“Lo fá­cil es cri­ti­car; lo di­fí­cil es ha­cer es­te es­fuer­zo pa­ra ge­ne­rar con­fian­za y dar cre­di­bi­li­dad”

Di­rec­tor de la Uni­dad de Su­per­vi­sión Deon­to­ló­gi­ca de Far­main­dus­tria

El Economista - Sanidad - - ENTREVISTA - JUAN MAR­QUÉS

Ex­per­to en sis­te­mas de au­to­rre­gu­la­ción, Jo­sé Za­ma­rrie­go es el res­pon­sa­ble de im­pul­sar el nue­vo Có­di­go de Bue­nas Prác­ti­cas de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca en Es­pa­ña, que obli­ga a los la­bo­ra­to­rios a in­for­mar ca­da año de las re­la­cio­nes con los pro­fe­sio­na­les y or­ga­ni­za­cio­nes sa­ni­ta­rias y de pa­cien­tes que im­pli­quen un pa­go eco­nó­mi­co o trans­fe­ren­cia de va­lor.

¿Cuán­do se pu­bli­ca­rán los pri­me­ros da­tos?

En el ca­so de los pa­cien­tes lle­va­mos ha­cién­do­lo ya des­de 2008. Aho­ra el nue­vo Có­di­go de Bue­nas Prác­ti­cas in­di­ca que se de­be pu­bli­car la informació­n re­ca­ba­da de 2015, a par­tir del 1 de enero de 2016 y du­ran­te el pri­mer se­mes­tre. Pen­sa­mos que las com­pa­ñías ten­de­rán a pu­bli­car en su pá­gi­na web es­tos da­tos más ha­cia el se­gun­do tri­mes­tre de 2016.

¿Qué informació­n ofre­ce­rán los la­bo­ra­to­rios?

Hay cua­tro gran­des con­cep­tos: do­na­cio­nes, ac­ti­vi­da­des for­ma­ti­vas y reunio­nes pro­fe­sio­na­les, pres­ta­ción de ser­vi­cios e in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo. El I+D só­lo es­ta­rá en agre­ga­do, es de­cir, ca­da la­bo­ra­to­rio ha­rá pú­bli­ca una úni­ca ci­fra de es­tas trans­fe­ren­cias de va­lor, sin dis­cri­mi­nar si ha si­do a pro­fe­sio­na­les u or­ga­ni­za­cio­nes sa­ni­ta­rias. En los otros tres con­cep­tos, no

pue­de ha­ber trans­fe­ren­cias de va­lor a sa­ni­ta­rios a tí­tu­lo in­di­vi­dual re­la­cio­na­das con do­na­cio­nes ni pa­tro­ci­nios de ac­ti­vi­da­des far­ma­céu­ti­cas. Pue­de apo­yar­se la for­ma­ción mé­di­ca a tra­vés de una cuo­ta de ins­crip­ción, un des­pla­za­mien­to o un alo­ja­mien­to, pe­ro no se pue­de pa­tro­ci­nar una reunión cien­tí­fi­ca a tí­tu­lo in­di­vi­dual. De­be ha­ber siem­pre una or­ga­ni­za­ción pa­ra que la in­dus­tria pue­da pa­tro­ci­nar­lo. En el área pro­fe­sio­nal, tie­ne que exis­tir un con­sen­ti­mien­to ex­pre­so que au­to­ri­ce la pu­bli­ca­ción in­di­vi­dual de sus da­tos.

¿Qué ocu­rre si el pro­fe­sio­nal se nie­ga a dar su con­sen­ti­mien­to?

Esa informació­n se pu­bli­ca­ría en una par­te de la ta­bla re­ser­va­da a pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio en agre­ga­do, don­de hay tres ca­te­go­rías: el nú­me­ro de pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios que se in­clu­yen en ese con­cep­to, el im­por­te agre­ga­do de trans­fe­ren­cia de va­lor y qué por­cen­ta­je co­rres­pon­de en agre­ga­do a ni­vel in­di­vi­dual. La informació­n ofre­ci­da cuan­do no se tie­ne el con­sen­ti­mien­to tam­bién es re­le­van­te por­que se da el nú­me­ro de in­ter­re­la­cio­nes y el im­por­te eco­nó­mi­co.

