La cri­sis afec­ta más a la sa­ni­dad pú­bli­ca

Los pa­cien­tes man­tie­nen su va­lo­ra­ción de los ser­vi­cios pri­va­dos de sa­lud, pe­ro pe­na­li­zan al sis­te­ma pú­bli­co por la subida de las lis­tas de espera, se­gún los úl­ti­mos ba­ró­me­tros de opi­nión

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - JUAN MAR­QUÉS

Los pa­cien­tes va­lo­ran más la aten­ción de la pri­va­da y pe­na­li­zan las lis­tas de espera pú­bli­cas

La cri­sis ape­nas ha­ce me­lla en la sa­ni­dad pri­va­da, a juz­gar por la opi­nión de sus usua­rios y a di­fe­ren­cia de la pú­bli­ca, que sí se ha vis­to afec­ta­da por los re­cor­tes y pe­na­li­za­da, so­bre to­do, por la subida de las lis­tas de espera en los úl­ti­mos ba­ró­me­tros sa­ni­ta­rios del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS). Pre­ci­sa­men­te lo que más va­lo­ran los pa­cien­tes de la sa­ni­dad pri­va­da es el tiem­po de espera pa­ra la rea­li­za­ción de prue­bas diag­nós­ti­cas y la ob­ten­ción de los co­rres­pon­dien­tes re­sul­ta­dos, así co­mo la fa­ci­li­dad pa­ra con­cer­tar una ci­ta, lo que cer­ti­fi­ca la ce­le­ri­dad y agi­li­dad de la pri­va­da que tan­to se echa en

fal­ta en el sis­te­ma pú­bli­co. Son, de he­cho, las con­sul­tas al es­pe­cia­lis­ta y la rea­li­za­ción de prue­bas diag­nós­ti­cas los ser­vi­cios más uti­li­za­dos.

Es uno de los re­sul­ta­dos que ofre­ce el Ba­ró­me­tro de la Sa­ni­dad Pri­va­da 2015, el cuar­to ela­bo­ra­do por la con­sul­to­ra Kan­tar Health pa­ra el Ins­ti­tu­to pa­ra el De­sa­rro­llo e In­te­gra­ción de la Sa­ni­dad (Idis), den­tro del es­fuer­zo de es­ta aso­cia­ción que agru­pa a las prin­ci­pa­les em­pre­sas del sec­tor por me­dir los re­sul­ta­dos y ofre­cer trans­pa­ren­cia de un sec­tor que no ha re­cor­ta­do ni em­pleo ni ser­vi­cios du­ran­te la cri­sis.

Lo cier­to es que si se da a ele­gir a los más de nue­ve mi­llo­nes de pa­cien­tes que uti­li­zan los ser­vi­cios de la sa­ni­dad pú­bli­ca y pri­va­da, y que tie­nen por lo tan­to ex­pe­rien­cia real del fun­cio­na­mien­to de am­bos sis­te­mas, la ma­yo­ría de usua­rios acaban de­can­tán­do­se por la sa­ni­dad pri­va­da a la ho­ra de ir al es­pe­cia­lis­ta o de in­gre­sar en un hos­pi­tal. Es una reali­dad que ya se apun­ta en el mo­de­lo de asis­ten­cia sa­ni­ta­ria a fun­cio­na­rios, don­de ocho de ca­da diez eli­ge tam­bién el sis­te­ma pri­va­do.

