Fo­ro de Em­pren­de­do­res en e-Health

He­mos vis­to que el 97 por cien­to de los pa­cien­tes afir­ma sen­tir­se có­mo­do con el uso de la tec­no­lo­gía por par­te de los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos, pe­ro siem­pre y cuan­do sea como apo­yo a la aten­ción per­so­nal y no como sus­ti­tu­ción

El Economista - Sanidad - - AGENDA - Javier Vi­ver Di­rec­tor de ven­tas de Nuan­ce Health­ca­re en el sur de Eu­ro­pa

El I Fo­ro de Em­pren­de­do­res en e-Health es un pun­to de en­cuen­tro en­tre in­ver­so­res pri­va­dos, em­pre­sas y em­pren­de­do­res im­pul­sa­do por la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Em­pre­sas de Tec­no­lo­gía Sa­ni­ta­ria. Se ce­le­bra en el Co­le­gio Ofi­cial de Mé­di­cos de Bar­ce­lo­na.

Di­rec­tor de ven­tas de Nuan­ce Health­ca­re en el sur de Eu­ro­pa

La adop­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías en el área de la sa­lud es una reali­dad que va a ir a más en los pró­xi­mos años de­bi­do no só­lo a la evo­lu­ción na­tu­ral del sec­tor, sino tam­bién, y en par­te, a un te­ma nor­ma­ti­vo de re­gu­la­ción de la in­for­ma­ción. En es­te sen­ti­do, la agru­pa­ción elec­tró­ni­ca de los da­tos clí­ni­cos no só­lo fa­ci­li­ta la to­ma de de­ci­sio­nes de los mé­di­cos, sino que per­mi­te a los pa­cien­tes ac­ce­der a su in­for­ma­ción de for­ma más sen­ci­lla y te­ner en to­do mo­men­to el con­trol de sus da­tos.

Sin em­bar­go, no hay que ol­vi­dar que el ob­je­ti­vo de la tec­no­lo­gía tie­ne que ser aho­rrar tiem­po y sim­pli­fi­car el tra­ba­jo a los pro­fe­sio­na­les y no al con­tra­rio. En una en­cues­ta rea­li­za­da re­cien­te­men­te, he­mos vis­to que el 97 por cien­to de los pa­cien­tes afir­ma sen­tir­se có­mo­do con el uso de la tec­no­lo­gía por par­te de los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos, pe­ro siem­pre y cuan­do sea como apo­yo a la aten­ción per­so­nal y no como sus­ti­tu­ción.

A es­ta mis­ma con­clu­sión lle­ga­mos si ana­li­za­mos la opi­nión de los mé­di­cos, que opi­nan que las la­bo­res de ges­tión - pa­pe­leos, do­cu­men­ta­ción, etc.- ocu­pan de­ma­sia­do tiem­po en sus agen­das, cau­san­do un im­pac­to ne­ga­ti­vo en su mo­ti­va­ción pro­fe­sio­nal y en la aten­ción al pa­cien­te.

Por tan­to, nos en­con­tra­mos con el re­to de im­plan­tar so­lu­cio­nes que pre­ser­ven la re­la­ción doc­tor-pa­cien­te, a la vez que au­men­tan la pro­duc­ti­vi­dad de los pro­fe­sio­na­les y se adap­tan a las nue­vas ne­ce­si­da­des del sec­tor, como la mo­vi­li­dad.

En un fu­tu­ro cer­cano se es­pe­ra que el mé­di­co ten­ga la po­si­bi­li­dad de cap­tu­rar to­dos los da­tos en el pun­to de aten­ción mé­di­ca, con in­de­pen­den­cia del dis­po­si­ti­vo que uti­li­ce -ta­ble­ta, smartp­ho­ne, dis­po­si­ti­vo wea­ra­ble-. Si pen­sa­mos, por ejem­plo, en un hos­pi­tal, es­to su­pon­dría que, du­ran­te sus vi­si­tas a los pa­cien­tes in­gre­sa­dos, los mé­di­cos po­drían ac­tua­li­zar su his­to­rial clí­ni­co en tiem­po real des­de la pro­pia ha­bi­ta­ción, agi­li­zan­do así el pro­ce­so de for­ma no­ta­ble.

Otro de los cam­bios que ve­re­mos en sa­ni­dad se­rá, como he­mos men­cio­na­do an­te­rior­men­te, un ac­ce­so más fá­cil del pa­cien­te a to­dos sus da­tos clí­ni­cos. Es­to per­mi­ti­rá que al­gu­nos en­fer­mos cró­ni­cos pue­dan ser asis­ti­dos re­mo­ta­men­te y sin ne­ce­si­dad de es­tar in­gre­sa­dos en un hos­pi­tal, con la con­se­cuen­te re­duc­ción de gas­tos y la co­mo­di­dad que su­po­ne

Javier Vi­ver

pa­ra el usua­rio po­der ser aten­di­do en su pro­pia ca­sa.