¿Va a en­con­trar Ha­cien­da una mi­na de da­tos pa­ra ex­plo­tar?

No es­tá pen­sa­do des­de un pun­to de vis­ta fis­cal, sino de ge­ne­rar con­fian­za. Por su­pues­to que se asu­me que to­das las obli­ga­cio­nes fis­ca­les se cum­plen a ra­ja­ta­bla, por­que pa­ra eso te­ne­mos el prin­ci­pio de le­ga­li­dad. No hay nin­gu­na du­da de que ca­da una de las par­tes lo ha­rá co­rrec­ta­men­te.

¿Hay es­pa­cio pa­ra de­cla­rar unos pa­gos y es­con­der otros?

Es una ac­ción que na­ce a ini­cia­ti­va eu­ro­pea y que las com­pa­ñías asu­men co­mo pro­pia. Na­die les ha im­pues­to na­da. Es un sis­te­ma de au­to­rre­gu­la­ción. El com­pro­mi­so es ha­cer­lo y ha­cer­lo bien. Es in­con­ce­bi­ble que se pue­da in­ter­pre­tar que es­to no lo pon­go por­que no me in­tere­sa, ya que es­ta­rían lle­van­do a ca­bo una ocul­ta­ción por unos in­tere­ses que no se po­drían ex­pli­car y es­ta­ría­mos ha­blan­do de otra co­sa.

Con es­tas nue­vas re­glas, ¿se po­ne fin a los con­flic­tos de in­te­rés y connivenci­as que pue­dan exis­tir en­tre pro­fe­sio­na­les y com­pa­ñías?

Ini­cia­ti­vas de es­te ti­po son un pro­ce­so y me­jo­ra­re­mos cuan­do se­pa­mos ex­po­ner­lo me­jor. La des­crip­ción de có­mo se da la informació­n irá me­jo­ran­do por­que es­ta­mos en un pro­ce­so de me­jo­ra. Es un pa­so muy im­por­tan­te.

¿Al­gún otro sec­tor ha ido tan le­jos a la ho­ra de ha­cer trans­pa­ren­tes sus re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas?

No exis­te pa­ran­gón en nin­gún sec­tor en Es­pa­ña, ni a ni­vel eu­ro­peo, que lle­ve a ca­bo es­ta ac­ción de una ma­ne­ra tan in­te­gral y trans­pa­ren­te, y ade­más con el es­cru­ti­nio pú­bli­co de in­for­mar de las re­la­cio­nes que man­tie­nen con los prin­ci­pa­les gru­pos con los que se in­ter­re­la­cio­nan. Ne­ce­si­ta­mos ex­pli­car me­jor la ne­ce­si­dad de es­tas in­ter­re­la­cio­nes. Lo fá­cil es cri­ti­car; lo di­fí­cil es ha­cer un es­fuer­zo de es­ta na­tu­ra­le­za pa­ra ge­ne­rar con­fian­za y dar cre­di­bi­li­dad.

¿Po­dría es­te có­di­go lle­gar a fre­nar la in­ver­sión de los la­bo­ra­to­rios en for­ma­ción con­ti­nua­da?

No tie­ne que ha­ber un im­pac­to de esa na­tu­ra­le­za siem­pre que la for­ma que se in­ter­re­la­cio­na obe­dez­ca a esa ne­ce­si­dad. Cuan­do arran­ca­mos con el sis­te­ma de au­to­rre­gu­la­ción en 2004, tam­bién exis­tie­ron esas du­das, pe­ro la reali­dad ha de­mos­tra­do que no, si­gue ha­bien­do in­clu­so más in­ver­sión en for­ma­ción con­ti­nua­da por­que hay una ma­yor ne­ce­si­dad de que el pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio ten­ga informació­n cien­tí­fi­ca de pri­mer ni­vel.

“Se asu­me que las obli­ga­cio­nes fis­ca­les se cum­plen a ra­ja­ta­bla” “No exis­te en otro sec­tor una ac­ción tan in­te­gral y trans­pa­ren­te”

LUIS DO­MIN­GO

EE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.