LA INMUNO ON­CO­LO­GÍA PI­DE VÍA RÁ­PI­DA A LOS PA­CIEN­TES

Las far­ma­céu­ti­cas re­cla­man un cir­cui­to es­pe­cial pa­ra acor­tar los tiem­pos y po­si­bi­li­tar que los nuevos tra­ta­mien­tos del cán­cer lle­guen lo an­tes po­si­ble a los en­fer­mos si de­mues­tran un be­ne­fi­cio aña­di­do cla­ro

El Economista - Sanidad - - INNOVACIÓN - JUAN MAR­QUÉS

Su­ce­dió con los nuevos tra­ta­mien­tos de la he­pa­ti­tis C y to­do pa­re­ce in­di­car que vol­ve­rá a pa­sar con las te­ra­pias inmuno on­co­ló­gi­cas o in­mu­no­te­ra­pia aplicada al cán­cer: las Ad­mi­nis­tra­cio­nes sa­ni­ta­rias si­guen sin es­tar pre­pa­ra­das pa­ra fa­ci­li­tar un ac­ce­so rá­pi­do a una in­no­va­ción que es­tá lla­ma­da a re­vo­lu­cio­nar el abor­da­je de la en­fer­me­dad.

El Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud ca­re­ce de un mar­co de ac­tua­ción úni­co y pre­vi­si­ble pa­ra in­cor­po­rar la in­no­va­ción a su car­te­ra de ser­vi­cios. Ni Go­bierno ni co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas han acor­da­do to­da­vía qué fór­mu­las de fi­nan­cia­ción pú­bli­ca son más apro­pia­das pa­ra su­fra­gar los nuevos y cos­to­sos tra­ta­mien­tos. Tam­po­co es­tán cla­ros los cri­te­rios que hay que pon­de­rar en su eva­lua­ción eco­nó­mi­ca y clí­ni­ca o pa­ra fi­jar las con­di­cio­nes de fi­nan­cia­ción y pre­cio, ni cuál es la vía más rá­pi­da y se­gu­ra a la ho­ra de au­to­ri­zar la co­mer­cia­li­za­ción de los nuevos me­di­ca­men­tos.

Son pre­gun­tas que se es­tán plan­tean­do to­das las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias del mun­do, pe­ro que en el ca­so de Es­pa­ña re­sul­tan, si ca­be, más com­ple­jas por la par­ti­cu­lar con­fi­gu­ra­ción del mo­de­lo au­to­nó­mi­co de sa­lud, como se hi­zo pa­ten­te du­ran­te el se­mi­na­rio Scien­ti­fic and

Ac­cess Breakth­rough in On­co­logy, or­ga­ni­za­do por la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal Me­nén­dez Pe­la­yo con el pa­tro­ci­nio de MSD en Valencia.

La si­tua­ción de par­ti­da en Eu­ro­pa ya es de cla­ra des­ven­ta­ja res­pec­to a la de Es­ta­dos Uni­dos, don­de hay una úni­ca au­to­ri­dad en­car­ga­da de eva­luar y au­to­ri­zar los nuevos tra­ta­mien­tos, se en­car­gó de pre­ci­sar el doc­tor Jor­ge Ca­ma­re­ro, je­fe del Área de On­co­lo­gía del Ser­vi­cio de Eva­lua­ción Clí­ni­ca de la Agen­cia Es­pa­ño­la de Me­di­ca­men­tos y Pro­duc­tos Sa­ni­ta­rios (Aemps). La de­ci­sión en Eu­ro­pa es­tá, en cam­bio, frag­men­ta­da en un pro­ce­so don­de in­ter­vie­nen 28 agen­cias es­ta­ta­les, a las que hay que su­mar el pa­pel que el Go­bierno ha de­ja­do asu­mir a las agen­cias au­to­nó­mi­cas en Es­pa­ña an­tes de dar luz verde de­fi­ni­ti­va a las nue­vas te­ra­pias.

El re­sul­ta­do es que el ac­ce­so a los me­di­ca­men­tos “no es ho­mo­gé­neo en Es­pa­ña, de­pen­de de dón­de vi­vas”, re­co­no­ce el doc­tor Ca­ma­re­ro, que con­si­de­ra que “no de­be­ría ser así pe­ro no es la com­pe­ten­cia de la Agen­cia”, sub­ra­ya.

