca­na FDA ( Food And Drug Ad­mi­nis­tra­tion) apro­bó el pa­sa­do 15 de abril la Iva­bra­di­na, el úni­co fár­ma­co oral que es ca­paz de re­du­cir se­lec­ti­va­men­te la fre­cuen­cia car­dia­ca en rit­mo si­nu­sal. En con­cre­to, in­hi­be la co­rrien­te If en el no­do si­nu­sal -que de­ter­mi­na la fre­cuen­cia car­dia­ca- sin afec­tar la con­trac­ción mio­cár­di­ca.

La FDA in­di­ca aho­ra la Iva­bra­di­na pa­ra re­du­cir el nú­me­ro de hos­pi­ta­li­za­cio­nes de­bi­das al em­peo­ra­mien­to de la in­su­fi­cien­cia car­dia­ca. El prin­ci­pio ac­ti­vo es­ta­rá in­di­ca­do en EEUU pa­ra el tra­ta­mien­to de pa­cien­tes con sín­to­mas de in­su­fi­cien­cia car­dia­ca es­ta­ble, frac­ción de eyec­ción del ven­trícu­lo iz­quier­do = 35 por cien­to en rit­mo si­nu­sal y fre­cuen­cia car­dia­ca en re­po­so de = 70 lpm, en aso­cia­ción con be­ta-blo­quean­tes a las má­xi­mas do­sis to­le­ra­das o cuan­do el tra­ta­mien­to con be­ta-blo­quean­tes es­té con­tra­in­di­ca­do.

Re­du­cir las hos­pi­ta­li­za­cio­nes de es­tos pa­cien­tes se ha con­ver­ti­do en una de las prio­ri­da­des en la or­ga­ni­za­ción de es­te pro­ce­so asis­ten­cial. Por po­ner el ejem­plo de Es­pa­ña, los in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios por in­su­fi­cien­cia car­dia­ca en nues­tro país son los úni­cos de ori­gen car­dio­vas­cu­lar cu­yo nú­me­ro si­gue au­men­tan­do año tras año, lo que aca­rrea una im­por­tan­tí­si­ma car­ga, eco­nó­mi­ca, clí­ni­ca y so­cial.

Aun­que en Eu­ro­pa la Iva­bra­di­na se co­mer­cia­li­za des­de 2007, la apro­ba­ción de la FDA mar­ca una eta­pa im­por­tan­te en el re­co­no­ci­mien­to mun­dial de la efi­ca­cia de es­te prin­ci­pio ac­ti­vo. Trae­rá con­si­go, como ya lo ha he­cho en Eu­ro­pa, una nue­va ayu­da pa­ra me­jo­rar el pro­nós­ti­co de pa­cien­tes con in­su­fi­cien­cia car­dia­ca y tam­bién re­du­cir el im­pac­to so­cio- sa­ni­ta­rio de la en­fer­me­dad, ya que se tra­ta del primer fár­ma­co apro­ba­do en su cla­se te­ra­péu­ti­ca.

Aho­ra es­ta­mos an­te una nue­va eta­pa pa­ra la mo­lé­cu­la pa­ra tra­tar las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Por el mo­men­to, ca­be es­pe­rar que en sus pró­xi­mas guías so­bre in­su­fi­cien­cia car­dia­ca, la Ame­ri­can Heart As­so­cia­tion (AHA) y el Ame­ri­can Co­lle­ge of Car­dio­logy (ACC) in­clu­yan re­co­men­da­cio­nes de uso de es­te prin­ci­pio ac­ti­vo.

Sin du­da, es­ta­mos an­te una bue­na no­ti­cia pa­ra los pa­cien­tes con in­su­fi­cien­cia car­día­ca en Es­ta­dos Uni­dos, don­de hay ca­si seis mi­llo­nes de en­fer­mos diag­nos­ti­ca­dos pa­ra los clí­ni­cos res­pon­sa­bles de su tra­ta­mien­to. Es­tos pa­cien­tes re­pre­sen­tan un gran re­to no só­lo pa­ra los mé­di­cos y las en­fer­me­ras sino tam­bién pa­ra to­do el sis­te­ma sa­ni­ta­rio. En Es­pa­ña, ya hay más de un mi­llón de per­so­nas que pa­de­cen es­ta en­fer­me­dad con­tra la que te­ne­mos que or­ga­ni­zar­nos tra­ba­jan­do en red des­de los pro­pios pa­cien­tes has­ta los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios, que tie­nen la prio­ri­dad de or­ga­ni­zar en ca­da área sa­ni­ta­ria la me­jor es­tra­te­gia pa­ra ser lo más efi­ca­ces po­si­bles.

La apro­ba­ción es­ta­dou­ni­den­se ha si­do rá­pi­da, ya que se le con­ce­dió el fast track al pro­ce­di­mien­to de eva­lua­ción, y se ha ba­sa­do en los re­sul­ta­dos del es­tu­dio clí­ni­co Shift, en el que par­ti­ci­pa­ron 6.505 pa­cien­tes con in­su­fi­cien­cia car­dia­ca de 37 paí­ses di­fe­ren­tes. Es di­cho es­tu­dio el que ha de­mos­tra­do que la Iva­bra­di­na re­du­ce de for­ma clí­ni­ca­men­te muy re­le­van­te el tiem­po que trans­cu­rre has­ta la pri­me­ra hos­pi­ta­li­za­ción de es­tos pa­cien­tes por em­peo­ra­mien­to de la in­su­fi­cien­cia car­dia­ca en com­pa­ra­ción con el pla­ce­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.