EL FMI pide co­pa­gos se­gún la re­gión

El pa­go por el uso de ser­vi­cios plan­tea­do por el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal lle­va el sello de Ha­cien­da y ha pro­vo­ca­do que en Ita­lia se pa­gue más o me­nos, se­gún la re­gión de re­si­den­cia

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - JUAN MAR­QUÉS

El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal si­gue vien­do mar­gen pa­ra ba­jar el gas­to sa­ni­ta­rio

El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal si­gue vien­do mar­gen pa­ra re­du­cir el gas­to en sa­ni­dad y educación de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Ti­ra así por el ca­mino del me­dio pa­ra que las re­gio­nes no se apar­ten de los ob­je­ti­vos de con­so­li­da­ción fis­cal del Go­bierno es­pañol. En sus re­co­men­da­cio­nes del pa­sa­do 8 de ju­nio, el or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal pro­pu­so au­men­tar “la res­pon­sa­bi­li­dad de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas en el co­pa­go de es­tos ser­vi­cios”. Una fór­mu­la que ya es­tá re­co­gi­da en el in­for­me del Co­mi­té de Ex­per­tos pa­ra la Re­for­ma del Sis­te­ma Tri­bu­ta­rio Es­pañol y que el pro­pio Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da in­tro­du­jo el año pa­sa­do en un po­lé­mi­co do­cu­men­to de 255 me­di­das pa­ra re­du­cir el gas­to pú­bli­co en 2015.

La pro­pues­ta nú­me­ro 122 de los ex­per­tos en­ca­be­za­dos por Ma­nuel La­ga­res ins­ta­ba a am­pliar la ca­pa­ci­dad nor­ma­ti­va de las re­gio­nes “pa­ra es­ta­ble­cer sis­te­mas de co­pa­go so­bre los ser­vi­cios pú­bli­cos de su com­pe­ten­cia, me­jo­rán­do­se

así sus ca­pa­ci­da­des de fi­nan­cia­ción de ta­les ser­vi­cios”, re­su­mían los ex­per­tos.

Se tra­ta de la mis­ma re­ce­ta in­clui­da en el bo­rra­dor de me­di­das que Ha­cien­da dis­tri­bu­yó an­tes del pleno del Con­se­jo de Po­lí­ti­ca Fis­cal y Fi­nan­cie­ra de 31 de ju­lio y que re­cu­rre a “me­ca­nis­mos de pa­go por uso de ser­vi­cios” pa­ra me­jo­rar la re­cau­da­ción y lo­grar aho­rros, tal y co­mo se re­co­gía tam­bién en el Plan Na­cio­nal de Re­for­mas que el Go­bierno re­mi­tió a Bruselas en 2014 pa­ra cum­plir los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit.

En­tre otros co­pa­gos sa­ni­ta­rios se plan­tea­ba, por ejem­plo, el pa­go por fal­tar a ci­tas pro­gra­ma­das o no re­ti­rar prue­bas diag­nós­ti­cas, el co­bro por asis­ten­cia a con­sul­ta mé­di­ca y ur­gen­cias, por el apar­ca­mien­to en los hos­pi­ta­les o por es­ta­ble­cer ta­sas hos­te­le­ras en es­tos cen­tros, jun­to con la apli­ca­ción de una cuan­tía mí­ni­ma por la ex­pe­di­ción de re­ce­tas a los pa­cien­tes, co­mo el po­lé­mi­co eu­ro por re­ce­ta de Ca­ta­lu­ña y Ma­drid que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal en 2014.

Pre­ci­sa­men­te, el TC re­cor­dó en su sen­ten­cia con­tra la ta­sa de un eu­ro por re­ce­ta que el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud es “úni­co” y que al ser la fi­nan­cia­ción de la sa­ni­dad una com­pe­ten­cia bá­si­ca del Es­ta­do “no cabe el es­ta­ble­ci­mien­to de una ta­sa que al­te­ra, ha­cién­do­lo más gra­vo­so pa­ra los be­ne­fi­cia­rios el ré­gi­men de par­ti­ci­pa­ción en el cos­te pre­vis­to” por la ley.