Au­to­ri­za­dos pe­ro no dis­po­ni­bles

Es­pa­ña fi­gu­ra así a la co­la de los paí­ses desa­rro­lla­dos en nú­me­ro de nuevos fár­ma­cos au­to­ri­za­dos pe­ro no dis­po­ni­bles en­tre 2009 y 2014. De los 37 re­gis­tra­dos, los pa­cien­tes españoles tie­nen ac­ce­so a 18 y otros 19 no se en­cuen­tran to­da­vía dis­po­ni­bles, “se­gu­ra­men­te por el pre­cio”, se­ña­la Jor­ge Ca­ma­re­ro. Otros paí­ses eu­ro­peos como Ale­ma­nia y Reino Uni­do tie­nen ya en el mer­ca­do 28 nuevos on­co­ló­gi­cos, por los 23 de Fran­cia y 22 de Ita­lia, en­tre los paí­ses de si­mi­lar ta­ma­ño y de­mo­gra­fía.

Tan­to las com­pa­ñías como los pa­cien­tes tie­nen una ver­da­de­ra ca­rre­ra de obs­tácu­los por de­lan­te pa­ra be­ne­fi­ciar­se de los re­sul­ta­dos de la in­no­va­ción. Los 23 in­for­mes de po­si­cio­na­mien­to te­ra­péu­ti­co (IPT) que ha emi­ti­do Sa­ni­dad so­bre nue­vas te­ra­pias des­de 2013 -eva­lua­cio­nes de la efi­ca­cia com­pa­ra­da de los nuevos fár­ma­cos que sir­ven pa­ra de­ter­mi­nar su uso y orien­tar el pre­cio- son en teo­ría “vin­cu­lan­tes por ley”, como re­cuer­da Eduar­do Díaz Ru­bio, je­fe de Ser­vi­cio de On­co­lo­gía Mé­di­ca del Hos­pi­tal Clí­ni­co San Carlos de Ma­drid, pe­ro las co­mu­ni­da­des no los res­pe­tan si no se sien­ten par­tí­ci­pes e im­po­nen nue­vas eva­lua­cio­nes y sus pro­pios cri­te­rios a la ho­ra de fi­nan­ciar­los o in­cor­po­rar­los a su car­te­ra de ser­vi­cios que re­tra­san el ac­ce­so de los pa­cien­tes.

A es­ta si­tua­ción se su­ma la in­ter­ven­ción de las co­mi­sio­nes de far­ma­cia de los pro­pios hos­pi­ta­les, que con sus re­eva­lua­cio­nes ra­len­ti­zan más el pro­ce­so y acen­túan las di­fe­ren­cias de ac­ce­so a los pa­cien­tes. La doc­to­ra Ana Lluch, je­fa del Ser­vi­cio de On­co­lo­gía Mé­di­ca del Hos­pi­tal

la ley del me­di­ca­men­to re­co­noz­ca “el de­re­cho de to­dos los ciu­da­da­nos a ob­te­ner me­di­ca­men­tos en con­di­cio­nes de igual­dad en to­do el SNS”. Fac­to­res de es­pe­cial re­le­van­cia en la on­co­lo­gía, don­de el tiem­po es un fac­tor esen­cial pa­ra los pa­cien­tes que es­pe­ran un nue­vo tra­ta­mien­to que pro­lon­gue su su­per­vi­ven­cia o me­jo­re el con­trol de sín­to­mas o su ca­li­dad de vida.

En el ca­so de la nue­va in­mu­no­te­ra­pia del cán­cer, que pa­ra Eduar­do Díaz Ru­bio es una au­tén­ti­ca “revolución den­tro de la on­co­lo­gía”, el gran in­te­rro­gan­te si­gue sien­do cuán­do es­ta­rá dis­po­ni­ble pa­ra los pa­cien­tes en Es­pa­ña. Re­tra­sos de 15 ó 20 me­ses son pla­zos “inasu­mi­bles an­te fár­ma­cos in­no­va­do­res dis­rup­ti­vos que tie­nen un va­lor te­ra­péu­ti­co aña­di­do cla­ro” y me­nor to­xi­ci­dad, sos­tie­ne es­te ex­per­to. En su opi­nión, “hay que fa­ci­li­tar pa­ra es­te ti­po de me­di­ca­men­tos cir­cui­tos que sean rá­pi­dos pa­ra que los ciu­da­da­nos se pue­dan be­ne­fi­ciar”.

