“SE­GÚN EN QUÉ RE­GIÓN VI­VAS, TIE­NES ME­JO­RES FÁR­MA­COS; ESO DE­BE CAM­BIAR”

En­tre­vis­ta a An­to­ni Es­te­ve, pre­si­den­te de Far­main­dus­tria

El Economista - Sanidad - - SANIDAD 1 - AL­BER­TO VI­GA­RIO

An­to­ni Es­te­ve Crue­lla ac­ce­dió por se­gun­da vez a la pre­si­den­cia de Far­main­dus­tria, la pa­tro­nal de los la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos in­no­va­do­res, el pa­sa­do mes de oc­tu­bre. Si en su primer pa­so por la pa­tro­nal, en­tre 2006 y 2008, la prin­ci­pal lu­cha de Es­te­ve, ase­gu­ra, fue pa­ra que se re­co­no­cie­ra la in­no­va­ción far­ma­céu­ti­ca a tra­vés de las pa­ten­tes, en es­ta eta­pa su prin­ci­pal ob­je­ti­vo, como re­co­no­ce en es­ta en­tre­vis­ta, es in­ten­tar eli­mi­nar las de­sigual­da­des re­gio­na­les que pa­de­cen los pa­cien­tes en el ac­ce­so a los úl­ti­mos me­di­ca­men­tos in­no­va­do­res.

Su prin­ci­pal ca­ba­llo de ba­ta­lla en su vuel­ta a Far­main­dus­tria pa­re­ce ser la lu­cha por con­se­guir el ac­ce­so equi­ta­ti­vo a esas in­no­va­cio­nes en to­da Es­pa­ña. ¿Hay tan­tas di­fe­ren­cias en­tre re­gio­nes?

Sin du­da, ac­tual­men­te, nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo es que el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud ga­ran­ti­ce el ac­ce­so de los pa­cien­tes a las in­no­va­cio­nes te­ra­péu­ti­cas, in­de­pen­dien­te­men­te de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma en la que re­si­dan, y aca­bar con las de­sigual­da­des en el ac­ce­so exis­ten­tes ac­tual­men­te en­tre re­gio­nes, tan­to en el ám­bi­to am­bu­la­to­rio como hos­pi­ta­la­rio, con la pér­di­da de cohe­sión y las inequi­da­des que es­to com­por­ta. Mu­chas de las me­di­das re­gio­na­les con las que se es­tán re­in­ter­pre­tan­do las con­di­cio­nes de ac­ce­so de los me­di­ca­men­tos al mer­ca­do es­tán su­po­nien­do una gra­ve rup­tu­ra en la equi­dad de la pres­ta­ción far­ma­céu­ti­ca que re­ci­ben los ciu­da­da­nos en fun­ción del lu­gar

“Las me­di­das de An­da­lu­cía po­nen en pe­li­gro la equi­dad en to­da Es­pa­ña”

“Ob­ser­va­mos sig­nos de me­jo­ra en la apro­ba­ción de las in­no­va­cio­nes”

“El pre­cio en Es­pa­ña si­gue un 17% por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea”

en el que re­si­dan, por ello te­ne­mos que ser ca­pa­ces de en­con­trar el ne­ce­sa­rio equi­li­brio en­tre es­te ac­ce­so y la sos­te­ni­bi­li­dad de los sis­te­mas pú­bli­cos de sa­lud. Es­toy fir­me­men­te con­ven­ci­do de que hay lu­gar pa­ra in­cor­po­rar las in­no­va­cio­nes de pri­me­ra lí­nea a nues­tro sis­te­ma de sa­lud, y sin dis­cri­mi­na­ción por co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

¿Es An­da­lu­cía la co­mu­ni­dad que más es­tá li­mi­tan­do las op­cio­nes te­ra­péu­ti­cas pa­ra sus ciu­da­da­nos?

Es cier­to que An­da­lu­cía ha adop­ta­do una se­rie de me­di­das que po­nen en se­rio pe­li­gro la equi­dad en el ac­ce­so a las op­cio­nes te­ra­péu­ti­cas en to­do el te­rri­to­rio es­pa­ñol. Las subas­tas o los Equi­va­len­tes Te­ra­péu­ti­cos son al­gu­nos ejem­plos y es­pe­ra­mos que se co­rri­jan lo an­tes po­si­ble. Sin em­bar­go, des­afor­tu­na­da­men­te, no es la úni­ca co­mu­ni­dad au­tó­no­ma que es­tá in­tro­du­cien­do me­di­das le­si­vas pa­ra la in­no­va­ción far­ma­céu­ti­ca y que quie­bran la equi­dad en el ac­ce­so a la pres­ta­ción far­ma­céu­ti­ca y sa­ni­ta­ria.

¿Có­mo es­tá sien­do la apro­ba­ción de nuevos me­di­ca­men­tos in­no­va­do­res por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad en es­ta le­gis­la­tu­ra?