Pa­gos a la car­ta en Ita­lia

Y es que dar ba­rra li­bre a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas pa­ra que apli­quen sus pro­pios co­pa­gos pa­ra fi­nan­ciar la sa­ni­dad pue­de da­ñar irre­me­dia­ble­men­te la equi­dad en el ac­ce­so a es­te ser­vi­cio de la po­bla­ción y la cohe­sión del sis­te­ma. No hay más que ver lo su­ce­di­do en Ita­lia, don­de las re­gio­nes apli­can ta­sas y re­glas dis­tin­tas en el ac­ce­so a los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios des­de 2000. Así, la vi­si­ta a Ur­gen­cias cuan­do no es­tá jus­ti­fi­ca­da se gra­va por lo ge­ne­ral con 25 eu­ros pe­ro en la pro­vin­cia de Bol­zano, en el nor­te del país, se ele­va has­ta los 100 eu­ros.

Si se tra­ta de una con­sul­ta con el es­pe­cia­lis­ta, el co­pa­go pue­de os­ci­lar en­tre un mí­ni­mo de 15 eu­ros en Bol­zano y Ba­si­li­ca­ta has­ta un má­xi­mo de 118 eu­ros en la Tos­ca­na. Las mis­mas di­fe­ren­cias se ob­ser­van en el pa­go de los me­di­ca­men­tos, que pue­den bai­lar en­tre el eu­ro de ta­ri­fa fi­ja por pres­crip­ción apli­ca­do en Tren­to a los ocho eu­ros de la Tos­ca­na.

La úni­ca cons­tan­te en el sis­te­ma ita­liano son las di­fe­ren­cias que las re­gio­nes han abier­to en el ac­ce­so a los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios, per­mi­tien­do ac­ce­so gra­tui­to en al­gu­nos ca­sos que, se­gún la pro­vin­cia, se gra­van con dis­tin­tas ta­sas y co­pa­gos en fun­ción del uso o de la pro­pia ren­ta de los ciu­da­da­nos.

Es­ta si­tua­ción tam­po­co es des­co­no­ci­da pa­ra el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud en Es­pa­ña, ya que las re­gio­nes han abier­to una pe­li­gro­sa bre­cha al fi­nan­ciar car­te­ras de pres­ta­cio­nes dis­tin­tas, pe­ro sin du­da cho­ca con­tra un mo­de­lo que se fi­nan­cia ma­yo­ri­ta­ria­men­te a tra­vés de los im­pues­tos ge­ne­ra­les.

Una re­for­ma fa­lli­da en Es­pa­ña

Sa­ni­dad im­pu­so en 2012, una subida del co­pa­go far­ma­céu­ti­co en Es­pa­ña que, por pri­me­ra vez, obli­gó a los pen­sio­nis­tas a pa­gar por sus re­ce­tas en fun­ción de tres tra­mos de ren­ta. Fue la pri­me­ra me­di­da de una ba­te­ría de co­pa­gos que la ex­mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Ana Ma­to, tu­vo que fre­nar por la opo­si­ción de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas a pe­sar de que se tra­ta­ba de una im­po­si­ción di­rec­ta del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. El Go­bierno tu­vo que guar­dar en el ca­jón las apor­ta­cio­nes pre­vis­tas en la Ley 16/2012 en el trans­por­te sa­ni­ta­rio no ur­gen­te, los pro­duc­tos or­to­pro­té­si­cos, la ali­men­ta­ción die­té­ti­ca o los me­di­ca­men­tos hos­pi­ta­la­rios.

REUTERS

Ch­ris­ti­ne La­gar­de, di­rec­to­ra del FMI.

SER­GIO MO­RENO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.