EJEM­PLO DE ME­CE­NAZ­GO CIEN­TÍ­FI­CO

Las fun­da­cio­nes de las gran­des en­ti­da­des es­pa­ño­las, como La Cai­xa y la Mu­tua Ma­dri­le­ña, con­tri­bu­yen al desa­rro­llo de la investigac­ión de pro­yec­tos como ‘Sil­vius’, que per­mi­ti­te na­ve­gar por el ce­re­bro evi­tan­do le­sio­nes lo­ca­les

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. Je­fa Uni­dad de Investigac­ión Hos­pi­tal Ase­pe­yo (Ma­drid)

Lle­va­mos años, es­cu­chan­do y le­yen­do so­bre el éxo­do de cien­tí­fi­cos en Es­pa­ña. Mu­chos in­ves­ti­ga­do­res con bri­llan­tes ideas y pro­yec­tos no tie­nen más op­ción que ir­se fue­ra de nues­tras fron­te­ras pa­ra co­men­zar o se­guir tra­ba­jan­do con una es­ta­bi­li­dad que aho­ra no en­cuen­tran.

El da­ño es­truc­tu­ral es gran­de. La ciencia se en­cuen­tra en es­ta­do crí­ti­co. Qué pe­na que es­ta afir­ma­ción se ha­ya con­ver­ti­do en ru­ti­na y reali­dad. Mu­chos ya han em­pren­di­do el ca­mino de ida, con muy po­cas po­si­bi­li­da­des de re­torno. Otros, con gran­des ofer­tas pro­fe­sio­na­les de fu­tu­ro, sin em­bar­go, no pue­den ha­cer­lo. Ca­da elec­ción en la vida tie­ne sus pro­pias con­se­cuen­cias. En la ju­ven­tud, las du­das no sue­len de­te­ner una de­ci­sión. Con el pa­so del tiem­po, los con­di­cio­na­mien­tos per­so­na­les ha­cen muy di­fí­cil em­ba­lar las ma­le­tas pa­ra co­men­zar de ce­ro. Es por ello, que ur­ge cui­dar con mi­mo a los in­ves­ti­ga­do­res que de­ci­den con­ti­nuar en Es­pa­ña. Son lo su­fi­cien­te­men­te bue­nos y com­pe­ti­ti­vos pa­ra me­re­cer con­ti­nuar su ca­rre­ra.

El ma­yor es­co­llo a sal­var, como siem­pre, es la fi­nan­cia­ción de pro­yec­tos. En un mun­do eco­nó­mi­ca­men­te con­tro­ver­ti­do, mi­ra­mos con ilu­sión a la in­ver­sión pri­va­da. La pin­tu­ra, la mú­si­ca o in­clu­so, la li­te­ra­tu­ra son des­de ha­ce si­glos, los ma­yo­res be­ne­fi­cia­rios del me­ce­naz­go pri­va­do. Si el ar­te es esen­cia mis­ma del ser hu­mano, dí­gan­me si la ciencia no lo es tam­bién. En nues­tro país, hay mo­ti­vos pa­ra la es­pe­ran­za. Ha­ce po­co más de un mes, se ce­le­bró The first Sym­po­sium on

Bio­me­di­cal Re­search (el primer sim­po­sio de in­ves­ti­ga­cio­nes bio­mé­di­cas) en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid. Tu­ve la oca­sión de asis­tir y com­pro­bar in si­tu el re­co­no­ci­mien­to a gran­des en­ti­da­des es­pa­ño­las en el ám­bi­to cien­tí­fi­co in­ter­na­cio­nal. To­dos coin­ci­di­mos en que la Fun­da­ción Ban­ca­ria LaCai­xa, pre­si­di­da por Isi­dro Fai­né, es uno de los re­fe­ren­tes ejem­pla­res. Y mu­cho más des­de que Jau­me Gi­ró asu­mió la di­rec­ción ge­ne­ral de la mis­ma. Es jus­to re­co­no­cer­le el im­pul­so y pres­ti­gio que se ha con­se­gui­do en ayu­das a la investigac­ión. En el año 2014 la Obra So­cial des­ti­nó 19 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra el desa­rro­llo de pro­gra­mas de investigac­ión y acu­mu­la una in­ver­sión glo­bal de 113 mi­llo­nes de eu­ros des­de 1993.

Des­de en­ton­ces se lle­va apos­tan­do por la investigac­ión de ex­ce­len­cia en bio­me­di­ci­na y prio­ri­zan­do las ne­ce­si­da­des so­cia­les.

Pro­yec­tos

Gra­cias a La Cai­xa, la in­no­va­ción e investigac­ión en neu­ro­ci­ru­gía mun­dial, tie­ne su re­fe­ren­cia en Es­pa­ña. Un pro­yec­to del Hos­pi­tal del Mar, con el pres­ti­gio­so doc­tor Gerardo Co­ne­sa a la ca­be­za, su ins­ti­tu­to de investigac­ión, el Imim, y una in­ge­nie­ría ca­ta­la­na Galgo Me­di­cal, no ha­bría si­do po­si­ble sin la apues­ta eco­nó­mi­ca de la Fun­da­ción LaCai­xa. El pro­yec­to, de­no­mi­na­do Sil­vius, in­clu­ye la crea­ción de una pla­ta­for­ma in­for­má­ti­ca que in­te­gra­rá to­das las téc­ni­cas de neu­ro­ima­gen pa­ra na­ve­gar por el ce­re­bro, evi­tan­do le­sio­nes en re­gio­nes de fun­cio­nes esen­cia­les en ci­ru­gías ce­re­bra­les.