El di­fí­cil con­tex­to eco­nó­mi­co de los úl­ti­mos años ha su­pues­to que los pa­cien­tes españoles ha­yan pa­sa­do de te­ner uno de los me­jo­res ni­ve­les de ac­ce­so a los me­di­ca­men­tos in­no­va­do­res, tan­to por la am­pli­tud de la ofer­ta como por su dis­po­ni­bi­li­dad, y a uno de los cos­tes más ba­jos de Eu­ro­pa en tér­mi­nos de pre­cio, a en­fren­tar­se a di­fi­cul­ta­des de ac­ce­so a los nuevos tra­ta­mien­tos, con­se­cuen­cia de los ajus­tes pre­su­pues­ta­rios pa­ra dar res­pues­ta a la cri­sis. Es­tos re­tra­sos en el ac­ce­so a la in­no­va­ción far­ma­céu­ti­ca res­pec­to al ni­vel que ve­nía­mos dis­fru­tan­do has­ta la irrup­ción de la cri­sis se han pro­du­ci­do tan­to en el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra ob­te­ner la apro­ba­ción de un nue­vo me­di­ca­men­to, como es­pe­cial­men­te en su uso y dis­po­ni­bi­li­dad, de­bi­do a los re­que­ri­mien­tos adi­cio­na­les que es­tán in­tro­du­cien­do al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, tras­pa­san­do los lí­mi­tes com­pe­ten­cia­les. Afor­tu­na­da­men­te, ob­ser­va­mos sig­nos de me­jo­ra en los tiem­pos y, lo que es más im­por­tan­te, hay una vo­lun­tad ex­plí­ci­ta de que así si­ga sien­do.

¿El pre­cio fi­nan­cia­do que se da a los nuevos fár­ma­cos in­no­va­do­res si­gue sien­do de los más ba­jos de Eu­ro­pa?

En Es­pa­ña el pre­cio me­dio de los me­di­ca­men­tos es­tá apro­xi­ma­da­men­te un 17 por cien­to por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea. En lo que se re­fie­re a los pre­cios de las in­no­va­cio­nes nues­tro re­to más im­por­tan­te es fi­jar unos cri­te­rios objetivos, trans­pa­ren­tes y pre­de­ci­bles que, ade­más, per­mi­tan ase­gu­rar el ac­ce­so a los nuevos me­di­ca­men­tos.

¿Con­si­de­ra que el mo­de­lo de pre­cios y fi­nan­cia­ción de me­di­ca­men­tos ac­tual de­be cam­biar? ¿Ha­cia qué sis­te­ma?

El mo­de­lo de pre­cios y fi­nan­cia­ción de me­di­ca­men­tos que te­ne­mos ac­tual­men­te per­te­ne­ce al pa­sa­do. Ha­ce fal­ta re­no­var­lo y en­con­trar nue­vas fór­mu­las que per­mi­tan ga­ran­ti­zar el ac­ce­so a in­no­va­cio­nes te­ra­péu­ti­cas y creo que exis­te un con­sen­so en­tre to­dos los agen­tes del sec­tor en es­to. De ahí la im­por­tan­cia pa­ra nues­tro sec­tor del Real De­cre­to de Pre­cios y Fi­nan­cia­ción en el que el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad lle­va me­ses tra­ba­jan­do y que desa­rro­lla­rá des­de el pro­ce­di­mien­to de eva­lua­ción de los me­di­ca­men­tos, a efec­tos de fi­ja­ción de sus pre­cios y con­di­cio­nes de re­em­bol­so, o el ac­ce­so de los nuevos me­di­ca­men­tos al mer­ca­do. Con­fia­mos en po­der con­tar fi­nal­men­te con es­ta nue­va re­gu­la­ción que mar­ca­rá un an­tes y un des­pués de nues­tras com­pa­ñías en Es­pa­ña, y que se ha­ce es­pe­cial­men­te ne­ce­sa­ria en un mo­men­to, como el ac­tual, en el que es­ta­mos a la puer­ta de que irrum­pan nuevos me­di­ca­men­tos con un gran im­pac­to en la re­so­lu­ción de re­tos te­ra­péu­ti­cos que exi­gi­rán de to­das las par­tes fór­mu­las in­te­li­gen­tes pa­ra que el sis­te­ma sa­ni­ta­rio los pue­da ir in­cor­po­ran­do sin ge­ne­rar­se re­tra­sos en el ac­ce­so más allá de los ra­zo­na­bles.

¿Có­mo se­rá el acuer­do que van a fir­mar con Ha­cien­da y Sa­ni­dad so­bre gas­to far­ma­céu­ti­co? ¿Es­ta­rá li­ga­do al PIB o hay más va­ria­bles?

Lle­va­mos me­ses tra­ba­jan­do con el Go­bierno en la fir­ma de un Pro­to­co­lo que pro­pi­cie un mar­co de en­ten­di­mien­to que nos per­mi­ta en­con­trar fór­mu­las ade­cua­das pa­ra con­ci­liar el ac­ce­so de los pa­cien­tes a las in­no­va­cio­nes con los objetivos pre­su­pues­ta­rios de la na­ción. No es­ta­mos ha­blan­do de un te­cho de gas­to pa­ra far­ma­cia, por­que el gas­to en far­ma­cia lo de­ter­mi­nan las ne­ce­si­da­des sa­ni­ta­rias de la po­bla­ción y ha­cer­lo su­pon­dría po­ner lí­mi­tes al ac­ce­so a las in­no­va­cio­nes, sino bus­car fór­mu­las que ofrez­can com­pen­sa­cio­nes en ca­so de que ese gas­to crez­ca por en­ci­ma de lo que lo ha­ga la eco­no­mía.

¿Cree que el ca­so de la he­pa­ti­tis C ha si­do un ejem­plo de acuer­do en­tre ad­mi­nis­tra­ción, com­pa­ñías y pa­cien­tes pa­ra apli­car en el fu­tu­ro?

Creo que a to­dos los agen­tes im­pli­ca­dos el ca­so de la He­pa­ti­tis C nos tie­ne que ser­vir como ejem­plo de mu­chas co­sas. En lo que a nues­tro sec­tor res­pec­ta, creo que se ha pues­to de ma­ni­fies­to que, ade­más de dar res­pues­ta a las

FAR­MAIN­DUS­TRIA

FAR­MAIN­DUS­TRIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.