El gra­do de sa­tis­fac­ción con los ser­vi­cios de la sa­ni­dad pri­va­da en Es­pa­ña se man­tie­ne ele­va­do, se­gún las 2.527 en­tre­vis­tas rea­li­za­das a ti­tu­la­res de un se­gu­ro pri­va­do de sa­lud en­tre enero y fe­bre­ro de es­te año. La va­lo­ra­ción me­dia ob­te­ni­da al­can­za los 7,4 pun­tos den­tro de una es­ca­la de 1 a 10, fren­te a los 6,6 pun­tos que re­ci­ben los ser­vi­cios pres­ta­dos por la sa­ni­dad pú­bli­ca, se­gún la en­cues­ta del Idis. Una no­ta es­ta úl­ti­ma que se apro­xi­ma al 6,31 ob­te­ni­do por la pú­bli­ca en el úl­ti­mo Ba­ró­me­tro Sa­ni­ta­rio del CIS de 2014, la úl­ti­ma en­cues­ta pu­bli­ca­da que re­fle­ja un de­te­rio­ro de la sa­tis­fac­ción des­de el má­xi­mo de 6,59 lo­gra­do en 2011, se­gún una mues­tra de 7.800 en­tre­vis­tas.

Son los efec­tos de tres años de subidas en el nú­me­ro de pa­cien­tes en espera, con tiem­pos me­dios que pa­sa­ron de 76 días en ju­nio de 2012 a 101 días en ju­nio de 2013. El úl­ti­mo Ba­ró­me­tro, cu­ya re­co­gi­da de da­tos fi­na­li­zó en oc­tu­bre, vuel­ve a re­ve­lar el ma­les­tar de los ciu­da­da­nos por las lis­tas de espera, ya que una gran ma­yo­ría opi­na que ha em­peo­ra­do o si­gue igual que el año an­te­rior a pe­sar de la me­jo­ra re­gis­tra­da en la de­mo­ra qui­rúr­gi­ca, que se re­du­jo de me­dia has­ta los 90 días de re­tra­so me­dio, con 552.016 pa­cien­tes es­pe­ran­do su turno, se­gún la úl­ti­ma es­ta­dís­ti­ca pu­bli­ca­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad en enero, con da­tos de ju­nio de 2014.

Una de las reali­da­des que re­fle­ja el Ba­ró­me­tro del Idis, que a par­tir de aho­ra se­rá bi­a­nual, es que cuan­to más se uti­li­za la pri­va­da, más se va­lo­ra. Quie­nes no han uti­li­za­do así nun­ca la sa­ni­dad pri­va­da, dan una va­lo­ra­ción me­dia de 7 pun­tos, fren­te a los 7,4 pun­tos asig­na­dos por los que la han uti­li­za­do ha­ce más de un año y los 7,5 de quie­nes han acu­di­do en el úl­ti­mo

año. Los usua­rios se si­guen de­can­tan­do de ma­ne­ra cla­ra por la sa­ni­dad pri­va­da en la asis­ten­cia al es­pe­cia­lis­ta y en el in­gre­so hos­pi­ta­la­rio, des­ta­can­do úni­ca­men­te la sa­ni­dad pú­bli­ca a la ho­ra de vi­si­tar al mé­di­co de aten­ción pri­ma­ria, lo que en ge­ne­ral re­ve­la, se­gún la lec­tu­ra del Idis, la con­fian­za y la se­gu­ri­dad que la sa­ni­dad pri­va­da ofre­ce a los usua­rios”.

Com­pe­ten­cia y efi­cien­cia

“La agi­li­dad de la sa­ni­dad pri­va­da, el tra­to y pro­fe­sio­na­li­dad del per­so­nal sa­ni­ta­rio jun­to con la con­fian­za y se­gu­ri­dad que tras­mi­ten al pa­cien­te, la am­plia co­ber­tu­ra de pres­ta­cio­nes y la informació­n fa­ci­li­ta­da son los as­pec­tos me­jor va­lo­ra­dos y los pi­la­res de la sa­ni­dad pri­va­da”, se­ña­la el Idis. Su pre­si­den­te, Ja­vier Mu­ri­llo, con­si­de­ra que los re­sul­ta­dos “in­di­can el ni­vel de con­fian­za y repu­tación que nues­tro sec­tor es­tá al­can­zan­do y que con­ti­núa cre­cien­do”, apun­tó en la pre­sen­ta­ción del Ba­ró­me­tro.