Otra en­ti­dad es­pa­ño­la que lle­va tiem­po apos­tan­do por el me­ce­naz­go cien­tí­fi­co es la Fun­da­ción Mu­tua Ma­dri­le­ña con sus ayu­das anua­les a la investigac­ión en sa­lud. Des­de su cons­ti­tu­ción se han fi­nan­cia­do pro­yec­tos en to­da Es­pa­ña por un im­por­te su­pe­rior a 50.500.000 eu­ros. La in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca ha si­do, tra­di­cio­nal­men­te, uno de los sec­to­res más di­ná­mi­cos e in­no­va­do­res en pro­gra­mas de investigac­ión y desa­rro­llo.

En los úl­ti­mos años, sin em­bar­go, y con la fi­na­li­dad de man­te­ner be­ne­fi­cios al­tos, las gran­des em­pre­sas han aban­do­na­do pro­ce­sos de desa­rro­llo cien­tí­fi­co, en vir­tud de re­or­ga­ni­za­ción, fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes an­tes no vis­tos. Es­ta­mos sien­do tes­ti­gos de una mi­gra­ción de la investigac­ión bá­si­ca ha­cia las ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas, con la ex­ter­na­li­za­ción de ta­reas y tra­ba­jos con co­mu­ni­da­des am­plias de pro­fe­sio­na­les, lo que aho­ra se vie­ne de­no­mi­nan­do como

crowd­sour­cing. Se han frag­men­ta­do gran­des equi­pos en uni­da­des más fle­xi­bles y re­du­ci­das, in­clu­yen­do só­lo a miem­bros con co­no­ci­mien­tos pro­fun­dos en pa­to­lo­gías es­pe­cí­fi­cas.

En el ám­bi­to pú­bli­co el Ins­ti­tu­to de Sa­lud Carlos III es el prin­ci­pal or­ga­nis­mo que fi­nan­cia, ges­tio­na y eje­cu­ta la investigac­ión bio­mé­di­ca en Es­pa­ña. Ges­tio­na la ac­ción es­tra­té­gi­ca en sa­lud en el mar­co del Plan Na­cio­nal de I+D+I. La fi­nan­cia­ción pú­bli­ca va reorien­tán­do­se a la in­ver­sión en gran­des ins­ti­tu­tos de investigac­ión, re­ci­bi­do con desáni­mo por mu­chos pro­fe­sio­na­les.

La ges­tión de re­cur­sos por par­te de es­tos ins­ti­tu­tos y sus ór­ga­nos de go­bierno de­be­rían ser ob­je­to de re­vi­sión. Gran­des ideas e ini­cia­ti­vas cien­tí­fi­cas, co­rren el ries­go de ser fa­go­ci­ta­das y desecha­das. Ne­ce­si­ta­mos al­go más. Un gran pac­to na­cio­nal por la ciencia, en con­sen­so, se­ría un buen mo­do de co­men­zar. Las pro­pues­tas elec­to­ra­les com­pi­ten en­tre sí. La ma­yo­ría, la­men­ta­ble­men­te, que­da­rán en el ol­vi­do. Oja­lá nues­tros po­lí­ti­cos en­ten­die­ran y to­ma­ran ejem­plo del me­ce­naz­go cien­tí­fi­co, con ge­ne­ro­si­dad y so­li­da­ri­dad. De­di­car­se a la investigac­ión es, hoy por hoy, to­da una he­roi­ci­dad. Re­quie­re enor­me vo­lun­tad.

Ha­ce po­cos días, el 1 de ma­yo, se ce­le­bra­ban 163 años del na­ci­mien­to de San­tia­go Ramón y Ca­jal, nues­tro gran Pre­mio No­bel de Me­di­ci­na. Al­gún que otro me­dio de co­mu­ni­ca­ción se hi­zo eco de ello. La pren­sa lo­cal de Pe­ti­lla de Ara­gón, que vio na­cer al emi­nen­te cien­tí­fi­co es­pa­ñol, re­cor­da­ba sus pa­la­bras: “Si hay al­go ver­da­de­ra­men­te di­vino en no­so­tros, es la vo­lun­tad. Por ella afir­ma­mos la per­so­na­li­dad, tem­pla­mos el ca­rác­ter, desafia­mos la ad­ver­si­dad, re­cons­trui­mos el ce­re­bro y nos su­pe­ra­mos dia­ria­men­te”. La ciencia es­pa­ño­la me­re­ce nues­tra me­jor vo­lun­tad.

L. MO­RENO

R. MON­TO­YA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.