Al igual que es­ta­mos vien­do en otros sec­to­res, hay una ten­den­cia más que in­cor­po­rar a nuevos dis­po­si­ti­vos a uti­li­zar los que ya te­ne­mos pa­ra uso pro­fe­sio­nal, por par­te de los mé­di­cos, y pa­ra la ges­tión de su sa­lud, por par­te de los pa­cien­tes. No po­de­mos ob­viar el éxi­to de apli­ca­cio­nes pa­ra ges­tio­nar la ci­ta sa­ni­ta­ria o in­clu­so la apa­ri­ción de apli­ca­cio­nes pa­ra que los dia­bé­ti­cos pue­dan con­tro­lar su ni­vel de azú­car. Sin em­bar­go, exis­ten aún re­tos im­por­tan­tes en es­te sen­ti­do, como con­se­guir que cual­quier dis­po­si­ti­vo de con­su­mo ofrez­ca la ca­li­dad re­que­ri­da pa­ra ha­cer un diag­nós­ti­co, eli­mi­nan­do así las ba­rre­ras es­pa­cio-tem­po­ra­les.

Lo que no ca­be du­da es que en los pró­xi­mos años la voz ga­na­rá pro­ta­go­nis­mo como in­ter­faz en el sec­tor sa­ni­ta­rio, ya sea sim­ple­men­te pa­ra ges­tio­nar in­for­ma­ción o pa­ra la­bo­res más com­ple­jas gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías de com­pren­sión del len­gua­je que per­mi­ten una ma­yor in­ter­ac­ción y fun­cio­nes de asis­ten­te vir­tual. La ra­zón es sen­ci­lla: fa­ci­li­tan la re­la­ción de mé­di­cos y pa­cien­tes con la tec­no­lo­gía y és­ta es la clave del éxi­to.

En los pró­xi­mos me­ses y años es­pe­ra­mos ver una reac­ti­va­ción de la im­plan­ta­ción de la tec­no­lo­gía en la sa­ni­dad es­pa­ño­la, si bien es cier­to que nos en­con­tra­mos en una bue­na si­tua­ción en com­pa­ra­ción con otros paí­ses eu­ro­peos. Como ejem­plo, po­de­mos de­cir que ac­tual­men­te al­re­de­dor de un 70 por cien­to de los ra­dió­lo­gos españoles ya uti­li­zan nues­tras so­lu­cio­nes pa­ra la ge­ne­ra­ción de in­for­mes mé­di­cos a tra­vés de la voz, eli­mi­nan­do así la in­tro­duc­ción ma­nual de da­tos de en­tre sus ta­reas.

Como ya he­mos vis­to, la im­plan­ta­ción de la tec­no­lo­gía en la sa­ni­dad no es só­lo co­sa de los pro­fe­sio­na­les. Ca­da vez más, y prin­ci­pal­men­te por la per­cep­ción de los pa­cien­tes de que exis­te po­co tiem­po pa­ra la in­ter­ac­ción con los mé­di­cos du­ran­te las con­sul­tas, son mu­chos los que bus­can in­for­ma­ción y adop­tan tec­no­lo­gías de for­ma pre­via a la ci­ta pa­ra ir más pre­pa­ra­dos. Se­gún da­tos de la en­cues­ta que he­mos rea­li­za­do en­tre pa­cien­tes, el 80 por cien­to afir­ma sen­tir­se im­pli­ca­do en su sa­lud y acu­den a las vi­si­tas con los si­guien­tes re­cur­sos: una lis­ta de pre­gun­tas -68 por cien­to-, ha­bien­do con­sul­ta­do re­cur­sos on­li­ne -39 por cien­to- o da­tos mé­di­cos de fuen­tes ex­ter­nas -20 por cien­to-.

En de­fi­ni­ti­va, en to­dos nues­tros es­tu­dios, tan­to los pro­fe­sio­na­les como los usua­rios nos han de­ja­do cla­ro que la tec­no­lo­gía tie­ne que ir di­ri­gi­da a per­mi­tir y apo­yar una ma­yor in­ter­ac­ción per­so­nal en­tre el mé­di­co y el pa­cien­te, y no a sus­ti­tuir­la. No de­be­mos ol­vi­dar que, cuan­do ha­bla­mos de los re­qui­si­tos de la ca­li­dad de la asis­ten­cia mé­di­ca, los pa­cien­tes men­cio­nan por es­te or­den: tiem­po pa­ra ha­blar, co­mu­ni­ca­ción ver­bal con re­co­men­da­cio­nes es­pe­cí­fi­cas y con­tac­to vi­sual con los doc­to­res.

Pa­ra ello ha­cen fal­ta so­lu­cio­nes sencillas que per­mi­tan aho­rros de tiem­po reales y fa­ci­li­ten la re­la­ción de am­bos con la tec­no­lo­gía, lo­gran­do así que el gran pe­so de la in­ter­ac­ción sea la re­la­ción per­so­nal, y ade­más ga­ran­ti­cen la se­gu­ri­dad de la in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.