Una de las cla­ves de es­ta con­so­li­da­ción de re­sul­ta­dos es que “no ha ha­bi­do esos ajus­tes que por fuer­za han te­ni­do que ha­cer­se en otros en­tor­nos”, sos­tie­ne Ma­nuel Vil­ches, di­rec­tor ge­ne­ral del Idis. “Qui­zá la com­pe­ten­cia o la efi­cien­cia nos ha per­mi­ti­do aguan­tar o te­ner esa pe­que­ña elas­ti­ci­dad pa­ra po­der se­guir dan­do unos ser­vi­cios con la mis­ma ca­li­dad que dá­ba­mos an­tes”, aña­de Vil­ches.

Ocho de ca­da diez ase­gu­ra­dos des­ta­can así, de for­ma es­pon­tá­nea, la agi­li­dad y ra­pi­dez de la sa­ni­dad pri­va­da co­mo su prin­ci­pal ven­ta­ja don­de el tiem­po me­dio de espera es muy ba­jo. Ma­nuel Vil­ches apun­ta así que el tiem­po de espera des­de que se so­li­ci­ta una ci­ta pa­ra una prue­ba diag­nós­ti­ca has­ta que se rea­li­za es de 7,5 días en la sa­ni­dad pri­va­da, mien­tras que si el pro­ce­so se rea­li­za en la sa­ni­dad pú­bli­ca al­can­za los 41,8 días. Otras ven­ta­jas apre­cia­das por una ter­ce­ra par­te de los en­tre­vis­ta­dos son la aten­ción re­ci­bi­da y la co­mo­di­dad a to­dos los ni­ve­les.

La po­si­bi­li­dad de elec­ción de es­pe­cia­lis­ta, el tra­to re­ci­bi­do por el per­so­nal tan­to sa­ni­ta­rio co­mo no sa­ni­ta­rio, y la con­fian­za y se­gu­ri­dad trans­mi­ti­da por el mé­di­co se­rían los as­pec­tos me­jor va­lo­ra­dos con una pun­tua­ción me­dia de 7,8. La informació­n re­ci­bi­da so­bre su en­fer­me­dad y tra­ta­mien­to, el co­no­ci­mien­to trans­mi­ti­do por el per­so­nal sa­ni­ta­rio so­bre la mis­ma, y el tiem­po de­di­ca­do al pa­cien­te por el mé­di­co o en­fer­me­ra du­ran­te la con­sul­ta se­rían, igual­men­te, as­pec­tos cla­ra­men­te destacados res­pec­to a la aten­ción asis­ten­cial re­ci­bi­da en la con­sul­ta.

Ex­ce­len­te va­lo­ra­ción ob­tie­ne tam­bién el ser­vi­cio de ur­gen­cias. El 86 por cien­to de los ase­gu­ra­dos pun­túa es­te ser­vi­cio con un 7 o más y su va­lo­ra­ción me­dia se si­túa en un 7,9 en una es­ca­la de 1 a 10 pun­tos. El prin­ci­pal mo­ti­vo del úl­ti­mo in­gre­so fue una ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca (53 por cien­to de los ca­sos). La rea­li­za­ción de prue­bas diag­nós­ti­cas re­pre­sen­ta ca­si una cuar­ta par­te de los in­gre­sos, los tra­ta­mien­tos que re­quie­ren in­gre­sos un 13 por cien­to y los par­tos o ce­sá­reas un 9 por cien­to.

La aten­ción asis­ten­cial re­ci­bi­da du­ran­te el in­gre­so hos­pi­ta­la­rio, con una va­lo­ra­ción me­dia de 8,3 ro­za el so­bre­sa­lien­te y se es­ta­ble­ce, de for­ma cla­ra, co­mo el ser­vi­cio me­jor va­lo­ra­do de to­dos los ana­li­za­dos.

JO­SÉ AYER­DI

Hos­pi­tal de Qui­rón.

EE

J. Mu­ri­llo, J.M. Ga­rro­te, M. Vil­ches y J. Abar­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.