Fór­mu­las de fi­nan­cia­ción

Otra ca­ren­cia del sis­te­ma es­pa­ñol que se ha he­cho evi­den­te al ne­go­ciar el pre­cio de los nuevos an­ti­vi­ra­les con­tra la he­pa­ti­tis C es la fal­ta de un um­bral de cos­te efec­ti­vi­dad pa­ra los fár­ma­cos que fi­je, como en el mo­de­lo in­glés, un lí­mi­te por año de vida ga­na­do a una nue­va te­ra­pia. Es­tá cla­ro que no se pue­de pa­gar cual­quier pre­cio, por eso el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad tie­ne a un gru­po de ex­per­tos tra­ba­jan­do en la crea­ción de es­ta re­fe­ren­cia eco­nó­mi­ca pa­ra la sa­ni­dad es­pa­ño­la, se­gún avan­zó Mar­ta Tra­pe­ro, in­ves­ti­ga­do­ra en las uni­ver­si­da­des Pom­peu Fa­bra y Cas­ti­lla La Mancha.

Ni las Ad­mi­nis­tra­cio­nes ni los ex­per­tos tie­nen tam­po­co cla­ro cuál es la fór­mu­la más in­di­ca­da pa­ra fi­nan­ciar las in­no­va­cio­nes. Mer­ce­des Martínez Vallejo, con­se­je­ra téc­ni­ca de la Sub­di­rec­ción Ge­ne­ral de Ca­li­dad de Me­di­ca­men­tos y Pro­duc­tos Sa­ni­ta­rios del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, se de­can­ta por los te­chos de gas­to a la ho­ra de ne­go­ciar con las com­pa­ñías, fren­te a otras po­si­bi­li­da­des como los acuer­dos de ries­go com­par­ti­do que to­da­vía no se han uti­li­za­do en on­co­lo­gía.

Los te­chos de gas­to, que ya se han uti­li­za­do en la he­pa­ti­tis C, fi­jan una can­ti­dad má­xi­ma de pa­go del SNS por el tra­ta­mien­to en un año que, una vez su­pe­ra­da, asu­me su cos­te el la­bo­ra­to­rio a tra­vés de una de­vo­lu­ción en fac­tu­ra. Martínez Vallejo des­ta­ca sus ven­ta­jas al ofre­cer pre­vi­si­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria, ade­más de ayu­dar a cal­cu­lar un cos­te me­dio por pa­cien­te que per­mi­te cal­cu­lar su im­pac­to pre­su­pues­ta­rio y exis­tir ex­pe­rien­cias en paí­ses de nues­tro en­torno. En su opi­nión, su im­pac­to “es fa­vo­ra­ble pa­ra el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud” y se pue­den apli­car a to­do ti­po de me­di­ca­men­tos. En la ac­tua­li­dad hay diez me­di­ca­men­tos fi­nan­cia­dos por es­ta vía, de los que cua­tro son on­co­ló­gi­cos.

Los acuer­dos de ries­go com­par­ti­do, por el con­tra­rio, que su­pe­di­tan el pa­go a la ob­ten­ción de una res­pues­ta te­ra­péu­ti­ca y que se apli­can en tres me­di­ca­men­tos en la ac­tua­li­dad, son “más di­fí­cil de im­ple­men­tar que los des­cuen­tos o te­chos de gas­to, por­que la rea­li­za­ción de prue­bas va­ría mu­cho de­pen­dien­do del lu­gar, ade­más de obli­gar a ha­cer una mo­ni­to­ri­za­ción ex­haus­ti­va con unos pla­zos con­cre­tos”, sub­ra­yó la re­pre­sen­tan­te mi­nis­te­rial.

Clí­ni­co de Valencia, aler­ta con­tra es­ta si­tua­ción en cen­tros de la mis­ma re­gión que dan lu­gar a “aten­ción on­co­ló­gi­ca de pri­me­ra a cuar­ta cla­se en una mis­ma au­to­no­mía, por­que to­dos quie­ren ser la Clí­ni­ca Ma­yo”, ase­gu­ró du­ran­te su in­ter­ven­ción. Tam­po­co...

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.